116 años junto a cada tresarroyense

ST 0. 0°

Policiales

Ayer se negaron a declarar

Los acusados de la muerte de los Agustines llegarían libres al juicio

28|12|17 11:58 hs.

El chofer del camión que supuestamente atropelló y mató a los dos adolescentes juarenses, Agustín Bustos y Agustín Rodríguez, y el bombero que lo acompañaba ayer se negaron a declarar ante la fiscal Laura Margaretic y, según confió la propia funcionaria a LA VOZ DEL PUEBLO, ambos llegarían libres al juicio oral. 


Guillermo Alzugaray y Mariano Fiorentino, chofer y acompañante del camión que, en la madrugada del 9 de enero pasado, habría golpeado con una carga irregular a los dos chicos cuando estaban en una banquina de la ruta 86, se presentaron ayer en el despacho de la titular de la UFI N° 2 de Azul y, asesorados por la Defensoría Oficial, se negaron a declarar en el marco de las distintas acusaciones que afrontan.

Al respecto, la representante del Ministerio Público, le confió a LA VOZ DEL PUEBLO que los imputados, "no declararon y no cambió su situación procesal". Tras la audiencia de ayer por la mañana, la doctora Margaretic explicó el alcance de las distintas imputaciones que afrontan ambos sospechosos. 

Con respecto a Alzugaray, la fiscal explicó que "es 'homicidio culposo' y , por unos días no le cupo la reforma del artículo 84, y ambos no son detenibles". Por otra parte, frente a la hipótesis inicial de "homicidio" que se manejó apenas conocido el hecho, la doctora Margaretic marcó las diferencias, "son cosas totalmente distintas. Inicialmente, a partir de la hipótesis del doctor Musciatti, investigamos un homicidio doloso, con un mecanismo homicida. Esto es una conducta antirreglamentaria. Se comprobó que ellos (Alzugaray y Fiorentino) viajaban antirreglamentariamente con esa carga, culposamente y sin ningún tipo de dolo (intención), le pegaron a los chicos. Pero cuando nosotros iniciamos la investigación, investigamos un homicidio doloso, alguien que le pegó a los chicos con intención de matarlos. Nada que ver con lo que nosotros investigamos ahora, un accidente", explicó.


La fiscal Laura Margaretic. Reconoce que ambos imputados mintieron en la instrucción de la causa


"No hay agravantes" 
De acuerdo a la hipótesis que sostiene por estos días la Fiscalía de Azul, "no hay agravantes" en la conducta de los imputados, ya que, a pesar de no haber reconocido su participación, prestaron atención a las víctimas, "no hay agravantes porque ellos no dejaron a las víctimas tiradas. Dieron aviso a la policía. Es verdad que ellos no dijeron los hechos tal cual suceden. No dijeron que arrastraron los cuerpos desde el asfalto hasta la banquina, aunque eso, en el caso de Alzugaray, no se lo puedo reprochar porque nadie está obligado a declarar contra sí mismo", sostuvo y agregó, "ellos movieron los cuerpos, pero en el caso de Fiorentino, lo hace cargo de encubrimiento". 

Al referirse a la garantía que figura en el artículo 18 de la Constitución Nacional y que, a su vez, habría protegido el cuestionado silencio de Alzugaray, indicó que, "nadie está obligado a declarar contra sí mismo. Lo que si hubiera sido un agravante es que le hubiera pegado con el camión y hubiera disparado, sin pedir auxilio ni nada. Pero eso no sucedió. Es verdad que mintió, pero en su calidad de imputado, eso no se lo puedo reprochar. Éticamente es totalmente reprochable, pero legalmente no. Es una circunstancia que yo no lo puedo valorar en contra. Nadie está obligado a entregar prueba de su propia culpabilidad".

El dueño del camión 
En otro orden, al referirse a la supuesta responsabilidad del dueño del camión y el hecho de no haber informado oportunamente a las autoridades, la fiscal comentó que, "él no tuvo participación directa en el incidente. Declaró como testigo con respecto a la carga y demás, pero en principio es un testigo". 

Precisamente, en su campo fueron encontrados los fierros enterrados en una carpeta de cemento, aunque para la funcionaria judicial, es posible que ése haya sido su destino desde el principio, "con respecto a eso, yo no sé si era el destino originario o lo prepararon a modo de ocultar. Porque ellos en realidad llevaban esa estructura, que son típicos de la losa, que también puede ser para el piso, o sea, para la obra que hicieron en el galpón". 

Tras la audiencia de ayer, la doctora Margaretic adelantó que nada va a cambiar en el futuro de esta investigación y que los sospechosos llegarán libres a un eventual juicio oral, "en principio nada va a cambiar. Si ellos concurren a todos los llamamientos y se ajustan a derecho, en principio, van a llegar a juicio oral, donde se determinará, en función de la pena que les corresponda, si es de cumplimiento efectivo o en suspenso". 

En cuanto a las tareas que restan realizar antes de efectuar el pedido de elevación a juicio, Margaretic comentó que, "todavía me quedan algunas pericias pendientes. Yo tenía esperanzas que ellos declararan, para construir bien la mecánica del hecho". 

Agustín Bustos murió a raíz de un golpe recibido en el rostro con un fierro similar al que también golpeó a Agustín Rodríguez y, meses más tarde, le costó la vida. El caso que mantuvo en vilo a Benito Juárez durante once meses ocurrió el pasado 9 de enero y, tras casi un año de estar vigente una recompensa, marchas y reclamos constantes de las madres de las víctimas en la plaza principal del pueblo, ayer pudo verse por primera vez a dos imputados ante la Justicia, aunque aparentemente, sólo para saciar el misterio de sus identidades.