En los almacenes de barrio el impacto en las ventas se siente cada vez más fuerte

La Ciudad

Tres Arroyos

Comercios de barrio: aseguran “hasta un 12%” de suba en algunos productos

16|06|22 09:38 hs.

Según dio a conocer el martes el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec), la inflación de mayo fue de 5,1 por ciento y la acumulada en 2022 alcanzó un 29,3 por ciento. Asimismo, informaron que la variación interanual, es decir de los últimos 12 meses, llegó a un 60,7 por ciento. 


Con el porcentaje que anunciaron, la inflación cayó por segundo mes consecutivo, tras arribar a un pico de 6,7 por ciento en marzo, la cifra mensual más alta que se registró en los últimos 20 años. En tanto, en enero había sido del 3,9 por ciento, en febrero del 4,7 por ciento y en abril sumó un 6 por ciento. 

Si bien estos números reflejan cómo avanza la economía del país, la gente en realidad toma dimensión de ello cuando va a hacer una compra y cada semana gasta un poco más de dinero llevando las mismas cosas. También sucede que se va perdiendo la noción del valor de los productos que cada uno consume porque los comercios tienen distintos precios y día a día van cambiando. 

Para conocer cómo se vive esa realidad en los comercios de barrio de Tres Arroyos, La Voz del Pueblo dialogó con los dueños de un almacén ubicado en el barrio Villa Italia.

“Más que al mes, el aumento es semana a semana. Hay cosas que se remarcan hasta dos veces en la semana porque los vendedores mandan listas de precios nuevas. Lo que sube es un 8, un 10 y hasta un 12 por ciento, cada producto”


Consultados sobre cómo ha impactado la inflación de los últimos meses, afirmaron que “se ha sentido en las ventas. Antes se notaba cuando era principio de mes y el fin de mes, cuando la gente se iba quedando sin plata, se empezaba a sentir por ejemplo después del 20. Ahora es como que la gente cobra y a los poquitos días ya se nota que se empieza a quedar sin plata y empieza a bajar la venta”, mostrando así la importante pérdida de poder adquisitivo que ha sufrido el consumidor en los últimos meses.

Con respecto a la reposición de productos, contaron que “hemos tenido que buscar alternativas de marcas más económicas de algunos porque no se venden tanto, o traer menos variedad para que rote la mercadería más rápido y que no se venza por si la gente no compra”. 

Aunque, “obviamente hay gente que sigue buscando la primera marca, entonces uno tiene que hacer el esfuerzo de comprarlo, pero el que siente siempre el incremento mayor es el consumidor final”, remarcaron. 

La faltante de algunos productos puntuales también es un gran problema que enfrentan actualmente. “A veces no conseguimos por ejemplo aceite, porque algunos vendedores no tienen o no se consigue a buen precio como para poder revenderlo. Por ahí también hay faltante de alguna marca de mayonesa. Uno trata de estar averiguando varios precios porque entre proveedores varía un poco”, señalaron. 

Por otro lado, las listas de precios que a ellos les envían vienen modificadas constantemente. “Más que al mes, el aumento es semana a semana. Hay cosas que se remarcan hasta dos veces en la semana porque los vendedores mandan listas de precios nuevas. Lo que sube es un 8, un 10 y hasta un 12 por ciento, cada producto”, manifestaron. 

“Antes, cuando la gente se iba quedando sin plata, se empezaba a sentir por ejemplo después del 20. Ahora eso se nota a los poquitos días de cobrar y empieza a bajar la venta”


Entre los productos que más han aumentado de precio en los últimos meses nombraron “el aceite, la mayonesa, la leche. Después todo en general, una vez a la semana seguramente llega alguna lista de precios nueva de algún viajante con los precios subidos”, aseguraron.

Los clientes 
Según han podido observar, los clientes hoy en día “lo que vemos que llevan más es harina. La gente amasa un poco más porque las galletitas están muy caras”, indicaron. 

En ese sentido, contaron que “han dejado de llevar galletitas de primeras marcas y tratan de buscar los paquetes más grandes o segundas marcas que sean un poco más baratas”. 

El principio de mes es donde más se mueven las ventas. “Se nota que la gente cobró el sueldo y hace compras grandes de todo lo que necesita para algunos días y ya a fin de mes se ve que compran lo justo o solo lo que les falta, se cuidan un poco más”, señalaron. 

Muchos consumidores, hartos de la situación, “se enojan cuando decís que aumentaron las cosas. Otros también contestan que 'ya es normal que todo aumente' y se lo toman con un poco más de humor”, dijeron. 

Y agregaron: “Pasa que el comentario que nos hace el cliente a nosotros es el mismo que nosotros le hacemos a los proveedores cuando nos avisan de algún aumento. Pero bueno, comer hay que comer. A veces llevan un poco más, a veces un poco menos, pero se la van rebuscando como pueden, como podemos todos”.  



Add space 300x250x2