La Ciudad

A pesar de las "sanciones del Tribunal de Cuentas"

Por años, el vecinalismo se aprobó “a sí mismo” la rendición de cuentas

04|06|18 09:32 hs.

El reciente rechazo de la oposición a la rendición de cuentas del gobierno municipal resultó en un verdadero sacudón político para el oficialismo, que ve cómo se le escurre entre los dedos el poder que ostentó durante largo tiempo a fuerza de su mayoría propia. 


“Hay que recordarle al vecinalismo que el Tribunal de Cuentas le aplicó multas y ellos se aprobaban a sí mismo la rendición de cuentas”, recordó el ex concejal del Frente Renovador Martín Garate, quien valoró la actitud de la oposición, sobre todo del interbloque peronista, después que consiguieran lo que él mismo no podía –con sus compañeros de entonces- cada vez que chocaban con las manos alzadas del vecinalismo y su mayoría automática, echando por tierra todo esfuerzo orientado a demostrar el porqué no se le aprobaba la ejecución del ejercicio económico del año anterior.

“No se reflejaba” 
Además de ver de buena manera el trabajo que se hizo desde la oposición para mostrar parte de los errores observados en los números oficiales, remarcó que él y sus compañeros de entonces también lo hacían. “Este trabajo que hicieron todos los concejales -especialmente los del interbloque peronista- anteriormente se hacía muy bien pero claro no se reflejaba en el resultado final del Concejo Deliberante”. 


Martín Garate, ex concejal del Frente Renovador


El también abogado trajo a la memoria algunas circunstancias que ya pasaron a ser parte de la historia política del gobierno del intendente Carlos Sánchez, después de escuchar al concejal vecinalista Guillermo Salim decir que “cómo era posible que se rechazara la rendición de cuentas después de la resolución del Tribunal de Cuentas”, aludiendo al ranking del ejercicio 2016 que tuvo al municipio tresarroyense entre los dos únicos que no fueron sancionados. 

Dijo en este sentido que “no tiene absolutamente nada que ver, sino que habría que recordarle al vecinalismo que durante muchísimos años tal cual lo denunciáramos nosotros, el Tribunal de Cuentas no sólo aplicó multas, recuerdo alguna muy importante al Ente Descentralizado Claromecó, pero también al Departamento Ejecutivo, y sin embargo el vecinalismo se aprobaba a sí mismo la rendición de cuentas”. 

Para el ex legislador municipal resultan ser dos análisis absolutamente diferentes.  

Siguen las serias fallas
Coincidió además –mirando los ejercicios económicos- en que era “imposible” aprobar los números del Hospital Pirovano con un déficit de 32 millones de pesos, y destacó por otra parte la prolijidad de los números presentados por el Ente Vial Rural.

“En definitiva como resultado yo creo que el vecinalismo, en vez de preocuparse o molestarse porque haya sido rechazado -que finalmente es una decisión democrática- tiene que analizar que sigue presentado serias fallas en la administración”. 

Además insistió con que “una cosa es lo que pueda manifestar el Tribunal de Cuentas y otra es el análisis de cómo se rindió cuentas y del uso que se le dio al dinero, es decir por qué se gastó y cómo”.  

Señales 
A todo esto para Martín Garate, que meses atrás marcó su regreso a la política, después de haber renunciado a su segundo mandato como concejal, cargo que fue ocupado por Julio Federico, mira con entusiasmo el futuro del peronismo local a partir del ejemplo de unidad que se da en el Concejo Deliberante. 

“El trabajo que viene haciendo el interbloque es un ejemplo del camino que debe seguir el justicialismo, el de la unidad. Me parece que están trabajando muy bien, creo que ahí ha tenido una actuación importante el concejal Federico porque evidentemente ha sido un poco el motor de la unidad dentro del Concejo Deliberante, obviamente con el aporte de los otros concejales”. 

Destacó también la actitud de la concejala del Frente para la Victoria, Mercedes Moreno, de quien dijo: “No me sorprende porque habitualmente es una persona que estos temas los trabaja muy bien y me parece que es un ejemplo”. Pero igualmente expresó que “el peronismo debe seguir ese camino, y hay señales de que así lo está haciendo”.

Condiciones dadas 
En este sentido puso como ejemplo a su hermano, el diputado provincial de 1/País, Pablo Garate, “respaldando al interbloque y él también llamando a la unidad. Me parece que también hay algunos compañeros dentro del partido y dentro de los movimientos sindicales que están trabajando y augurando ese camino que es el que debe llevar el PJ, de unidad y lograr tener un candidato que pueda expresar lo que es la sociedad de Tres Arroyos y dé soluciones. Y en el Concejo Deliberante el interbloque lo está haciendo”, aseguró.

Incluso Garate le restó importancia si existiese una disidencia, porque eventualmente será “una discusión interna que debería darse a través de las PASO y punto”. Pero aseguró que “están dadas las condiciones para que haya un camino de unidad hacia 2019”. 

Después de entender que no hay grandes diferencias entre la gran mayoría de los sectores peronistas “en cuanto a lo que queremos como distrito”, Garate subrayó que esta experiencia debe generar un candidato que pueda representar a la unidad y “que sea atractivo incluso para quienes no siendo justicialistas muchas veces nos han acompañado con el voto”. 

Para ello destacó que el partido, pero también el sindicalismo a partir de sus dirigentes gremiales están trabajando. “Está bien que se muestren señales y hechos de unidad. Y lo del interbloque es un hecho concreto de unidad que tarde o temprano se va terminar derramando al resto de las agrupaciones y al resto de los peronistas”, concluyó.