La Ciudad

LAS COIMAS EN LA OBRA PUBLICA

“En este caso no hay que tomar como angelito ni como víctima a nadie”

19|08|18 13:48 hs.

Edi Zunino, jefe de redacción de la Revista Noticias, dialogó con LA VOZ DEL PUEBLO sobre las declaraciones del ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner. El reconocido periodista realizó un análisis de la testimonial del empresario, que afirmó que en la Cámara de Construcciones Viales se juntaron las empresas Perales Aguiar, Vial Agro, Biancalani, Losi, Fontana Micastro, Marcalba, Iecsa, Chediack, Equimac, Coarco, Cartellone y Vialco para definir el reparto de las obras y de los millones. Además prometió que “si se acordaba más” iba a sumar datos. “No es primicia, es autopsia”, afirmó Zunino. 


“Estamos viendo dónde se rompió el hueso, dónde entró la bala, qué órganos comprometió, cuáles fueron precisamente las causas del desastre, pero todos sabemos que existía, era un secreto a voces. Todo se contó, la Revista Noticias hizo tapas del tema desde el año 2003 cuando el kirchnerismo estaba recién empezando”, analizó. 

El jefe de redacción de la Revista Noticias consideró que lo sucedido a partir de la investigación por los cuadernos de Oscar Centeno y de las declaraciones de Carlos Wagner “se caía de maduro, en algún momento iba a saltar y cuando lo hace uno, empiezan a saltar todos porque quedan en evidencia”, indicó en referencia a los imputados colaboradores que cada vez son más. 

Zunino explicó que la pregunta que debería hacerse es si estas empresas nombradas por Wagner como las que pagaban los retornos para la realización de la obra pública en Argentina -la mayoría de las cuales sigue haciéndola- y eran capaces de sentarse a conversar para ver cómo se repartían las obras, ganando o perdiendo en las licitaciones, son también capaces de presentar similitudes en las confesiones de los arrepentidos. “Porque es muy fácil coordinar cinco abogados para que se coordinen las declaraciones. Por eso, acá no hay que tomar como angelito ni como víctima a nadie”, determinó el periodista.  

El soborno 
Zunino continuó el análisis del caso y dijo que “la responsabilidad más grande en un caso de soborno la tiene el funcionario, pero el que paga no es un convidado de piedra, el que paga, pagó”. En este sentido manifestó que habrá que ver la astucia, la celeridad y la seriedad con que se mueven el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadío porque “en gran medida depende de ellos”.

Edi señaló que la expectativa del periodista es saber más: “No soy ni pesimista ni optimista, cosas de semejante magnitud nos llevan a celebrar el periodismo de investigación que una vez más jugó su papel en un caso tan resonante”. 

La empresa local 
Ante la consulta de este diario sobre la empresa Vial Agro y su participación en el club de la obra pública, tal como lo declaró Carlos Wagner, Zunino explicó que cada empresario confirma lo suyo y le da una lectura de por qué obró de esa manera y en qué circunstancia. “Si la empresa Vial Agro cree que lo que Wagner dice es ‘pescado podrido’, declarará que no tiene nada que ver y que lo que dice Wagner no es cierto. Hay gente (empresarios) que afirmará que lo que dicen los cuadernos de Centeno es verdad y otros que lo negarán. Pero en este momento no hay pruebas para decir qué hizo o no hizo la empresa (Vial Agro) de lo que Wagner denuncia”. 

En referencia a otro tresarroyense, el diputado provincial y ex legislador nacional, Carlos “Cuto” Moreno, que podría estar nombrado en los cuadernos de Centeno o en los testimonios de los imputados colaboradores, Zunino expresó que “Cuto Moreno apareció mencionado en testimonios, pero aún no en sede judicial”. 

El análisis de las declaraciones 
Zunino le dijo a LA VOZ DEL PUEBLO que “sorprenden a todos las declaraciones de Wagner que dibuja una mesa como si fuera de póker donde las principales empresas constructoras del país se reparten la obra pública”. Asimismo determinó que “Wagner cuenta un delito, son delitos, reconoce pagos de soborno que tiene una figura de soborno activo que es el que paga”. Además agregó que si hay un proceso licitatorio direccionado hay fraude. 

