La Ciudad

Se trata de Nadia Sabatini

El Centro de Salud incorporó una kinesióloga exclusiva para el área de pediatría

08|10|21 22:02 hs.

Son múltiples los factores de la atención en salud que suman a la hora de mejorar la calidad de vida de los niños en tratamiento. 


 “Por ello en el Centro de Salud trabajamos intensamente en generar los espacios de atención integral e interdisciplinaria siempre centrados en las necesidades de nuestros pacientes”, señala la doctora Ana Basilio, directora, mientras acompaña a Nadia, la nueva integrante del equipo de salud de pediatría y kinesiología en la recorrida por el Hospital, que también es acompañada por Enrique Risso, kinesiólogo a cargo del sector. 

 “Para lograr esta medicina cada vez más especializada y más humanizada es necesaria la incorporación de profesionales a cada equipo de trabajo según su especificidad -destaca Ana Basilio-. Lo vamos haciendo de forma paulatina, debido a las exigencias que la pandemia ha tenido para nuestro sistema de salud”. 

 En este sentido, Nadia, quien se recibió recientemente de la Universidad Católica de La Plata con sede en Bahía Blanca y trabajo en los servicios de Neonatología y Pediatría del Hospital Penna y el Centro de Día Don Orione de esa ciudad, dedicado a la atención de personas en situación de vulnerabilidad y discapacidad; expresa estar muy contenta de poder incorporarse al servicios de kinesiología a hacer pediatría y neurorehabilitación. Según sus propios dichos, es en los primeros momentos y años de la vida del niño donde se marca su desarrollo a futuro y donde más se puede lograr para su bienestar. 

 El tipo de atención en el servicio de pediatría, se divide en dos grandes grupos, la enfermedad de resolución inmediata y que lleva un tiempo breve de internación, como por ejemplo en estos momentos, en los que se está transitando un brote importante de bronquiolitis; y el otro grupo importante, es el abordaje en ambulatorio o en internación de los niños con enfermedades crónicas, de tiempo elevado de tratamiento. Hasta el momento los requerimientos de los pacientes que pertenecen al primer grupo, los estaban cubriendo los kinesiólogos del servicio y aquellos que requieren de tratamientos más específicos, los realizaban prestadores externos, ya que el Hospital cubría los costos en otras instituciones. 

 Fundamental 
El doctor Horacio Rey, jefe del servicio de Pediatría, sostiene que “la kinesiología es una rama fundamental para la salud y necesitamos de sus herramientas para poder resolver y en este momento es muy necesaria para los casos agudos respiratorios como la bronquiolitis que están afectando a un importante número de nuestros pacientes, por lo cual sumar un kinesiólogo de dedicación exclusiva es importante”. 

Agrega que “estamos muy contentos de que Nadia comience a trabajar con nosotros y se una a nuestro equipo”. 

Hace referencia a “los tratamientos neurológicos a largo plazo, siempre tuvimos apoyo, le agradecemos mucho al servicio de Kinesiología, a Quique Risso y a todos los compañeros, todo lo que hemos trabajado, ahora sumamos a una profesional más”. 

 Para el futuro 
Paola La Plaza, trabajadora social del servicio, manifiesta que “desde el consultorio de patologías crónicas, trabajamos para el futuro, ya que para lograr mejores tratamientos es necesario generar un círculo armonioso entre los profesionales que nos dedicamos a su atención, pero por sobre todo con las familias. Esta es la conexión más valiosa que tenemos y que debemos construir ya que no solo hace al éxito del tratamiento, sino que en muchos casos impacta en el futuro no solo inmediato sino que a lo largo de la vida de la persona”. 

Afirma además que “desde pediatría siempre garantizamos los tratamientos de los niños que lo necesitaban, sin embargo ahora se podrán realizar consultas y atenciones de manera conjunta, tener a todos en un mismo espacio y trabajar en equipo es una ventaja, ya que nos da la posibilidad de planificar los tratamientos, de atender juntas a las familias y proyectar con ellas en función de sus posibilidades. El contexto cambia, y podemos elevar la adherencia de los tratamientos”. 

 Integra además junto a la doctora Josefina Fernández Díaz del consultorio de pacientes crónicos. En este consultorio se trabaja generalmente con patologías neurológicas, accidentados, ACV, niños con limitaciones de la movilidad, niños con quemaduras. “Que nuestras familias tengan un mismo kinesiólogo, que el niño lo reconozca, que empatice era nuestra meta”, subraya. 

 Por su parte, Nadia en esta conversación con Paola, cuenta que ella trabaja los tratamientos desde lo lúdico. “Siempre le vamos a encontrar el camino para que el niño y nosotros juntos podamos lograr los objetivos que necesita alcanzar para mejorar su calidad de vida. Trabajar con adultos se realiza mediante la aplicación de un protocolo, rehabilitar en niños es un constante desafío. Todo el tiempo vamos buscando los mejores caminos para llegar a él. Siempre desde el juego, la sonrisa y de crear un clima agradable”. 

Otro de los ejes importantes es el diagnóstico temprano y la intervención oportuna y sostenida en el tiempo, ya que esto es mejorar calidad de vida para los niños. 

 Nadia observa que “hay que encontrarle lo divertido y lo lindo a la terapia. Se empieza jugando; para nosotros es mucho más complejo pero más satisfactorio, por eso es tan importante el trabajo en equipo; de lo que se trabaje en la etapa de crecimiento y desarrollo del niño, cuyo primer año de vida es fundamental”. 

 Coincide con Paola en que “lo que no se logre ahora a veces es indicador de que tal vez no se recupere”. 



Enrique Risso, Nadia Sabatin y Ana Basilio


 Trascendiendo el Hospital 
 Asimismo, Paola La Plaza expresa que “muchas veces se indican adaptaciones en los domicilios, en los baños y en otros sectores. Nuestro trabajo de acompañamiento a las familias trasciende las puertas del Hospital y se traslada muchas veces al domicilio”.



 En este sentido, explica que “se trabaja para mejorar la comunicación entre la familia y el sistema de salud; armar las redes según la especificidad tanto en lo intra como extra hospitalario; lo más valioso que tenemos es la construcción conjunta de un buen vínculo con la familia. Ya que tenemos que tener en cuenta que sostener planes terapéuticos largos es complejo desde lo económico, desde lo emocional y desde la demanda de tiempo que insume en las familias, por lo tanto necesitamos acompañarlos con la mayor cantidad de recursos posibles”. 

El servicio ya cuenta con el equipamiento necesario para el trabajo de Nadia, que se obtuvo a través de la aprobación de un proyecto institucional y fue financiado por la Fundación Raúl Vázquez, que integra el personal de la aseguradora Rivadavia Seguros. 

Los pacientes serán derivados desde el servicio de Pediatría y los turnos y atenciones se manejarán en conjunto.