116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 1°
Lluvia ligera

La Ciudad

Se firmó un convenio

Acuerdo tirante

11|04|18 11:27 hs.

Sin la presencia del intendente Carlos Sánchez, a quien la secretaria de Prevención y Salud, Isabel Tarchinale, se comprometió con pobladores el pasado domingo a llevar a la localidad, se concretó una reunión en la delegación municipal con vecinos que reclaman la permanencia de médicos para el “hospitalito”. El encuentro que se mantuvo tirante de principio a fin terminó en la firma de un nuevo acuerdo entre autoridades sanitarias del distrito y pobladores referentes. El acuerdo, que no conformó a todos los presentes, sirvió para garantizar la presencia de médicos hasta las 8 del próximo lunes 16, y se alcanzó tras un intenso ida y vuelta que se prolongó por dos horas aproximadamente.




Durante el intercambio entre autoridades y vecinos no faltó la mención sobre determinadas irregularidades en el servicio de salud pública de la localidad, cuestión por la que Tarchinale pidió que se formalicen las denuncias de cada caso ante las autoridades de la delegación, o de la salud del distrito para que se puedan tomar medidas disciplinarias.


Comunicado sobre la Guardia en el Hospitalito de Reta


Cruces 
Mientras la titular de la cartera sanitaria del distrito comentó que hay conversaciones con médicos interesados en hacerse cargo de la unidad sanitaria, recibió como planteo que no se les adjudique a los miembros de la comunidad “que maltratamos a los profesionales”. 

Y unido a ello también polemizaron sobre la utilización que se pretende hacer en la guardia, del triage, un sistema que por colores prioriza el nivel de atención para los que casos que se presentan. “Pidieron que no quede en mano de vecinos elegir esa prioridad, “es fácil decidir por uno, pero no por menores o abuelos”, afirmó una de las mujeres presentes.

Lo mismo advirtieron desde el sector educativo en relación a una queja o dolencia que pueda presentar un estudiante. O incluso si se planteó si se garantiza la asistencia médica –con guardia pasiva- ante una emergencia con alumnos, para dejar tranquilos a los padres presentes en la reunión. 

Como respuesta, Tarchinale, primero respondió que cuando se refirió –en declaraciones periodísticas- al maltrato que reciben los médicos, dijo “me hago cargo porque me refirí en más de una vez. No fue por Reta específicamente, sino a la demanda de la población en general. Es un problema que está pasando en todos lados”, soltó; mientras que una vecina le dijo que “el enfermo es un paciente, no un acosador”. 

En cuanto al triage, apuntó que se trata de un sistema que “trata de organizar la atención para que la gente no se movilice de gusto y para que el servicio de salud tenga su momento de reposo. No es poco estar 24 horas y a veces más, como la doctora Sisto que está ahora 72 al pié del cañón”, expresó. 


Vecinos de Reta dialogaron la directora de Prevención y Salud


“Eso se terminó” 
Fue allí donde comenzó a plantearse nuevamente la necesidad de dos médicos para el CAPS, pero que además vivan en la localidad, algo sobre lo que la funcionaria dijo que “esto uno lo viene adecuando en cada localidad, de acuerdo a cada necesidad”, mientras reconoció que por el momento sólo pueden ir designando médicos “por día”. 

“Eso se terminó”, dijo también al ser consultada por los carteles que informan dónde poder encontrar –o llamar- a un profesional de la salud. Y también afirmó que “la orden” que se emitió es para que haya una presencia -durante las 24 horas- de una enfermera en el centro de salud.


“Cartel desafortunado” 
En un contexto verdaderamente tenso hasta la propia Tarchinale debió aclarar que el centro de salud de la localidad lleva “un cartel desafortunado”, al sostener que no es un hospitalito sino un Centro de Atención Primaria de la Salud, al cual de todas maneras –por estar en una localidad- le deben llegar los servicios de distintos especialistas. 

Desde la propia localidad, además, se propuso el contrato de una extracionista que vive en Reta, con quien las autoridades podrán acordar la manera de implementar un servicio que solamente se tiene hoy en el pueblo de manera privada, y que funciona en un espacio público. En el mismo “Hospitalito”. 

En este marco se alcanzó a firmar un acuerdo muy discutido en el cierre de la reunión, después que varios de los presentes exigieran que quede plasmado en el escrito que aún no se resolvió la presencia permanente de médicos para la salud pública de los pobladores. 

El documento llevó la rúbrica de Tarchinale, la directora asociada del Hospital Pirovano, Mabel Elías; y los vecinos Silvia Ayrad y Florencio Oliva, esposo de Andrea Díaz, la vecina que falleció el último viernes, mientras no había un médico de la salud pública en una unidad sanitaria.