La Ciudad

Observatorio de Calidad Educativa

La educación del distrito: el 40% de los alumnos no terminan el secundario

24|04|18 20:29 hs.

La profesora Laura Aldalur destacó que el Observatorio de Calidad Educativa surge como una propuesta del diputado Pablo Garate que trajo a la entidad para el Distrito de Tres Arroyos. Los trabajos asesorados por Luciano Sanguinetti comenzaron en 2016 y el año pasado se realizó el primer diagnóstico educativo. Aldalur señaló que en el proceso de investigación se distinguen dos partes. 


“En la primera están los datos numéricos oficiales de matrícula, establecimientos educativos, cómo se distribuyen en el partido tanto a nivel urbano como rural. Luego, a partir de esos datos comenzamos con los Focus Group en escuelas privadas y estatales de todos los niveles educativos para escuchar las voces de los distintos actores educativos”.

De los análisis realizados surgió que el 70% de las familias del distrito eligen para sus hijos la educación de gestión estatal, que el 40% de los alumnos no terminan la educación secundaria y que entre los motivos más reiterados están en los varones la repitencia y mala experiencia escolar, en las mujeres el embarazo adolescente. 

Los docentes reclamaron acompañamiento, trabajo con tutores, mejoras edilicias y de infraestructura, cambios en el diseño curricular vigente. Los alumnos pidieron mayor motivación, acercamiento y contención escolar, participación, capacitación para continuar estudiando o trabajando, “sienten que la secundaria no los prepara para ninguna de las dos cosas”, mientras los padres quieren “la mejor educación para los hijos”.

De los análisis realizados surgió también que el 70% de las familias del distrito eligen para sus hijos la educación de gestión estatal


Focus Group
Las reuniones denominadas Focus Groups reúnen no más de 10 personas y para su realización se convocaron a alumnos, docentes y padres que “no son tan convocados para tener voz y participación, creemos que la familia y la escuela deben estar comunicados”, explicó Aldalur sobre la importancia de incorporar a éste último grupo mencionado. 

Durante los encuentros cada uno manifestó su visión respecto a la educación. “Los Focus Group más numerosos fueron los de los padres y el trabajo se hizo en seis barrios de Tres Arroyos”, expresó la profesora. 

La dinámica de trabajo con los padres consistió en preguntarles acerca de la calidad educativa, sobre infraestructura escolar, la convivencia escolar y el Servicio Alimentario Escolar. Coincidieron los padres en todos los ámbitos -no importa el nivel educativo ni la gestión- que “quieren la mejor educación para sus hijos, apuestan a eso. Por tal razón si la escuela cercana a su casa no los satisface en su demanda, no les importa hacer más cuadras, cruzar la ruta o la dificultad que encuentren para llevar a sus hijos a la escuela que consideren les brindará mayores oportunidades educativas”, señaló Aldalur. 

En el mismo sentido explicó que “las familias miran si la docente escucha a los chicos o a los padres, especialmente en el tema de la problemática de violencia escolar, de bullyng y luego analizan que sepan leer y escribir bien al igual que hacer las operaciones”. 

Como dato significativo señaló que “los papás del nivel secundario están muy conformes con la escuela técnica y las familias de los barrios en general envían a sus hijos a esa institución”. 

Los Focus Grup de padres de escuelas céntricas coinciden con los chicos del nivel secundario que “no salen preparados para enfrentar carreras universitarias o el trabajo”. 

Los datos recabados arrojan como resultado que en el distrito de Tres Arroyos hay una relación de 70% a 30% entre los padres que eligen la educación de gestión estatal. 

Las familias solicitaron más educación para la salud, más deporte, atender a la violencia a la discriminación “sienten que no se interviene suficiente en los problemas, mientras otros papás dicen que los docentes hacen todo lo que pueden”.  


Laura Aldalur, referente del Observatorio de Calidad Educativa


Los docentes y los alumnos 
La profesora y referente del Observatorio de Calidad Educativa explicó parte de las conclusiones que obtuvieron de las reuniones con los alumnos y los docentes: “Sienten que en el aula están solos, consideraron un rol en soledad. En el nivel secundario, los profesores manifiestan que los alumnos están desmotivados desinteresados y que les cuesta llegar a los chicos por ese motivo”. 

Mientras que los alumnos de ese mismo grupo dicen que las escuelas “no los entusiasma y que sienten que hay docentes a los que se les nota que no le gusta la profesión y aquellos que aman su trabajo. Especialmente sienten que los chicos no están preparados para salir a estudiar o a trabajar y los padres piensan lo mismo”. 

