Sociales

.

El amigo detrás de la puerta

21|04|18 22:17 hs.

 Estaba tranquilo en su casa, Luis Barrionuevo, cuando golpearon su puerta. Grata sorpresa se llevó al abrirla, porque se encontró con su amigo Oscar Olivo. Oriundo de Viedma, Olivo volvía para sus pagos tras una recorrida por algunas ciudades y pueblos de la provincia cuando decidió desviarse un poco y visitarlo en Tres Arroyos. 


Se conocieron en Pringles. Los presentó Horacio Meanna, un recitador oriundo de Chascomús que los invitó a ambos a un encuentro de payadores. Allí nació la amistad. 

Tal como Luis ha hecho durante gran parte de su vida, Oscar Olivo tiene desde hace 21 años un programa de radio tradicionalista en Viedma, llamado “La Matera del Payador”. Referente en su zona en materia de tradiciones, a su programa de radio lo complementó con la revista “Con gusto a patria” y con un programa de televisión por cable, “en el que hablábamos de las cosas que hay que hablar, que hoy en día no se dicen en radio y televisión”. 

 Una breve presentación bastó para que Oscar comience a contar su historia. “Yo me crié en una herrería de campo, mi padre era un chacarero que tenía una herrería. Siempre mamé ese tipo de cosas: arado de dos rejas, picar las rejas, rastrear de a pie, arado de mancera, la pala de buey. Había que seguirlo a mi padre, él decía ‘acá no hay domingo ni feriado porque se come igual’”, comenta Oscar y agrega, “por eso digo que las experiencias que tengo, me permiten hablar con propiedad de estas cosas en la radio”.

El Premio Ceferino 
En 2004 Oscar fue galardonado por primera vez por su programa radial. Ganó el Faro de Oro de Mar del Plata, y a partir de ahí los premios se multiplicaron hasta llegar a los 52 que ostenta hoy. “Con el tema de los premios nos hemos recorrido el país con mi señora, y en cada lugar conocemos gente nueva, que también tienen sus programas de radio. Y por ahí un día me nació la idea, si se hace en todas las provincias, ¿por qué no hacerlo en Río Negro?”. 

A la hora de darle un nombre, Oscar no tuvo muchas dudas. “Ceferino vivió en Viedma y yo siempre fui un devoto de él, no sé muy bien porqué pero soy un enamorado. A pesar de que ha transitado 18 escasos años por la vida terrenal, él no supo lo que es tener una moneda en el bolsillo. Vivía con la ropa que le daban, comía lo que le daban los curas. Por eso las imágenes que se venden de Ceferino, de naricita respingada, de saco y corbata, cachetes rosas y piel blanca, son mentirosas. Yo hice mi propia imagen de Ceferino para el premio, con mis manos, la esculpí, y tiré más de diez cabezas hasta que me quedó como quería. Logré los rasgos araucanos, y mi señora le hizo la vestimenta, lo vistió de poncho”.

 La de este año será la segunda edición del Premio Ceferino Namuncurá. Se hará el sábado 25 de agosto, y se entregarán galardones a toda clase de programas, no solo tradicionalistas. “Para este año hay todo tipo de categorías: deporte, espectáculo, política, música, conductores masculinos y femeninos y muchos más”. El cierre de las inscripciones es el 30 de mayo y el acto se hará en Viedma. El anfitrión, por supuesto, será Oscar. “Cada vez que hemos ido, nos ha tratado como a reyes, y hemos comido como reyes”, cierra Luis Barrionuevo. La invitación está hecha.