La Ciudad

Manifestaciones de Gustavo Menéndez a este diario

“El desafío es que el concepto de unidad nacional se pueda practicar”

15|08|18 09:51 hs.

Gustavo Menéndez, presidente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, dialogó con el interbloque peronista y autoridades del partido local, además de diferentes agrupaciones afines. La primera parte de la charla generó interés y atención de los presentes, que escucharon atentamente la visión y las metas que seguirá el peronismo de ahora en más con el horizonte bien marcado: la unidad. 


En diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO, el intendente de Merlo y máxima autoridad del peronismo bonaerense dijo que con la Argentina de los anti “nos ha ido muy mal”. Ante esta realidad, “el desafío a sortear –expresó Menéndez- es que el concepto de unidad nacional deje de ser una entelequia que quede linda en los discursos, y que finalmente se pueda practicar”. 

“Que la cuenten como quieran -agregó-. Tuvimos errores, miles de errores, también fuimos quienes le dieron al pueblo sus horas más felices en una casi obsesión por recuperar derechos, en una casi obsesión por igualar de abajo hacia arriba”. 


El dirigente consideró que para comenzar a transitarla habría que tener “por lo menos” unas veinte políticas de gobierno que puedan subsistir en el tiempo, independientemente de quien gobierne. “Que la política madure, como lo ha hecho nuestro pueblo. Estuvo muy bien que hayamos perdido, pero el problema hoy no es el peronismo, sino que los que nos gobiernan no saben gobernar, la incapacidad de los cuadros gerenciales”, afirmó. 

Calificó al gobierno de Mauricio Macri como el de los CEO´s, y sobre el particular dijo que era inaplicable pensar que es igual la naturaleza de la empresa a la del Estado. “La empresa tiene como objetivo la rentabilidad; más exitoso va a ser un empresario cuanto más renta y dinero gane con menos inversión. El Estado busca el estado de bienestar, no necesita la rentabilidad, es un Estado exitoso cuando el pueblo está feliz y organizado, sin hambre, con trabajo, salud y educación. Nadie se realiza en una comunidad que no se realiza”, destacó.

La diferencia 
Entre el actual Estado y un gobierno peronista Menéndez marcó las siguientes diferencias: “Por un lado, el Gobierno, obsesivo por los números que necesita que le cierren, y en eso no cierran las personas. Un sector político nuevo que generó mucha esperanza en la república, pero el cambio fue para peor, se fueron perjudicando cada vez más sectores”. 

"Hoy va a haber cientos de miles de argentinos que se van a ir a dormir sin comer, van a morir porque un médico no va a llegar o porque no se va a autorizar la operación o no llega la prótesis. Mueren más personas por causas evitables en este Gobierno que en años anteriores


Y en este sentido enumeró: “Con los tarifazos se afectó a los sectores más vulnerables, pero después afectaron a los abuelos, a los docentes, a las fuerzas de seguridad, a los ex combatientes de Malvinas, a los recién nacidos, a los enfermos, a los discapacitados, a los beneficiarios del programa de la Asignación Universal por Hijo, a los trabajadores”. 

Reiteró asimismo que “un país sin industria, sin producción para poder exportar, sin trabajo genuino, no tiene futuro. Por un lado necesita que le cierren los números, por lo que solo beneficiaron a los sectores especulativos financieros”. 

“En qué están usando los 65 mil millones de pesos de los jubilados? ¿En gastos corrientes, en pagar deuda, hacia dónde va el gobierno nacional? Pero en este caso, el que debería saberlo no lo sabe”


Entonces agregó, que en el otro lado estamos “los que defendemos la dignidad humana, la persona. El Papa Francisco dice que la realidad supera a la idea; Perón decía que la única verdad es la realidad y en este aspecto este gobierno piensa las políticas desde un laboratorio. A veces, a los genios en comunicar, se les ocurren políticas efectivas en el laboratorio con la lógica del CEO para que cierren los números, mientras que a un estadista lo que más le importa es que su pueblo viva cada vez mejor”, consignó. 

