Claro, Reta y Orense

Especial de Fin de Año

Avila, el paso de Wilson y Lamberti

31|12|20 20:20 hs.

El lunes 13 de abril fue el principio del fin para la gestión de Carlos Avila como delegado de Claromecó. La imposibilidad de evitar el ingreso a la localidad de Augusto Lemble, hijo del fiscal Carlos Facundo Lemble, quien llegó para realizar la cuarentena, dio lugar a su renuncia. 


“Motiva la presente el sentimiento de haber fallado a mis principios al no poder cumplir con el compromiso asumido de defender y cuidar a mi pueblo ante esta pandemia que estamos enfrentando”, señaló en el escrito dirigido al intendente Carlos Sánchez. 

Ese día se produjo una manifestación y Augusto Lemble finalmente se fue de Claromecó. La renuncia fue aceptada por Sánchez y tres días después se dio a conocer que el reemplazante sería Billy Wilson. 

Como el nombramiento del director de un organismo descentralizado, como es el Ente de Claromecó, se realiza ad referéndum del Concejo, se requería el aval de los bloques para confirmar a Wilson. Meses después, en una sesión realizada el 18 de junio, por mayoría se produjo el rechazo a la designación y el intendente Carlos Sánchez debió buscar quien asuma en tal función. 

“Nunca se había dado que el Concejo rechace el nombramiento de un delegado, en este caso, un director de Ente Descentralizado. Ahora me tengo que abocar a solucionar este problema de tener a Claromecó sin delegado”, afirmó el jefe comunal al ser consultado por este diario. 

El elegido fue Julián Lamberti, quien entonces era director de Turismo. Tras el aval del Concejo, fue puesto en funciones el 2 de julio, fecha a partir de la cual lleva adelante su gestión. 

En el presente año, en consecuencia, hubo tres delegados en la localidad. El efecto de la pandemia y las tensiones en la salida de Carlos Avila, quien había asumido en diciembre de 2015; una breve labor de Billy Wilson; y finalmente, el actual delegado que el sábado 2 de enero cumplirá seis meses con esta responsabilidad. 

El 9 de noviembre se inauguraron obras realizadas en la avenida Costanera, en cercanías de la bajada del Náutico, donde se dio continuidad a la senda peatonal y se generó un espacio público atractivo. Además, entre otros trabajos, se está instalando un nuevo pórtico en el acceso. 

Hay mucho por hacer, ideas, trabajos que han sido planificados. El inicio de 2021 traerá una serie de posibles realizaciones, seguramente situaciones por resolver y una agenda amplia, porque la localidad crece y las necesidades también son de otra dimensión.