La Ciudad

Coacción y perturbación

Magrath irá a juicio por el incidente con Palacios

23|08|18 09:34 hs.

La Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal, Sala I, del Departamento Judicial Bahía Blanca, resolvió en el mismo día que se expidió sobre los títulos truchos (ver nota superior), elevar a juicio por amenazas y coacciones en el incidente que protagonizó con Christian Palacios, ex director de la Academia de Policía Local. 


De esta manera, confirmó la decisión del juez de Garantías del Joven de Tres Arroyos, Alberto Daniel Gallardo. La Cámara denegó el sobreseimiento peticionado a favor de Ricardo Magrath, a quien se le imputa el delito de coacción y perturbación a un funcionario en el cumplimiento de sus obligaciones. 

Ambos escritos son del mismo día debido a la relación entre los expedientes, ya que la denuncia de Christian Palacios se produjo en el marco del mismo proceso de los títulos truchos. Elisa Hospitaleche presentó un recurso de apelación, pero la Cámara avaló la decisión del juez Gallardo.


Christian Palacios


La resolución 
El texto de los camaristas describe las razones que llevan a entender que “es justa la resolución” de Gallardo y a denegar el sobreseimiento de Magrath. Observan que “concretamente con su accionar hacia el subcomisario Palacios, el encausado de autos estorbó en la realización de un acto funcional”. 

El juez Giambelluca señala y adhieren sus dos colegas, al hacer referencia al delito de coacción, que “de acuerdo con las exigencias del art. 149 bis del Código Penal, no importa que las amenazas hayan logrado amedrentar a la víctima. Basta que, objetivamente, posean esa capacidad, desde la óptica de cualquier observador común. Los dichos proferidos por el encartado, ‘ut supra’ transcriptos, poseen a mi entender, suficiente idoneidad para intimidar o amedrentar”. 

Además puntualiza que “el subcomisario Palacios refirió ‘... Que yo me sentí intimidado y apretado, por lo que me da temor lo que vaya a pasar en el futuro de mi carrera…’. 

Por su parte, la oficial Vidal manifestó, ‘…entonces me puse nerviosa y seguí buscando, me sentí intimidada…’. La gravedad de las amenazas, resultan suficientes, a esta altura, para tener por acreditado el delito que se le imputa”.  

Los audios 
En relación al audio que se presentó como parte de las pruebas y que fue recusado por la defensa de Magrath, la Cámara se expidió y fundamentó: “La grabación que habría sido realizada con un teléfono celular por parte del ex oficial de policía Jorge Ezequiel Ostiza y presentada en el marco de la I.P.P. 1714/16., donde el encartado habría reconocido el hecho que aquí se investiga. El ‘a quo’ la pondera como un mero indicio, que se integra junto con las restantes constancias de autos. Tanto la defensa técnica como el magistrado de la instancia, hacen saber que en el marco de la I.P.P. 1714/16 aún no se ha logrado constatar biométricamente la voz del interlocutor, por lo que considero –indica el juez- que en el presente resulta prematuro expedirme sobre el valor convictivo de la misma, desde que por otro lado, los elementos ya ponderados, resultan a esta altura, suficientes para tener por acreditados los delitos que se le imputan a Magrath”.  

Sobreseimiento 
Entre otras apreciaciones, el juez analiza el pedido de sobreseimiento, “que como es sabido, en el ordenamiento procesal cierra definitiva e irrevocablemente el proceso en relación al imputado en cuyo favor se dicta, no resultando procedente a mi juicio, atento a la prueba reunida en la causa, efectuando una valoración de los elementos de juicio, conforme a pautas contempladas en los artículos 209, 210, 334 a 337 del Código Procesal Penal”.