Opinión

Escribe Lucas Britez

La vida es una tómbola

17|01|21 13:39 hs.

Por Lucas Britez (*)


Debido a la gran repercusión que tuvo el incidente entre un grupo de inadaptados que apedrearon un móvil policial, en Claromecó, días atrás, decidí escribir unas líneas, que compartí en mis redes sociales. A continuación un enumerado con lo que la mayoría de los jóvenes claromequenses pensamos. 

1- Es un hecho aislado. Hace un tiempo los jóvenes de Claromecó concurrimos a la innovada "curva" sin ningún problema. 

2- Los inadaptados que tiraron piedras, no son claromequenses. Sino que vienen de afuera a pudrir a la juventud. 

3- Durante esta semana, ni en todos los fines de semana anteriores hubo incidentes con la policía. Dejando en evidencia que es un caso sin nexo anterior.

4- La juventud no está perdida, ni se olvida de la responsabilidad social individual y colectiva, que se nos exige.

5- Que la manzana no pudra el cajón. No todos los pibes tiramos piedras. No nos metan en la misma bolsa. 

6- Claromecó, gracias a la vida, sigue teniendo la misma paz y tranquilidad que tuvo y va a tener siempre. 

7- Caiga quien caiga, los inadaptados o sus responsables, que paguen por los errores cometidos.

Podría seguir mucho más, pero creo que está claro. Nada está perdido. Estamos a tiempo de remediar los errores y construir para adelante. Que nuestros dedos no señalen a todos los pibes, sino que se juzgue a quienes rompen la ley. 

Estamos en un momento crucial, para una juventud reprimida por esta pandemia que lamentablemente nos toca vivir. No tengo dudas que toda la sociedad se vio afectada, lastimada, agobiada, cansada y muchas cosas más. Pero, los jóvenes, los pibes, tuvimos que cambiar totalmente nuestro ritmo de vida. Desde lo más normal, como ir todos los días al colegio, como los espacios de diversión que deberíamos haber tenido. Gracias a la vida, todos somos diferentes, diversos, dispares, eso nos hace crecer como sociedad, y también, nos debe enseñar a no generalizar. 

No toda la juventud está perdida. Siempre hay una porción de las masas que no logran adaptarse a las normas que nos rigen. Por lo tanto debemos construir juntos una sociedad basada en los valores, en el respeto, en la empatía, en la cultura del trabajo, en el progreso. Sobre todo, una sociedad que apoye y premie a quienes emprenden, a quienes tenemos, la simple y loca idea de poder cambiar nuestro país, nuestra patria.  
Tiremos todos juntos para el mismo lado, con diferencias, pero con la convicción firme de realizar el cambio cultural que nuestra generación se merece. 


Lucas Britez

(*) El autor fue durante dos períodos secretario general de la Unión de Centros de Estudiantes de Tres Arroyos. Presidente del Centro de Estudiantes del Instituto Secundario Claromecó. Se define como “simplemente un vecino interesado en el bienestar general”   


Add space 300x250x2