Policiales

MARCHA DE NI UNA MENOS

“Tenemos mucho miedo por lo que pueda pasar”

06|03|21 20:56 hs.

La madre de la joven policía que denunció amenazas y agresiones por parte de su pareja, otro uniformado que trabaja con ella en la Comisaria Primera de Tres Arroyos y por estas horas se halla licenciado, dijo que junto con su hija “tenemos mucho miedo de lo que pueda pasar”. 


La declaración se la hizo a LA VOZ DEL PUEBLO en los primeros minutos de la marcha convocada por el colectivo feminista Ni Una Menos en la plaza San Martín, para exigir la detención del uniformado denunciado, ”la idea era hacer esta marcha que a esta persona la pueden meter preso. Porque hoy le toca a Milagros, pero mañana puede ser otra. Que a este señor lo metan preso y que la Justicia por favor actúe”, dijo Gladys Poliero.

Según la mujer, tras la denuncia en la Comisaria de la Mujer, su hija aún vive con miedo, “él no la molesta, pero ella igual sigue con miedo. Ella está viviendo en mi casa en Tres Arroyos y él está en Chaves”, comentó. 
Al mismo tiempo, Poliero remarcó que la suspensión en funciones que alcanza al uniformado denunciado no es como consecuencia de la denuncia radicada por su hija, sino a raíz de otra declaración penal en su contra efectuada por otra mujer que salía con él antes de conocer a Milagros, “la suspensión de empleo es por otro caso, no por Milagros. También fue por un hecho de violencia a otra chica con la que tuvo una relación anterior y, en un momento dado, por celos, la amenazó. Es una chica que alcanzó a escaparse pero no llegó a recibir el castigo de Milagros”, señaló.

Al mismo tiempo, Poliero se quejó del supuesto distanciamiento de la Fiscalía con su caso, sobre todo, tras haber sido examinada por el médico de policía, “nosotros entregamos las pruebas del médico de policía que constató las lesiones. En realidad, a ella (por Milagros) no la atendió la fiscal, sino una trabajadora social. A Milagros ni siquiera la llamaron. No nos sentimos acompañados por la Justicia, no sé por qué”, se preguntó.

Sobre el final, Poliero compartió su mayor preocupación: la posibilidad de que Milagros vuelva a desempañarse como compañera del efectivo denunciado, “por ahora está trabajando en el Operativo Sol. Está en su última semana. Ella tiene que volver a trabajar a la Comisaría y, por eso, estamos pidiendo que se resuelva este tema, porque este chico tiene 10 días de suspensión de empleo y ella necesita un resguardo. Tenemos mucho miedo por lo que pueda pasar”, comentó en el cierre.