La Región

Acto homenaje en Claromecó

“Supo educar con ejemplos”

17|08|18 20:07 hs.

Ayer tuvo lugar el acto en conmemoración del fallecimiento del general Don José de San Martín en la plaza que lleva su nombre, en el barrio La Reserva, y organizado como todos los años por el Instituto Secundario Claromecó. Se hicieron presentes el director del Organismo Descentralizado Carlos Ávila, los concejales Francisco Aramberri del MV y Alejandro Trybuchowicz de Cambiemos, Pablo Abraham, representantes de entidades intermedias, abanderados, la comunidad educativa del Instituto Secundario y público en general.



En principio hicieron su arribo las banderas de ceremonia del Instituto portadas por Camila Marchini, Giuliana Tamenelli e Ignacio Iané en la Argentina, y por Franco Lavarini, Tomás Stap e Ignacio Paredes en la Bonaerense. Luego se produjo el izamiento de las banderas de la plaza, la Nacional a cargo de Carlos Ávila y Pablo Abraham, la Bonaerense por intermedio de Alejandro Trybuchowicz y Francisco Aramberri, y la de Tres Arroyos por Susana Lacave en representación de Comisión de Festejos y Homenajes y Gladys Pinzone por el Instituto Nacional Browniano Delegación Claromecó.



Legados
Tras el Himno Nacional Argentino habló la profesora Daiana Knudsen. Luego de hacer una breve reseña de la vida de San Martín, la docente indicó que “me parece interesante resaltar otras cualidades del General, que lo asemejan a un hombre común, como cualquiera de nosotros, pero con grandes valores a destacar, hombre que supo educar con ejemplos. Pero en particular hay dos que hoy quiero compartir con ustedes: El primero de ellos demuestra que jamás buscó su gloria personal sino que su lucha siempre priorizó la libertad sudamericana, como en el momento luego de ganada la batalla de Maipú. El General comienza a elaborar el parte detallado de aquel combate que, recordemos, fue una de las batallas más importantes y de mayor envergadura en tierras americanas. El éxito se debió en su gran medida al genio táctico de San Martín, que dispuso de una reserva para emplearla en el momento oportuno, pero sobre todo a la aplicación de lo que denominó ‘orden oblicuo’, maniobra de guerra que consiste en rebasar las alas del contrario y replegarse sobre su centro”.



Continuó Knudsen señalando que “cuando San Martín estaba leyendo al general Las Heras el parte de Maipú, éste le dijo: ‘General, esto que usted dice aquí, que nuestra línea se inclinaba sobre la derecha del enemigo, presentando un orden oblicuo sobre ese flanco fue, como usted sabe, todo el mérito de la victoria, y puesto así como lo pone, nadie lo va a entender’. San Martín sonrió y le dijo: ‘con eso basta y sobra. Si digo algo más han de gritar por ahí que quiero compararme con Epaminondas o Bonaparte. Al grano Las Heras, al grano. Hemos amolado a los godos, vamos al Perú. ¿El orden oblicuo nos salió bien? Pues, adelante, aunque nadie sepa lo que fue. Mejor es que no lo sepan, pues aún habrá muchos que no nos perdonarán haber vencido”. 



La segunda anécdota comentada por Knudsen hizo referencia a cuando San Martín ya viviendo en Francia le dio a su nieta una medalla que había ganado para jugar, y ante la reprimenda de su hija Mercedes por el hecho, el General replicó que “¿Cuál es el valor de todas las cintas y condecoraciones si no alcanzan a detener las lágrimas de un niño?”. Finalizó la profesora sosteniendo que “quiera retomar los legados de este gran ser humano. Como hemos visto en estas dos oportunidades, San Martín aún hoy educa, y allí radica nuestra posibilidad de liberación. En la lucha diaria por el conocimiento”. 



Una conquista 
Más adelante habló la psicopedagoga Virginia Escudero, quien hizo referencia a la importancia que San Martín le dio a la educación al destacar que “los tiempos en que luchó San Martín eran de cautela y estructuración, fronteras que no le impidieron ni a él ni a su tropa pelear por aquella libertad que supieron conquistar. En nuestros tiempos con todos los avances logrados ¿cuál es el ideal por el que debemos luchar? ¿Hacemos un buen ejercicio de la libertad? ¿Tenemos en claro cuáles son nuestras necesidades? ¿En nuestros actos cotidianos nos valoramos por igual? ¿Dejamos en manos de otros la responsabilidad y compromiso que requieren avanzar sobre nuestros derechos?”. 



Estas palabras dieron pie a la participación de alumnos de tercer año del Instituto Secundario, quienes mostraron carteles con las frases más emblemáticas de San Martín. 

Por último, la bibliotecaria Paula Ávila, en representación de la Biblioteca Dr. Bernardo Houssay leyó un cuento. El acto finalizó con un chocolate con tortas servido por alumnos y personal del Instituto Secundario.  

Fotos Carolina Mulder