La Ciudad

Programa municipal de adicciones

La realidad local sobre consumos problemáticos

28|08|18 10:23 hs.

En la sala de Villa Italia, se reunieron en forma reciente Celina Mac Kenna, Manuela Elichiri, Jorge Dasseville, Verónica Urbieta, Marina Nepote y Natalia Collazos, profesionales de diversos ámbitos que ad honorem forman parte del programa de adicciones municipal. 


Las actividades están divididas en dos ejes. Uno es educación, en el que los integrantes trabajan directamente con los docentes y en las escuelas; y otro, que es el de territorio que articula tareas en los barrios, con la gente, con los alumnos. 

LA VOZ DEL PUEBLO asistió al encuentro del eje del programa municipal de prevención en adicciones, que trabaja en territorio, del que formaron parte profesionales del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, CPA, Desarrollo Social del municipio y el programa de Atención Primaria del Centro Municipal de Salud. 

Esta iniciativa surge de “Municipios en acción” del Sedronar (Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas), que dio surgimiento a un espacio similar a nivel local.

Diagnóstico 
Las profesionales le contaron a este diario que durante el mes de julio se realizaron encuestas -que se están cargando- en cinco CAPS de la ciudad las que arrojarán un diagnóstico y estadística a nivel local. Habrá datos ciertos de cada barrio sobre los consumos problemáticos. 

Es la primera vez que Tres Arroyos tendrá estadística propia en el tema -históricamente se trabajó con números cualitativos y cuantitativos de la provincia y de la nación- por lo que se obtendrá un panorama de las estrategias de intervención que hay que hacer y reforzará las que ya se vienen haciendo. 

Asimismo, explicaron que “venimos trabajando en territorio y en la parte educativa y las encuestas nos van a dar un dato real para construir políticas públicas”, aseguraron. En este sentido, valoraron el trabajo que podrán hacer sobre los datos propios. “Lo que hacemos en educación y en territorio es abordar la problemática de cada barrio con el conocimiento de lo que ocurre”, manifestaron. 

La encuesta es concreta sobre consumo. Busca mostrar cómo la gente mira ese tema, qué representación social hay del mismo, cuáles creen que en su barrio son los mayores problemas en relación a este aspecto, si saben a quién recurrir, dónde pedir ayuda, si les pasó tener un problema relacionado con el consumo y supieron o no qué hacer.

“Conocer estas respuestas permite trabajar en la prevención, porque la tensión existe y es cuando el problema ya está instalado. Entonces tenemos que ver cómo hacer para armar estrategias que tienen que ver con lo que realmente pasa”, explicó la psicóloga Verónica Urbieta.  

Llegar antes
En relación a qué se entiende como consumo, los miembros del programa municipal de adicciones establecieron parámetros que dan cuenta que se trata de un problema que tenemos todos y que está en todos los niveles. “Conocemos la existencia, pero queremos llegar antes”, insistieron. 

Salud Mental 
Un gran objetivo es tratar de trabajar la idea de que el consumo no es una cuestión individual y tampoco una enfermedad. La Ley de Salud Mental es clara al incluirlo como un problema del área justamente de salud. 

“Cuando vamos a las escuelas muchas veces ni aparecen los temas relacionados a las sustancias y sí de otros consumos, como el celular, la tecnología, la televisión, la ropa, el juego. No es algo que le pasa al otro, porque estamos regidos por el consumo. Entonces tenemos que trabajar los modos en los que nos relacionamos con el consumo”, advirtieron. 

La tarea 
Explicaron que la idea es capacitar -tanto en educación como en los barrios- a quienes están habitualmente en contacto con los vecinos, en las instituciones educativas, los equipos de Orientación Docente y en los barrios con los de Salud. 

Dijeron que “con el programa trabajamos en eso, para que los que están siempre en el lugar armen la prevención. Estamos capacitando a quienes van a ser capacitadores”. 

La iniciativa se sustenta con un fondo del Sedronar, que son 120.000 pesos anuales y aportes del municipio en cuestiones puntuales, mientras que el grupo que integra esta propuesta se desempeña ad honorem. “Hemos tenido buenas devoluciones en diferentes talleres y capacitaciones y buenos resultados, además de pedidos para realizar más capacitación”, contó la psicóloga Manuela Elichiri y agregó que “conocer bien los datos estadísticos permitirán al mismo tiempo, conocer bien la realidad y no tener conceptos erróneos como muchas veces se manejan o manifiestan en las actividades en cualquiera de los dos ejes de trabajo”. 

Finalmente Jorge Dasseville manifestó que esta actividad desestructura, “trabajar con otros profesionales y actores de la comunidad con los que podemos interactuar y crecer es muy enriquecedor”.