Desde la Redacción

Desde la Redacción

Rige la ausencia de debate local en el Concejo Deliberante

10|06|18 10:29 hs.

En tiempos donde la información fluye por todos lados y por todo tipo de soportes, es muy difícil que se estén desconociendo las dificultades generadas por la toma de decisiones políticas en esferas, que exceden a la ciudad. Si bien no dejan de ser importantes, en la realidad superan localmente toda posibilidad de modificar esos escenarios con un debate que le quita espacio y tiempo a las problemáticas locales, que además abundan. 


En esto se está convirtiendo el Concejo Deliberante de Tres Arroyos al darle mayor preponderancia a la escena política provincial y nacional, en desmedro del tratamiento que merecen los temas de la ciudad que pueden empezar a resolverse por la intervención de los concejales, como por ejemplo con la pérdida de agua en las calles, la atención de temas sociales o la falta de control sobre las picadas nocturnas que se hacen en camino de cintura. 

Hay vecinos en calles Godoy Cruz a quienes en nueve oportunidades se les ha aprobado –por unanimidad- los arreglos para que deje de ser una zona copada por el agua, que hace un efecto laguna, sobre todo cuando llueve. Nueve veces, y el municipio no ha resuelto el problema de esas personas que –claro está- no se encuentran a la vista del común de la gente. 

Y tan sólo por dar otro ejemplo, en la sesión del 17 de mayo la concejal suplente de Cambiemos, Ana Julia Fernández Pérez quien asumió por un mes en reemplazo de Horacio Espeluse, aportó a la discusión la falta de enchufes visibles en la terminal de ómnibus especialmente colocados para personas electro dependientes. 

El proyecto surgió de la necesidad concreta porque días antes de la sesión, una persona electro dependiente llegó a nuestra ciudad en micro procedente de otra localidad y no encontró un enchufe adecuado para su artefacto en la terminal local. Tuvo que esperar arribar a Bahía Blanca para recargar su tanque de oxígeno, y poder seguir respirando sin sobresaltos. 

Ese tema que fue aprobado por la mayoría de los concejales, menos uno, aún no ha sido resuelto en la terminal, por más sencillo que parezca. Se espera que por estos días la zapatilla existente sea señalizada para que esté claramente identificable. 

Y aunque no se trate de una cuestión que genere polvareda política, está simplemente apuntado a resolver una atención inmediata para una persona que requiere del aire para vivir. Un tema simple, que puede terminar en salvarle la vida a un pasajero que pase por nuestra ciudad y requiera de la vital asistencia. 

Curiosamente quien no acompañó ese proyecto fue la concejal de Unidad Ciudadana, Tatiana Lescano, quien “castigó”de esa manera a Cambiemos por no acompañar proyectos de repudio contra el gobierno provincial y nacional en esa oportunidad. Sin embargo el bloque macrista votó a favor cada pedido de informes dirigidos a las administraciones gubernamentales de la provincia y de nación para resolver servicios y asistencias del Estado en favor de vecinos de nuestra ciudad incluidos en diversos programas.

En el contexto político local, se relame el vecinalismo. Se parapeta detrás de los fuertes discursos contra la política nacional de parte de concejales del interbloque del PJ, mientras especula que esto melle la opinión pública local contra Cambiemos, pero también del mismo peronismo, mientras la población espera que la ayuden a resolver sus problemas cotidianos, y por los cuales votó esta conformación del Concejo Deliberante.

Ese nuevo diagrama político en el legislativo responde a la necesidad que existe de hacer proclamas políticas que por más que resulten justas, no resuelven las necesidades próximas. Es un esquema que no prioriza las problemáticas locales que tiene el vecino que los votó. 

Este escenario entonces le resta urgencia a las necesidades propias de la ciudad y hasta relaja a un gobierno municipal que logra posponer las respuestas a las demandas de sus vecinos, mientras el Concejo Deliberante -que ya no domina con la mayoría automática- le alivia la carga de temas a resolver en la inmediatez y quedan en la lista de espera, mientras que por otro lado se descargan discursos políticos acumulando expresiones de deseo o demandas que vaya a saber si alguien se toma el trabajo de leer, y sobre todo responder en oficinas ubicadas muy lejos de la ciudad.