Sociales

Grupo Scout

El Espíritu Joven que transformará al mundo

24|12|17 11:40 hs.

Dentro del grupo Scout Espíritu Joven hay ramas que se dividen por edades, los Castorcitos beneficiarios de 3 a 7 años -rama que recién se incorpora a nivel nacional- luego la Manada de 7 a 11 años, la Unidad de 11 a 14 años, los Caminantes de 14 a 17 años y los Rovers de 17 a 21 años. Luego los adultos, dirigentes que son colaboradores jefes de grupo o de rama. 


Para hablar de los proyectos de trabajo y dar a conocer las actividades realizadas, Darío y Rocío Llamas visitaron LA VOZ DEL PUEBLO dispuestos a compartir su experiencia formativa. 

Espíritu Joven realiza actividades en la ciudad a partir de este año, aunque desde hace tres que trabajan como grupo en formación hasta que lograron ser reconocidos a nivel nacional y formar parte de la Asociación Civil Scout Argentina. 

Espíritu Joven funciona en la Parroquia Nuestra Señora de Luján, en un espacio que cedió el padre Domingo Torquatti. El grupo se reúne todo el año -de marzo a diciembre- los sábados de 15 a 18 horas, pero hay otras actividades que llevan a cabo durante la semana como actos, visitas o campamentos. 

En cuanto a esto último, Darío le contó a este diario que "realizamos dos durante todo el año y el de fin de año lo llevaremos a cabo del 10 al 13 de enero en el Camping Luz y Fuerza de Claromecó, donde los chicos practicarán todo lo aprendido, cabuyería (el arte de hacer nudos), actividades al aire libre, distintos fuegos". 

El joven dirigente explicó que "el movimiento scout es una educación no formal. La primera educación es la de la casa y ésta educa en los valores para insertar en la sociedad ciudadanos responsables que aprendan a trabajar en equipo entre mujeres y varones". 

Rocío aporta su experiencia. "Hoy (por el jueves) llevamos juguetes hechos por los scouts al Jardín Frutillitas, también vamos al asilo de ancianos y entregamos mermeladas que hacemos nosotros, es un lugar que visitamos varias veces en el años para compartir tiempo con los abuelos". Espíritu Joven está conformado por 25 beneficiarios y 10 adultos. 

"Arreglamos la sede que desinteresadamente nos prestó el padre Torquatti y participamos de actividades a nivel distrital", destacó Darío.

El año que viene 
"Necesitamos incorporar otros adultos -reconoció el joven Llamas-. Actualmente está el jefe de rama, el de grupo, un asesor pastoral -porque somos un grupo scout católico-. Entonces nos hacen falta más adultos y principalmente acompañar a los chicos". 

 En este sentido agregó que "tiene que haber un dirigente cada seis beneficiarios y en los más grandes uno cada ocho, por eso tenemos que ir incorporando niños al grupo según vayamos teniendo más dirigentes a cargo de cada rama". 

Darío quiso agradecer especialmente a "los chicos muy comprometidos que han aprendido mucho dentro del grupo. Agradezco al Club Quilmes que nos prestó el Complejo para poder acampar, a la pileta de Luz y Fuerza y al predio de Camioneros que han colaborado mucho con Espíritu Joven". Una vez finalizado el campamento de Claromecó, culminarán las actividades que retomarán en marzo y continuarán hasta diciembre del año próximo.  

Valores 
En cuanto a la experiencia de este año, Rocío dijo finalmente que "aprendí mucho a pesar de que ya tenemos desde la casa incorporados los valores, pero a medida que hacés actividades te genera algo que hace que incorporemos lo que sabemos en las acciones con el otro. Además empezar a tener iniciativas que nos permiten expandir el ejercicio de los valores y tratar de ayudar, queremos dejar el mundo mejor de lo que estaba cuando llegamos y es algo que todos queremos hacer y hacer más".