La Ciudad

Teresa Magnetti, la mujer del audio

“Le pegan palos al que quiere colaborar”

17|04|18 09:42 hs.

“Me manejé de manera transparente y clara, fue un pedido de ayuda a la que yo acudí”. Así comienza Teresa Magnetti a relatar cómo comunicó lo sucedido a personas de la función pública que conoce tras el fallecimiento de Andrea Díaz en la localidad de Reta. Teresa -la Tana, como la llaman- manifiesta que “así como lo dice la gente del pueblo, también yo lo sé, es una hermosa salita, pero no tiene médico y no es algo tan difícil de solucionar, se podría simplificar de muchas maneras. Hay una necesidad y eso es verdad, por eso mando ayuda para el pueblo y lo hago a través de la Junta Vecinal que quiere ayudar, al final le pegan palos al que quiere colaborar”. 


No duda en afirmar que “están usando esto políticamente y yo estoy haciendo esto para que sepan lo que pasa en Reta, pero no para perjudicar a nadie, sino para ayudar a los chicos y que no tengan que ir al shopping -como le dicen al basurero- o para que tengan una placita, al final hago el trabajo que tendría que hacer una asistente social que es averiguar bien las necesidades que pasa la gente, que yo las conozco como vecina”. 

Así se refiere la mujer que vive en la capital, y veranea en Reta desde su infancia, a su trabajo cotidiano y a la situación que derivó en una denuncia penal de los concejales Martín Garrido y Julio Federico. “Mi gran verdad es ésta, no lo inventé, me mandaron un mensaje solicitando ayuda, me dio impotencia, por eso decidí pedir ayuda y tratar de solucionar humanamente lo que le pasaba a esta familia (la de Andrea Díaz). Si por hacer eso me tengo que recibir unos palazos, me los aguanto, porque voy a seguir peleando por el bienestar de mis chiquitos de Reta y de sus mamás, que son ellos la que la están peleando cada día”, asegura la mujer. 

La Tana, así la conocen en Reta, es una mujer que llegó a la localidad balnearia hace muchos años. Sus tíos italianos, la familia de Santos Gerardi, fueron de los primeros albañiles que trabajaron en la construcción del pueblo. Por eso desde los 8 años Teresa conoce el lugar: “Tengo mi casita ahí, siempre ayudé a los chiquitos y a las familias porque soy una referente social desde hace muchos años”, cuenta. 

La gente del pueblo la conoce bien, “ustedes pregunten el trabajo que hace Tere en Reta”, sigue explicando. A los 15 años dejó de ir por un tiempo al balneario y cuando se puso de novia con su marido visitaron nuevamente Reta, como a él le gustó compraron un terreno y en 2010 empezaron a hacer una casita.

“Lamentablemente no me cumplieron y me estafaron, pero como mi marido quería terminar la casa y me lo había pedido, de a poquito invertimos para terminarla”. 

Teresa trabajaba en “lo social” -como define su tarea- en la capital desde hace mucho tiempo. “Ahora me están difamando, ensuciando mi nombre, diciendo que tengo asociaciones, que tengo un comedor ahí, cosa que no es verdad, mis chiquitos de Reta les pueden decir quién soy”.

El origen 
Cuenta que un día le preguntó a una mamá por su hijo y cuando le contestó “está de shopping”, ella se sorprendió porque no entendía, entonces la mujer le aclaró que el niño estaba en el basurero buscando comida y ropa. “Ese fue el episodio por el que decidí empezar a ayudar en la comunidad”. 

Así comenzó a conseguir juguetes para las fiestas y para el Día del Niño. Para esto recurrió a los contactos que tenía “de todos los gobiernos”, y agrega: “Ayudo porque me interesan los chicos, no por política. Los nenes me esperan para ir a la playa conmigo, juegan con mis nietos, meriendan lo mismo que mis nietos, el pueblo de Reta es testigo de lo que hago”, expresa. Manifiesta que siente tristeza de cómo “están difamando mi nombre sin conocerme”. 

Cuenta que sigue ayudando a una señora que organiza la llegada de los Reyes y a Gustavo Saldungaray, el presidente de la Junta Vecinal. “Mando todos los juguetes que logro juntar, o algunos alimentos, hasta conseguí para una familia materiales con los que se están levantando una piecita, todo sin costo, me lo lleva un flete que me conoce y saben del trabajo que hago”. 

Teresa explica que “los comercios, la escuela, los vecinos, todos se involucraron en la movida del Día del Niño, todos trabajaron armando paquetitos para que los nenes tuvieran su fiestita. Consigo esto porque una vez le pregunté a un nene qué le regalaron para el Día del Niño y me dijo que le habían dado un bocadito que yo había mandado con una tarjetita. Por eso pensé que había que darles algo más que eso”.   

La plaza 
“Llevo en mi alma la sonrisa de los nenes cuando inauguramos la plaza”, expresa Teresa Magnetti a LA VOZ DEL PUEBLO. “Me reuní con el intendente Carlos Sánchez, al que le dije: ‘Me presento, soy una referente social que trabajó con todos los gobiernos habidos y por haber, yo a usted no le pregunto ni su color de camiseta, ni tampoco importa el color de la camiseta que tengo, lo único que le pido es que me ayude a limpiar el terreno para poder colocar los juegos de los nenes y para poder poner una cancha de tenis, una de vóley, la de fútbol, los juegos saludables también para la familia, para ayudar al pueblo de Reta, no haciendo ninguna movida política’”, recuerda 

Tras su reunión con el jefe comunal en la localidad balnearia. Teresa estaba en su casa, cuando el delegado la pasó a buscar y la llevó a la Delegación a conversar con el intendente. “Me manda a llamar porque supo que una señora había traído unos juegos para la placita. Nos juntamos y muy amablemente entre los dos buscamos las respuestas, preparó los planos, los trajo, todo lo hice con Sánchez, es más, le conté que cuando pido algo me ayudan porque la gente sabe que las cosas llegan. El intendente mandó a rellenar la plaza, movilizó una cuadrilla de Tres Arroyos”, explica, y concluye: “¿te parece que puedo perjudicar a alguien si lo que quiero es ayudar?”.