Claro, Reta y Orense

Claudio Menéndez y Luis Defrieri

Homenaje mutuo

04|01|21 17:51 hs.

“Cuentan que un día, el dios del mar, se enamoró de una doncella rubia, cuerpos de hierbas, cabello de trigal que al conocer al rey del mar también lo amo…” así comienza el valsecito escrito ya hace muchos años por la emblemática Nelly Ferrando de Paz. 


En oportunidad de celebrarse, los 100 años de Claromecó, el pasado 9 de noviembre, uno de los dos números musicales (el otro fue el de Marito Juarez, ver nota del 11.11.20. Claromecó nos cambio la vida) del acto que se realizó en la intersección de la bajada del Náutico y Costanera, fue interpretado por Luis Defrieri (en voz) y Claudio Menendez (Acordeón) 

En dialogo con La Voz del Pueblo, Luis y Claudio nos cuentan los motivos de la elección del valsecito “La Leyenda de Claromecó” 

Instalarla 
“Nelly Ferrando de Paz, hace muchos años nos brindó la canción que hizo ella para que la cantáramos en el coro, el primer coro que tuvimos que era con Liliana Mainetti de directora, se cantó un par de veces, después no se siguió haciendo y siempre quedó en mi cabeza como una canción emblemática de Claromecó, si te fijas en la poesía, describe lo que es Claromecó para todos los que queremos Claromecó.” 

“Todos los claromequenses pasaron por el aula de Nelly”, continuó Luis; “es una persona de muy bajo perfil, el museo lleva el nombre de su marido entonces con mas razón queríamos poner en valor la imagen de Nelly y aparte instalar la canción, como canción emblema, como el escudo de Claromecó.” 

El sabor amargo de un festejo postergado para el momento post pandemia, queda reflejado en la entonación de sus palabras al contarnos el tiempo de preparación del vals como así también de los festejos del centenario. 


Fotos: Caro Mulder


Una perlita
Claudio contó a este diario que “la canción estaba en un cdroom del museo y era la voz de Nelly cantándola a capela, entonces cuando la escuche, te estoy hablando de hace 15 años atrás, dije, a esto hay que ponerle música, entonces ante la propuesta de Luis, le dije que si porque era la idea que yo tenía de toda la vida “ 

“En el momento que se forma la comisión del centenario, propusimos la idea en ese momento teníamos la ilusión de hacer un festejo importante, comenté que lo estábamos preparando que íbamos a tratar de hacer un video, mostrando imágenes de playa, de Nelly, la peña el encuentro también quiere sumarse para bailarla, la idea es poner un audio de ella cantándola en crudo, que arranque el valsecito con el audio que está en el museo”, continuó Claudio Menendez. 

Las ideas, propuestas, proyectos siempre fueron y son muchas, lo importante es valorizar a Nelly, es un homenaje mutuo de Nelly a Claromeco y que Claromecó le hace a Nelly”, subrayó Luis. 

Luis nos contó que ya hace un tiempo toma clases de voz con Romina Reimers, a quien, además, le solicitó que hiciera los arreglos musicales, “para que sea un poco más atractiva”. Explicó que “Romina nos hizo un arreglo musical que quedó precioso, no cambió la canción, es la misma, tiene la misma esencia, le hizo unos cortes, unos arreglos musicales muy lindos.” 

Claudio y yo somos el vehículo, lo importante es la canción y el personaje que hizo la canción contando la historia del lugar. 

 Irrepetible 
En cuanto a las sensaciones personales que cada uno tuvieron, de tener el “privilegio” de ser parte del acto por el centenario de Claromeco, Luis relató que “es como ver pasar el cometa Halley, quizá por esto de la pandemia, no se le pudo sacar el jugo al acto que se le podía sacar, pero de todas maneras fue algo único e irrepetible, yo estuve justo en el lugar de la partida del cohete espacial a la luna. Ese momento no se repite”. 

Por su parte, Claudio Menendez, recordó que “en 2013 ingresé en la comisión de festejos y homenajes, como la radio siempre hace el sonido en los actos, nos invitaron a participar de la comisión y en 2015 dije: habría que empezar a pensar en el centenario asique imagínate, 5 años esperando un momento que no fue el que todos pensábamos, por obvias razones pero fue algo muy movilizante, es como dice Luis, es único, no se vuelve a repetir” 

El vals finaliza asi, “… y cuentan que, el viajero que lo vio nunca se olvida de Claromeco. Prenda de amor, belleza y paz, perfume fresco de espiga y de sal”, ese enamoramiento que describe Nelly, ese sentimiento por y para Claromeco, es reflejo del sentir de muchos claromequenses. Y escuchar esas estrofas en uno de los cumpleaños de Claromeco, fue muy emotivo. 


Fotos: Caro Mulder




 Claudio y su acordeón 
Claudio Menendez es popularmente conocido por su trabajo en periodismo dentro de lo que hoy junto a Andrea Carrera y Esteban Mango, es su propia radio, “Radio Comunidad Claromeco”. 

En oportunidad del acto protocolar del centenario de Claromeco, se lo vio como pocas veces, se lo ve, tocar el acordeón, por lo que aprovechamos la oportunidad para que nos cuente un poco la historia de su relación de amor, porque no, con el Acordeón. 

“Yo toco desde los 9 años, tocaba mi viejo, mi viejo había vendido que había vendido su acordeón en su época de soltería. Nosotros veraneábamos en Lago Epecuén, aparte de venir a Claromeco y ahí había un baile popular que siempre se hacía y yo siempre me quedaba en la ventana mirando cómo tocaban. Y ahí mi viejo me dice a vos te interesa el acordeón? y le dije y la verdad que si!. Asique ese año mismo empecé a ir con un profesor particular en Tres Arroyos”. 

 Los años pasaron, vino la época de estudiar periodismo en Buenos Aires y el acordeón había quedado arrumbado y “de apoco lo agarré varios años después”, recordó Claudio. 

En la época de la red global del Trueque, se formó una banda de Rock integrada por: Pancho Cascini, Cochís Barragan, Coqui Castillo, Fabián Pérez y Diego Cascini que se llamó “La Truequera”. Claudio contó que en ese momento poseía un teclado y en algunas canciones pudo sumar el acordeón, estuvieron juntos como banda durante 2 o 3 años y nos reveló que aún existen grabaciones “que andan dando vueltas por ahí”. 

Un poco más adelante, “hicimos un disco con Billy Wilson a beneficio del jardín que se llamó “Claromeco me encanta” en el que Luis también participó con el coro.

 “Compartimos el gusto, me gusta cantar tango y el acordeón entra justito, se luce mucho, y hace lucir al que canta, tiene otro gustito”, dijo Luis. 

Tal vez, una vez que finalice la temporada, puedan continuar con los ensayos y sumar más canciones a dúo. Y en algún otro acto, Claudio no sólo realice las conducciones habituales, sino que también, pueda sumar su acordeón y deleitar al público con su música.