Maggie Savage

Cascallares y Copetonas

Especial Fin de Año: Copetonas

Un año ganado para el Instituto Almafuerte

01|01|21 10:51 hs.

En un contexto en el que a las entidades educativas se les hizo más complejo que nunca llevar adelante el ciclo lectivo y sus actividades extracurriculares, en el Instituto Secundario Almafuerte asumieron el desafío y con la base de un gran equipo de trabajo, comandado por la directora de la entidad Maggie Savage, completaron un año en el que todos los alumnos tuvieron acceso a las herramientas para seguir el curso de sus estudios. 


“El año fue un desafío”, afirmó la directora, “cada institución lo afrontó de acuerdo a la realidad que se vive en cada localidad. Nosotros tomamos nuestras decisiones bajo un marco de incertidumbre por la falta de pautas de nivel central que fueron llegando después, y sabiendo con el equipo de gente que contamos”. 

Cuando Savage se refiere a que debieron tomar sus decisiones, alude entre otras cosas a uno de los problemas mayores que afrontaron los estudiantes de todo el país: la conectividad para realizar sus trabajos escolares desde sus viviendas. “Eso genera una complejidad que hay que afrontar para que todos los chicos queden vinculados con la escuela, que fue el mayor desafío que se vivió como sistema educativo este año”.

Para resolver esa problemática, aprovecharon la buena predisposición de los docentes y la fotocopiadora de la Biblioteca Popular que funciona dentro de la institución. “Se realizaron dos circuitos paralelos de distribución. Nosotros optamos por no utilizar los cuadernillos que brindaba la Provincia sino que los profesores fueron diseñando en secuencias de actividades las propuestas para los chicos. Imprimimos las actividades programadas, y mientras a algunos chicos les llegaba el material de forma virtual, a otros lee hacíamos llegar la impresión de las mismas propuestas. Fue complejo pero nos sirvió para asegurarnos que en caso de un regreso presencial a las aulas, no íbamos a tener diferencia en los contenidos trabajados entre los compañeros”.


Este 2020, el Instituto Almafuerte contó con una matrícula de 87 alumnos


Pueblo chico, corazón grande 
Sin dudas el trabajo de los docentes y de la directora fueron vitales para que cada uno de los alumnos tengan sus materiales disponibles, pero otro de los puntales de que todo haya salido tan bien fue la buena predisposición de los copetonenses. “Hubo vecinos que liberaron su señal de Wifi para que chicos que no tenía conexión a Internet pudieran acceder. Hubo gente que ofició como puente para llegar a alumnos que tenemos en otras localidades. Se vivió mucho este año esa personalización de las situaciones, el contextualizar lo que ocurría en cada familia, en cada casa, y tratar de buscar soluciones en conjunto. No solo para lo que es propio de la escuela sino también situaciones que uno va detectando y que se pusieron en evidencia en esta pandemia”. 

Satisfecha por el trabajo realizado en un contexto que parecía tan desfavorable, Maggie Savage se encargó de resaltar que fue producto del trabajo en equipo. “Este año como nunca se ha puesto en evidencia la importancia de contar con un equipo de trabajo, de poder sostener una comunicación clara y de plantear de manera conjunta lo que son las metas del año para poder sostenerlas. Fue un tiempo de mucho desafío porque nos puso en perspectiva de cosas que en un año normal pasan desapercibidas. Nos han quedado claros cuáles son los próximos pasos, las cosas a mejorar, cosas a construir y otras que debemos sostener”.  


Add space 300x250x2