Sociales

Concurso de carrozas en la Fiesta del Trigo

Un gran compromiso desde la gente

20|03|18 18:43 hs.

La pregunta del final es ¿qué es lo que te dejó como experiencia esto? 


“Yo me sentí muy gratificada y lo que más rescato es el trabajo social, el compromiso social que por lo menos yo no conocía –lo digo por mi ya que hace pocos años que estoy acá-. Mucha gente que trabaja en diferentes sectores de la ciudad, en diferentes barrios y yo no estaba tan empapada de esto. Era como que yo no lo visualizaba. Acá en Tres arroyos hay algo que uno siempre escucha y no lo dimensiona, que es la solidaridad de la gente. Gente que trabaja para que otro, para que el prójimo, para que su vecino, para que el chico de su barrio esté mejor, la pase mejor y pueda crecer como persona. Eso me parece maravilloso". 

“Gente que trabaja para que otro, para que el prójimo, para que su vecino, para que el chico de su barrio esté mejor, la pase mejor y pueda crecer como persona. Eso me parece maravilloso”.


"El que sea una persona que hace pocos años que está en la ciudad y que no esté empapada de todo lo que pasa fuera de las cuatro avenidas eso fue lo que más me impactó. Por ahí las otras dos compañeras que conformaban el jurado (Anahí Hernández y Florencia Llopis) son nacidas y criadas acá y tienen mejor manejo de la realidad. El trabajo con la infancia y la discapacidad son sumamente loables, para mi están en lo más alto de la persona. Trabajar con gente que tiene capacidades diferentes para que pueda desenvolverse en la vida y autoabastecerse me parece maravilloso. Y el trabajo con la infancia desprotegida me parece que también…. Desde mi mirada, vuelvo a repetírtelo. Eso es lo que yo valoro”. 



Más vale que lo es así ya que Silvia Rubiños fue docente “y es más fuerte que yo y a lo mejor eso fue lo que más me impactó. Trabajé 32 años con niños y adolescentes –era profesora de Lengua y Literatura- y con chicos especiales integrados en mi curso en primaria y secundaria. Y ahí te das cuenta de las necesidades y de todo lo que como docente tenés que aprender para poder relacionarte. Por eso admiro el trabajo de Caminemos Juntos porque evidentemente ellos educan desde el amor”. 

“Trabajar con gente que tiene capacidades diferentes para que pueda desenvolverse en la vida y autoabastecerse me parece maravilloso. Y el trabajo con la infancia desprotegida me parece que también…”.


Esto le llegó muy profundo a Silvia, pero lo otro… el tratar de insertar chicos en su propia ciudad es mucho más grave “que se sienta discriminado en su propio pueblo es grave. Yo te voy a decir lo que pienso y a mí lo primero que me llamó la atención cuando vine a Tres Arroyos hace siete años es la terrible diferencia que hay de clases sociales. Se nota mucho la diferencia … mucho. Es lo que a mí más me impactó. Ahora ya es como que ya estoy más adaptada, pero a mi me parece que no es beneficioso que haya tanta diferencia entre una clase y otra. A ver, eso no sería tanto problema, el problema es cuando te hacen notar que es lo que le pasa a estos chicos… Que vos no perteneces a este sector, que perteneces a otro. Tres Arroyos no es una ciudad tan grande y cómo me impactó a mi, me acuerdo clarito” dice conmovida en el final.