Maximiliano Zalasar. Dice es perseguido por la policía y delincuentes que creen que tiene dinero esc

Policiales

Se siente amenazado por policías y delincuentes

Zalasar: “ya fue una persona a hacerme daño y pueden ir más”

18|03|21 08:29 hs.

Después de haber sido mencionado en la investigación de un cuantioso robo de dinero en un campo de Ochandio, el tresarroyense Maximiliano Zalasar dice que sufre hostigamiento policial y teme por su vida.


Conocido públicamente como “el Vieja”, Zalasar asegura que ese sobrenombre forma parte de su pasado y, en la actualidad, hay gente que piensa que tiene millones escondidos en su casa y eso pone en riesgo su vida, “a pesar de ser completamente inocente de todos los delitos que me han acusado en los últimos años”, dijo.

En ese sentido, anoche se acercó a este diario para denunciar públicamente un episodio que encierra un ejemplo de los dos peligros a los que asegura estar expuesto. 

En la noche del martes, cuando regresaba a su casa en San Mayol, constató que había sufrido distintos daños en su vivienda y llamó a la policía que, paradójicamente, asegura que lo sometió a distintos apremios que hoy planea denunciar en la Fiscalía. “yo les pedí por favor que entren a ver porque la casa estaba toda deshecha. Los colchones rotos, la ropa toda tirada. Entonces, llamo a la policía y me terminan golpeando y amenazando, diciendo que me tengo que ir del pueblo porque soy un delincuente muy peligroso y que, si pasa algo, me van a hacer cargo a mí”, recordó. 

“El jefe del CPR de Tres Arroyos, vino a contarme una historia de que él es de Buenos Aires y hace las cosas al ritmo de él y que, si quiere, puede ‘escribirme’ (formarle una causa) y hasta volarme los sesos y yo estoy con una criatura de 5 años. Me pegó contra un alambrado”, agregó.

Motivos de discordia 
Maximiliano Germán Zalasar Vicens (37) fue mencionado como sospechoso en distintos hechos delictivos en los últimos años. El violento asalto a una jubilada, una estafa a un trabajador al que le vendió una casa que no era suya y, el más reciente, sobre un cuantioso robo de dinero en un campo de Ochandio. 

A excepción de la estafa, acerca de la cual hoy pide disculpas y asegura que fue una transacción similar a la que había hecho él con su dinero, en el resto de los hechos la Justicia no halló elementos para imputarle su autoría.

“En el caso de Ochandio nunca conocí ese pueblo más que cuando me llevaron a San Cayetano a hacerme huellas equivocadísimos. Yo soy nativo de San Mayol, donde me fui a vivir con mi hijo único, al que crio solo porque la madre no está. A mí me ayuda Acción Social nomás que con 5.000 pesos mensuales, mi madre, que es una mujer grande, el marido de mi madre, que trabaja hace 42 años en un campo en la parte contable, y mi hermana. Ellos son los que me están ayudando momentáneamente porque estoy esperando ganar un juicio contra el Estado, que empecé porque me tuvieron privado de mi libertad injustamente por el caso Franzosi, de donde salí libre de culpa y cargo”, explicó al referirse al origen de sus medios de vida y la vinculación que supo tener en el violento asalto a una jubilada en Tres Arroyos, donde tras haber estado preso, el fiscal Lemble resolvió no imputarlo por falta de pruebas.

“Yo quiero saber por qué me persiguen tanto. Quiero que me pongan una cámara para que me espíen lo que hago todos los días. Yo levanto a mi hijo, lo baño, le saco los piojos, lo llevo impecable al colegio, lo alimento y me meto entre los chanchos y mato chanchos y hago chuletas, gracias a una familia que me dio una oportunidad”, agregó al referirse a la manera en que se las arregla para vivir, antes de sostener que, “culpa de este allanamiento (por el robo en Ochandio, donde autores ignorados le sustrajeron 70.000 dólares, pesos y joyas a una jubilada) piensan que yo tengo 50 millones y me están viniendo a romper mi casa todos los días. Por eso, a la gente que me vino a allanar, les digo que ahora me pongan protección, porque por esto me pueden matar o lastimar a mi hijo. Tengo miedo de que me maten. Ya fue una persona a hacerme daño y pueden ir más”. 

Por último, Zalasar no quería terminar la nota sin hacer referencia a la estafa por la que fue acusado por Sebastián “Tata” Gutierrez, quien lo responsabilizó de haber dejado a su familia en situación de calle tras la venta de un inmueble, “le pido perdón a esa familia y dejo mi teléfono para ver de qué manera podemos arreglar esto. Eso fue un error, pero yo también había comprado esa casa en las mismas condiciones. Lamentablemente pasó esto, pero vamos a tratar de solucionarlo” y cerró: “pero si me acusan de esto (por el asalto a Franzosi) y soy inocente. Me acusan de lo otro (por el robo en Ochandio) y soy inocente. ¿De qué más me vas acusar?”.