(Caro Mulder)

Claro, Reta y Orense

Claromecó

Tras un llamado de Graciela Alfano, el guardafauna rescató un Petrel

24|10|22 22:17 hs.

El sábado por la mañana el guardafauna municipal de Claromecó, Juan Gasverde, recibió un llamado en el que le alertaron la presencia de un petrel herido en la costa del balneario. Es que la diva Graciela Alfano se encontraba caminando por la zona de la nueva bajada vehicular de Dunamar cuando se topó con la situación, por lo que procedió a alertar a las autoridades correspondientes.

Gasverde se acercó al lugar, y se encontró con el ave “en condiciones bastante desfavorables”, según describió en una entrevista con La Voz del Pueblo. 


(Caro Mulder)


De esta manera, el guardafauna decidió llevarse el petrel a su casa para poder liberarlo de cualquier peligro e intentar mejorar su condición. “Lo llevamos a casa donde estuvo todo un día. El domingo intentamos darle de comer un poco de pescado fresco y no había caso. Estas aves son carroñeras que comen de todo. Pero no había caso”, comentó. 

Esa misma tarde su mujer logró hidratar un poco al animal y se llevaron una sorpresa. “Vomitó un pedazo de cable de como 6 centímetros. Eso seguramente lo encontró por ahí, que estaría flotando en algún lado y se lo tragó. Pero claro, no lo pudo digerir”. 


(Caro Mulder)


Luego de aquel episodio, el ave pasó la noche del domingo sin problemas. Ayer por la mañana finalmente Gasverde logró darle de comer. “Lo vimos de otra manera. No estaba mucho mejor, pero comió un pescado que le di y lo refrescamos con agua. Comió muy muy bien”. 

Estos animales son típicos de la costa argentina. “Están por toda la costa hasta la Antártida. Están mucho tiempo en el mar, vienen a tierra cuando se sienten mal. Lo encontramos como a 80 o 90 metros de la orilla. Se ve que por su afán de vivir se retiró lo que más pudo del agua, que lo venía golpeando por la debilidad que traía de no comer”, explicó. 



El traslado

Al momento que el guardafauna socorrió al petrel, se contactó con el secretario de Gestión Ambiental Ricardo D’Annunzio, que comenzó a hacer las gestiones necesarias para trasladar al animal a la Estación de Rescate de Fauna Marina Guillermo "Indio" Fidalgo, de Bahía Blanca, donde cuentan con un espacio adecuado para su recuperación. 

“Organizamos el viaje. Nos encontramos en Dorrego, ahí hicimos el pase, ellos se lo llevaron. En esa estación hay veterinarios que son especialistas en el tema. Ahí los tratan mejor que uno porque tienen mejores instalaciones que las que tenemos nosotros, entonces los pueden mantener mejor. En mi casa estaba en el jardín, que le quedaba chico”, indicó Gasverde sobre el traslado que tuvo que realizar ayer por la tarde. 


(Caro Mulder)


A partir de ahora, el personal del centro de rescate se encargará de curar al animal para que cuando esté en condiciones óptimas pueda volver a su hábitat natural. “Es la primera vez que rescaté un petrel. Tuve unos albatros un invierno que los había traído la tormenta, pero estaban bien, así que cuando el mar se tranquilizó y el clima mejoró, los devolvimos”, recordó el guardafauna. 

Finalmente destacó el trabajo en equipo que se realizó una vez más junto a la Secretaría de Gestión Ambiental para poder rescatar el petrel.  

--------------------------------------------------------------------------

El petrel gigante
El Petrel Gigante (Macronectes giganteus) tiene una forma increíblemente aerodinámica y como lo confirma su nombre, tiene un gran tamaño. La distancia entre las puntas de las alas extendidas llega a 2m y un macho adulto puede pesar hasta 5 kg. 

Una característica distintiva de estas aves son las narinas, ubicadas en la parte superior del pico bajo la forma de un único tubo nasal, pero dividido internamente en dos por un tabique central. En su periodo de reproducción, ponen un solo huevo y ambos padres se turnan en la incubación y posterior alimentación del pichón por regurgitación.

Tiene excelente olfato y esa característica lo ayuda a encontrar alimento en la costa, no siempre come carroña de lobos y elefantes marinos muertos, también se alimenta de pichones de pingüinos, de otras aves, huevos y a veces mata pingüinos y otras aves marinas para alimentarse. 

En el mar se alimentan de desperdicios arrojados por los cientos de barcos pesqueros que arrojan ¨los peces no deseados para consumo¨, es decir, toneladas de pescados muertos que a diario dejan en las aguas. 

Los restos de esta depredación humana está haciendo que las aves como el petrel gigante tengan mas comida y tengan capacidad de supervivencia mayor de la habitual y un ciclo de reproducción mucho mas productivo. (Fuente: ecohosteria.com.ar)




Add space 300x250x2