“Si en realidad es una fantochada la licitación de cualquier obra, hay una defraudación al Estado también, puede caer el funcionario público que eventualmente digita eso, pero también son partícipes las empresas”, señaló. 

Explicó que la situación por la que momentáneamente los empresarios están quedando en libertad no significa que no estén imputados en la causa. “Son imputados colaboradores, son supuestos delincuentes”, indicó. 

En cuanto a quiénes formarán parte de este nuevo “Club” explicó que dependerá de la voluntad de cada empresario que ratifique o rectifique lo que Wagner dijo, amplíe o desmienta porque “siguen llegando adhesiones” para acogerse a ese beneficio.  

“Las principales empresas de obras públicas del país están metidas en un escándalo y reconociendo cosas que hicieron por algún tipo de presión o que sólo lo hicieron como aportes electorales, depende del testimonio”, expresó Zunino y agregó: “Esperemos que la Justicia actúe con una vara pareja y que los delincuentes que cometieron delitos tengan el castigo que el Código Penal dice”. 

En relación a esto el periodista aseguró que Cristina Fernández tenía razón cuando planteó que si alguien cobra coima, alguien la paga y ese es un empresario. “Incluso -continuó Zunino- cuando dijo que están también las empresas del grupo familiar del presidente. Todo eso se comprobó, el problema que cada vez que se prueba algo está el kirchnerismo atrás, entonces Cristina tenía razón, pero sus propios dichos la terminan inculpando cuando la gente cuenta cómo fueron las cosas”, recordó. 

El club de la obra pública y los arreglos de los procesos licitatorios conformaron un sistema “que no inventó Néstor Kirchner”. “El sistema del acuerdo de la obra pública existe desde siempre, los sobres por debajo de la mesa, las reuniones secretas… En todo caso lo que hizo el Kirchnerismo fue institucionalizar a través de las Cámaras ese mecanismo, por lo que no se sentaba cada uno individualmente a arreglar, sino que se concentraba todo en el presidente de la Cámara con buena llegada al gobierno nacional”. 

El club de la obra pública siempre existió, lo que hizo aparentemente el kirchnerismo es haberlo concentrado en la conducción de la Cámara de la Construcción y haber conversado con todos a la vez con Wagner a la cabeza. Claro, concreto y al hueso, el análisis de Edi Zunino no tiene desperdicio. 

---0---




La Justicia y el periodismo

Zunino estableció diferencias y similitudes en el trabajo realizado por la Justicia y por el periodismo en el tema. “La investigación realizada y publicada nos reafirma en el trabajo que hacemos, en la profesión que tenemos y en nuestra vocación en una época que está puesto en tela de juicio cómo trabaja el periodismo, su seriedad, credibilidad, inválidos de maneras de ver las cosas, que tu opinión es mi opinión. Hay cosas que no se definen por la opinión, sino que son o fueron hechos y lo que hay que determinar son esos hechos, me guste o no me guste a quiénes perjudique y a quiénes beneficien”, indicó.

En este sentido subrayó que tanto la justicia como el periodismo llegan atrás, “ni el fiscal ni el periodista estaban donde sucedieron las cosas”. Todo se reconstruye, siempre se llega tarde. “Si la Justicia llegara antes prevendría el delito, hablando de una Justicia idílica o de un periodismo igual que funcionen bien”, explicó.

Entonces, definió que el tema es determinar hechos, “si el periodismo llega antes es porque la Justicia actúa políticamente porque ésta tiene muchos más instrumentos constitucionales para investigar, puede allanar, intervenir teléfonos, pedir una confesión, ofrecer recompensas… Los medios de comunicación no podemos hacer ninguna de esas cosas. Si llegamos antes es una cuestión de decisión, porque quisimos ir y una vez que fuimos y confirmamos, quisimos publicar. La Justicia a veces se mueve por otros aires”, afirmó el jefe de Redacción de Noticias.