Juan Ouwerkerk, presidente del concejo, es nieto y bisnieto de socios fundadores de la cooperativa

El Campo

83 Aniversario de la Cooperativa Rural Alfa

“Apuntamos a seguir creciendo despacio”

16|04|21 08:29 hs.

“Seguimos desde lo comercial apuntando a seguir creciendo despacio, pero a continuar evolucionando”, asegura Juan Ouwerkerk al hacer una primera mención sobre el nuevo aniversario que cumple hoy la Cooperativa Rural Alfa, entidad cuyo consejo de administración preside desde hace 13 años. 


“La cooperativa está bien, está firme. Tenemos que reconocer que en este contexto de pandemia el sector agropecuario ha sido uno de los menos perjudicados, porque se ha podido mantener trabajando casi sin ningún tipo de restricción, ni de problema. Aparte nos acompañan los precios de los granos”, agregó en un muy rápido análisis de cómo está la entidad hoy a 83 años de haber sido fundada. 

“Como novedad tenemos un proyecto para hacer un nuevo galpón en el predio de la planta de silos para el acopio de agroquímicos”, explicó Juan, quien es nieto y bisnieto de socios fundadores de la institución. 

Desde hace un par de años, el 100% de los agroquímicos la cooperativa los almacena en el predio de la planta de silos sobre la ruta 228, eso ha hecho que las instalaciones hayan quedado chicas. “La verdad es que necesitamos un galpón más grande, porque además uno siempre tiene aspiraciones a comercializar algún producto más también. De modo que la idea es armar un nuevo galpón bajo normas Casafe, y contar con las instalaciones adecuadas”, dijo. 

Tal como viene ocurriendo en la última década, el gran desafío que tiene la cooperativa es mantenerse bien posicionada en un sector tremendamente competitivo como es el agro. En ese sentido, el desafío es poder brindar más y mejores servicios. “La idea siempre es mejorar el servicio que ya tenemos al socio. Y también ir sumando nuevos clientes. Pero la incorporación la vamos haciendo de manera paulatina para evitar que se nos resienta el servicio que venimos brindando”, indicó.


Uno de los mayores orgullos de la entidad: la planta de almacenaje ubicada en el kilómetro 130 de la ruta 228, que empezó a ser construida en 1967


“Si vos salís de manera agresiva a buscar clientes nuevos se te viene abajo la logística y el servicio que prestas, y es lo que no queremos. Por eso buscamos un equilibrio”, completó Ouwerkerk.

Por el Covid, el aniversario pasará si ningún tipo de celebración. “El festejo quedará para cuando estemos todos vacunados y no haya más pandemia”, dijo el presidente, quien aprovechó para saludar y agradecer a todos los socios y colaboradores de la cooperativa en este nuevo cumpleaños.

Los orígenes 
La semilla la plantaron los jóvenes colonos holandeses que desembarcaron en Tres Arroyos y su zona de influencia en 1924, en lo que la historia reconoce como la segunda inmigración y que se sumarían a los arribados de los Países Bajos a partir de 1889. 

Apellidos como Groenenberg, Van der Horst, Van Strien, Veninga, Schering, Mulder, Verkuyl, Ouwerkerk fueron los pilares de la fundación de la cooperativa. 

La última etapa de los años 30 eran épocas duras para los inmigrantes que habían apostado por la producción agropecuaria. Por el contexto internacional: el mundo era testigo de la amenaza nazi sobre Europa -que generaría luego la Segunda Guerra Mundial- y de la Guerra Civil Española. 

Y también por el escenario local: en Argentina, con los potenciales compradores de granos inmersos en conflictos bélicos, no sólo se presumía complicado vender la producción sino que escaseaban insumos y combustible.

La gran crisis provocó la necesidad de gestar un emprendimiento solidario para que los integrantes de la colectividad holandesa pudieran contrarrestar tantas malas y soñar con el progreso. 

Así surgió la institución que desde un comienzo trazó las líneas fundamentales de acción: ofrecer insumos a los asociados, ayuda mutua para solventar los imprevistos que pudieran surgir en el campo, y colonización. 

La fecha de nacimiento fue el 16 de abril de 1938 y según consta en el acta fundacional se resolvió constituir “una sociedad destinada a ser apoyo solidario de los agricultores, hacendados y propietarios rurales de origen holandés que vivían en la zona”.