En las conclusiones uno de los puntos da cuenta que los docentes creen que tiene que haber un cambio en el currículo, en el diseño y que “hay muchos docentes que no saben llegar al alumno de hoy. Surge la mayor problemática del distrito que es que un alto porcentaje de alumnos dejan la escuela secundaria”, manifestó Aldalur. 

Fuera del sistema 
"El Observatorio concluyó que hay un 40% de alumnos que dejan la escuela secundaria en el distrito. El dato surge de una muestra que se tomó en cinco escuelas secundarias de las cuales tres son las de mayor matrícula del distrito. En otras dos de gestión privada donde se observó los alumnos en ese ámbito no hacen abandono escolar, sino que se trasladan a otras escuelas en general de gestión estatal. Comparamos los mismos años de escuelas privadas y estatales y observamos que el movimiento que realizan los alumnos hace que aumente la matrícula estatal en igual número que disminuye la de privado, es decir que los que van dejando en esa gestión se integran a los servicios públicos”, analizó. 

En gestión estatal entre tercero y cuarto año se radica el mayor porcentaje de abandono, son alumnos entre 15 y 16 años. Del trabajo realizado se concluyó que por lo menos tres años los chicos que abandonaron sus estudios permanecen fuera del sistema educativo. 

Algunos ingresan al FINES a partir de los 18 años -es requisito ser mayor de edad- lo mismo para la Educación Secundaria de Adultos. Aldalur explicó que recientemente se implementó el sistema de aulas de aceleración para contener a este grupo etario que dejó la educación formal. 

Por dos o tres años se continúa en este régimen hasta que son mayores de edad, “pero en realidad no tienen el título de bachiller secundario, sino recibirían la certificación en educación de adultos que se concentró en los CENS. El bachillerato juvenil funcionaría en el ex Colegio Nacional a la noche. La responsabilidad de los inspectores, de los equipos escolares es la de ir a buscar a los alumnos, después de hacer un seguimiento deberán saber quiénes están fuera del sistema y entonces acercarlos para que se incorporen en las aulas de aceleración”. 

En cuanto a la innovación, Aldalur dijo que “mi opinión es que el chico tiene que estar en la escuela común, bajo otro sistema de atención porque de este modo se sigue diferenciando al alumno y se lo manda a estudiar de noche”. 

Motivos de abandono 
La profesora realizó el año pasado una encuesta a alumnos del Programa FINES en la que se indagaron los motivos de abandono escolar. Señaló que hay una marcada diferencia según el sexo.

“Los varones dejaron la secundaria porque les iba mal en la escuela y decidieron trabajar. Las mujeres en su mayoría por embarazos y luego, pasados los 20 años, regresan a los FINES a retomar estudios. Entre el FINES y el CENS habrá 700 alumnos. Los chicos no dejan sus estudios para ir a trabajar, lo hacen porque no les va bien, repiten y no tienen contención”, aseguró. 

Tutores
El Observatorio analizó los datos y efectúo la propuesta superadora: “Pensamos que en lugar de hacer aulas de aceleración separadas del contexto del secundario común, debería hacerse dentro de las aulas con el apoyo de tutores y de ese modo avanzar en sus aprendizaje. En general son alumnos que ya tienen dificultades en su trayectoria escolar o con inasistencias, llegan a primer año -que es un tiempo muy difícil- y los chicos se sienten perdidos por lo que se necesitaría un período de adaptación. Los docentes intentan, los alumnos no se acercan a los aprendizajes, por lo que en base a esto creemos que el alumno con un apoyo dentro del aula saldría adelante”, indicó. 

Proyectos de ordenanza 
Acompañar y Acceder son los proyectos propuestos por el Observatorio para ser tratados en el seno del Concejo Deliberante. 

El primero propone que a través del Fondo de Fortalecimiento Educativo se distribuya el 10% en las escuelas secundarias de gestión estatal “que ya no reciben el plan mejoras con el que podían utilizar el dinero para tutores o pares pedagógicos”, explicó Aldalur. 

Además agregó que “los directores consideraron que era muy bueno ese aporte en las aulas, pero no se podía realizar en todas las áreas por cuestiones presupuestarias. Por eso propusimos que se distribuya dinero para que se utilice en el apoyo de la trayectoria escolar de los chicos”, sintetizó.

La segunda ordenanza se refiere al trasporte y “surgió de los resultados del trabajo del observatorio. Detallamos que la Escuela Agraria -que es de gestión Estatal- no tiene un transporte y todos los años los padres se encuentran con que no pueden seguir pagando el costo. En otro orden, los alumnos no pueden hacer salidas educativas que son muy importantes y reclaman todo el tiempo, por eso pedimos que se sistematice el aporte para estas acciones”, dijo.