En relación a los axiomas peronistas dijo que no hay programa de justicia social más importante que hacer que el hijo de un trabajador o un desocupado o un desheredado de la tierra, pueda ser el capitán de su barca -como decía Mandela- o el artífice de su propio destino -como diría Perón-. “Este es un gobierno que cree que un pobre no puede llegar a la universidad, la vuelta al FMI, esas cosas marcan cuál es el plan nacional”, indicó.  

“Cada vez que la Patria está en peligro el peronismo tiene la obligación de transformarse en la herramienta que el pueblo tiene para salvarse a sí mismo, porque no es la política la que lo salva sino la herramienta para la transformación positiva de la sociedad”. 


Los cuadernos y la Justicia 
“No hay República sin Justicia independiente. Toda persona debe ser juzgada igual, no se trata de que la Justicia sea ciega sin dar a cada uno lo que le corresponde. Ahora, cuando la Justicia juzga hechos cometidos por gestiones anteriores con gran celeridad y con curiosa lentitud o con ceguera cuando se trata de funcionarios de la gestión actual, hay un problema”. 

Menéndez consideró en este sentido que “tiene que haber garantías y reglas de juego. Toda la fuerza de la Justicia y la colaboración de la ciudadanía para los hechos de actos decorrupción. Que se investigue no exime al Gobierno de gobernar”, calificó. 

Enumeró hechos injustos como que “hoy va a haber cientos de miles de argentinos que se van a ir a dormir sin comer, van a morir porque un médico no va a llegar o porque no se va a autorizar la operación o no llega la prótesis. Mueren más personas por causas evitables en este Gobierno que en años anteriores. Entre los chicos que tengan la suerte de tener clases seguramente va a haber decenas de miles que en la segunda hora se van a desmayar de hambre, o que van descalzos a la escuela en pleno siglo XXI, o gente que va a ir a buscar trabajo y no lo va a conseguir, o que mañana a la mañana va a ir a las 6 a su trabajo y va a volver a la tarde desempleada, esa es la Argentina de Macri”, sentenció. 

Por lo que volvió a la idea de la Justicia y agregó: “Investiguemos al empresario y al funcionario, pero el problema es que cientos de miles de compatriotas no tienen trabajo, ni acceso a la Justicia, a la educación, a la salud pública. ¡Qué más hay que esperar!”, lamentó. 

El mandato peronista
“El peronismo tiene un mandato histórico, los dirigentes tienen la obligación de dejar las excusas para dividir y la obligación de buscar los motivos para estar más unidos que nunca”, dijo el titular del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, en relación al objetivo que el partido que lidera y el movimiento tienen en este contexto de país.

“El amor por el pueblo, la tierra, la historia, el futuro y los hijos sigue siendo la fuerza más transformadora, por eso si le metemos más amor y menos conflicto seguramente encontraremos la llave de la esperanza en la República Argentina”


“Que la cuenten como quieran -agregó-. Tuvimos errores, miles de errores, también fuimos quienes le dieron al pueblo sus horas más felices en una casi obsesión por recuperar derechos, en una casi obsesión por igualar de abajo hacia arriba”. 

Y concluyó afirmando que “cada vez que la Patria está en peligro el peronismo tiene la obligación de transformarse en la herramienta que el pueblo tiene para salvarse a sí mismo, porque no es la política la que lo salva sino la herramienta para la transformación positiva de la sociedad”. 

Gustavo Menéndez reflexionó al término de la entrevista, “el amor por el pueblo, la tierra, la historia, el futuro y los hijos sigue siendo la fuerza más transformadora, por eso si le metemos más amor y menos conflicto seguramente encontraremos la llave de la esperanza en la República Argentina”. 

Fondo de la soja
En relación a las últimas medidas económicas anunciadas por el gobierno del presidente Mauricio Macri, Gustavo Menéndez dijo que “desfinanciar a los municipios es la peor herramienta, se trata de 26 mil millones de pesos que les sacan a los municipios de dinero que llegaba directo. En Merlo –intendencia que lidera- serán unos 70 millones de pesos, lo que hace que la situación se plantee como muy grave”. 

Asimismo se preguntó, “en qué están usando los 65 mil millones de pesos de los jubilados? ¿En gastos corrientes, en pagar deuda, hacia dónde va el gobierno nacional? Pero en este caso, el que debería saberlo no lo sabe”, fustigó.