La Ciudad

Provincia ordenó una inspección en Tres Arroyos

Tres geriátricos habilitados y más de veinte "clandestinos"

03|02|18 09:20 hs.

El Municipio de Tres Arroyos presentó en el Concejo Deliberante informes que dan cuenta de los controles realizados por el área de Adultos Mayores de la Secretaría de Prevención y Salud. 


Hasta el año pasado se habían visitado unos 28 establecimientos aunque desde la Secretaría se reconocía que sólo doce figuraban en el listado oficial. 

LA VOZ DEL PUEBLO habló con una fuente del Ministerio de Salud que informó la existencia de tres geriátricos habilitados en nuestra ciudad. 

Sin embargo, el director de la Región Sanitaria I, Oscar Bonino confirmó que en su jurisdicción figuraba sólo uno habilitado en nuestra ciudad con dirección en Primera Junta al 400, y que figuraba como responsable del mismo la doctora Mónica Capellari, ex secretaria de Salud y Prevención del distrito. 

No obstante esto, de los 30 geriátricos que declara haber registrado, o conocer de su existencia el municipio, sólo tres figuran en la nómina de la Dirección de Fiscalización de la Provincia de Buenos Aires.

Vienen a controlar 
El Ministerio de Salud bonaerense había determinado hace un tiempo que el equipo de profesionales de la Dirección de Fiscalización viniera a Tres Arroyos a revisar diferentes establecimientos. 

En primer término los que corresponden por sus funciones que son los tres que se desempeña de manera legal y luego una veintena de geriátricos que tienen en carpeta con posibilidades de cumplir con las exigencias para recibir la habilitación correspondiente. 

La fuente consultada por este diario aseguró que el martes llegará un equipo de Fiscalización para trabajar en el control de los geriátricos y revisar otros expedientes que acerque el Municipio. 

Las funcionarias municipales Isabel Tarchinale (Salud) y Patricia Crespo (Adultos Mayores) en declaraciones públicas manifestaron que realizaron las denuncias correspondientes a través de informes de visitas al área provincial para que se proceda a realizar los correspondientes ajustes o recomendar habilitaciones. 

Desde el ámbito provincial respondieron en forma contundente "no es un problema de fiscalización o de habilitación de la Provincia que sólo puede controlar, habilitar o fiscalizar los que intentan ser legales". 

Entre las consideraciones la fuente del Ministerio explicó que "los geriátricos clandestinos están a puertas cerradas adentro de una casa" y agregó que "todo aquel que realmente quiere estar en regla inicia el proceso para habilitar y para que se fiscalice que todos los requerimientos de la ley estén en regla. Cuando esto sucede la Provincia inmediatamente en forma obligatoria hace la fiscalización". 

En el caso de los geriátricos como el que funcionó en la avenida Güemes 1336 u otros de similares características "siempre fueron clandestinos, por lo tanto la Provincia no podía fiscalizarlos". 

Ante esta situación la posibilidad de clausurarlos o desalojarlos sólo se puede llevar adelante mediante una denuncia o de un privado, o familiar, empleado y hasta el propio municipio. 

A partir de la denuncia actúan la Justicia y la policía que pueden ingresar a los domicilios y actuar en consecuencia.

La fuente explicó que "cuando hay un hogar de ancianos o un geriátrico en materia de salud que funcione clandestino no hay otra manera que se sepa esto, sino a través de denuncias y que intervenga la policía y fiscalía porque para entrar se necesita una orden de ellos".  

Ser legal 
La fuente del Ministerio de Salud determinó que "el que quiere ser legal pide la habilitación. Si son ilegales no pueden estar funcionando". 

Por lo que el listado que pasa el municipio de 30 lugares - casi en su totalidad sin habilitación- demuestra conocimiento de esta situación y de los procedimientos imprescindibles que se deben realizar para funcionar. 

La Provincia no fiscaliza lo que no está habilitado, por lo tanto de los 30 establecimientos, no sabe que existen 27.  

Fiscalización 
Desde la cartera de Salud bonaerense se dijo a este diario que para los controles que realiza el Ministerio a la hora de fiscalizar un hogar de ancianos, se debe tener en cuenta: Edificio: calidad general y espacio acorde a la cantidad de enfermos, tiraje y salidas. Recursos humanos de acuerdo a la cantidad de camas disponibles. 

Es importante verificar que no haya aumentado la cantidad de plazas respecto a lo declarado inicialmente para no generar una baja en la calidad de la prestación, o provocar hacinamiento. 

Como paciente o usuario se debe exigir: las habilitaciones vigentes y los datos del propietario o director médico que debe ser un profesional vinculado a la salud (psicólogo, psiquiatra, médico clínico).