La alegría y emoción de Dante Guaytifil al recibir la computadora (Marianela Hut)

La Ciudad

Solidaridad

Dante ya tiene su computadora nueva (video)

26|05|21 11:19 hs.

Dante Guaytifil ya tiene la computadora que necesita para continuar sus estudios secundarios. En el momento de la entrega, su abuela, Claudia Hossenlopp miró la cámara filmadora de La Voz del Pueblo y dijo: “Quiero agradecer, no estoy acostumbrada a esto porque nunca pedimos nada, estoy muy agradecida y ahora Dante va a poder estudiar, porque yo siempre voy a estar atrás de él para que rinda las materias, estudie y cumpla con sus deberes”. 


Por su parte, Dante mencionó que quisiera estudiar Educación Física, aunque le gusta mucho dibujar, pintar y escribir. Es jugador del Club Boca Juniors de nuestra ciudad y estudiante de la Escuela Secundaria N°3, donde cursa quinto año.

Cadena solidaria
-Hola ¿cómo estás? Soy Paula Inés de El Parquecito, a raíz de la nota publicada ayer sobre “La Casa Embrujada” me comuniqué con la abuela de Dante Guaytifil para felicitarla por la mención que se hace en la misma sobre su participación en un concurso de literatura. La abuela me comentó que a Dante le ha costado mucho el tema de la conectividad con la escuela ya que no tiene computadora ni Internet. Yo quería saber si podremos tramitar para Dante una compu para que pueda estudiar y como premio por ser tan buen alumno. Desde ya gracias. 

Paula escribió este mensaje el 12 de abril y allí comenzó la búsqueda de alguna persona o entidad que tuviera la posibilidad de solventar el gasto de una computadora para que el alumno de la ES N° 3 de Tres Arroyos pudiera resolver sus problemas de conectividad y además cumplir con las tareas en tiempo y forma. 

El 25 de abril Paula Inés envió otro mensaje advirtiendo de una situación familiar que cambiaba drásticamente la realidad y las emociones de la familia de Dante. Mientras el trámite para conseguir una computadora seguía su curso, Paula ayudaría con fotocopias y alguna máquina prestada. 


Dante recibió su computadora


El 6 de mayo otro mensaje de Paula informando que la situación seguía igual, hasta que finalmente el viernes pasado Dante llegó a El Parquecito debajo de la lluvia, preocupado por las materias que tenía que rendir como equivalencias porque se cambió de modalidad: Psicología y Comunicación. 

Esa misma mañana el estudiante le dijo a su profesora Paula que debía enviar a otras profesoras trabajos adeudados y no contaba con los elementos ni las herramientas para hacerlo. Fue ese mismo día a las 10 que comenzó la campaña para que Dante tuviera la posibilidad de estudiar como otros chicos de su edad. 

La solidaridad 
En doce horas un grupo de familias que se interesó por la problemática de Dante había juntado 46 mil pesos para comprar una computadora nueva. 

El pedido de ayuda se realizó a través de mensajes de Whatsapp y, especialmente de la publicación que hizo La Voz del Pueblo en su página web y en la edición papel.

Gente de distintos lugares de la ciudad y del país se comunicó para donar dinero en efectivo y también computadoras usadas que podían servir para que los chicos estudien en El Parquecito. 


Martin Urrutia y Edgardo Rodríguez, presidente de Boca, se acercaron a la casa de Dante (Marianela Hut)


Otro grupo reunió su donación a través del Club Boca en el que Dante juega como delantero y su presidente Edgardo Rodríguez se acercó a la casa del estudiante para acompañar el momento de la entrega de la computadora. Valentina y Leticia Menna se ocuparon de conseguir donaciones y Martin Urrutia ayudó en la logística, además de enseñarle a Dante el funcionamiento de la computadora nueva. 

Hubo otras personas que mantienen su anonimato pero que rápidamente transfirieron dinero a las cuentas propuestas para donar hasta que se logró el objetivo. 

Dante rinde hoy Comunicación y por estas cosas maravillosas de la vida de los tresarroyenses podrá hacerlo con una computadora nueva que se conectará a Internet gracias al aporte de la ONG Huellas al Futuro. 

Tiene su computadora porque se lo merece y porque siempre hay muy buena gente que entiende que la cosa es por acá. ¡Gracias!.