116 años junto a cada tresarroyense

ST 7. 0°
Despejado

Interés General

Estudio

Los animales se vuelven más nocturnos para evitar a los humanos

15|06|18 18:53 hs.

Animales que llevan millones de años siendo diurnos se están pasando a la noche. Ya sean grandes o pequeños, de bosque o sabana, depredadores o presas, especies de todo el planeta están trasladando el grueso de su actividad al horario nocturno. Un amplio estudio señala a la expansiva presencia humana como la causa de unos cambios que pueden trastocar la dinámica de ecosistemas enteros. 


El impacto de los humanos sobre la vida salvaje tiene muchas aristas. La más evidente es la contracción del espacio disponible para los animales a medida que la raza humana se ha ido expandiendo por el planeta. Además, estos espacios naturales son cada vez más reducidos y cuarteados y su calidad se reduce con cada infraestructura nueva que los cerca. 

Una de las consecuencias de todo esto es que los animales se mueven cada vez menos en las zonas con presencia humana y se refugian en zonas cada vez más reducidas. Pero hay otra forma de esconderse de los humanos: salir cuando ellos se acuestan.

En el mundo 
Un grupo de investigadores de EE UU ha comprobado el carácter global de esta traslación de la vida animal a las horas en las que el gran depredador diurno descansa. 

Recopilando los resultados de decenas de estudios sobre los movimientos de unas 60 especies de mamíferos de los cinco continentes, los científicos han comprobado que, allí donde hay una perturbación humana, los mamíferos son, de media, 1,36 veces más nocturnos. 

Esto significa que un animal que, sin perturbaciones, distribuye por igual sus actividades entre el día y la noche, aumentaría su actividad nocturna hasta el 68%. 

Los cambios 
"Hay evidencias que sugieren que animales de todas partes están ajustando sus patrones de actividad diaria para evitar a los humanos en el tiempo, ya que cada vez les resulta más difícil evitarnos en el espacio", dice la investigadora de la Universidad de California en Berkeley (EE UU) y principal autora del estudio, Kaitlyn Gaynor. 

"Como las personas son más activas por el día, los animales se están pasando a la noche", añade. Este traslado se produce ya se trate de herbívoros o grandes carnívoros como el tigre. El patrón se repite tanto en los mamíferos más pequeños como la zarigüeya, como en los que pesan más de 3500 kilogramos, como el elefante africano. Lo más llamativo de esta revisión, publicada en la revista Science, quizá sea que los animales se están haciendo más nocturnos independientemente del nivel de peligro que supongan los humanos. 

"Esperábamos encontrar una tendencia de aumento de la nocturnidad en las cercanías de los humanos, pero nos ha sorprendido la consistencia de los resultados. Los animales responden a todos los tipos de perturbación humana, sin importar si realmente suponen una amenaza directa", añade. (DIARIO EL PAIS)