Policiales

Voraz incendio

Treinta y cuatro bomberos lucharon contra el fuego en Hierros Bianchi

05|09|18 09:53 hs.

Una inédita jornada protagonizaron ayer por la tarde los miembros del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tres Arroyos durante la lucha contra un voraz incendio desatado en las instalaciones de la firma Hierros Bianchi.



El siniestro fue denunciado alrededor de las 17 y, a partir de esa hora, treinta y cuatro servidores públicos participaron de las tareas de extinción y control de las llamas en el predio ubicado en la intersección de la avenida José Ingenieros y la calle Quintana, junto a la ruta nacional Nª3.



No falto nada. Hubo dos bomberos hospitalizados y un singular despliegue que, además, contó con el camión hidrante municipal y otra unidad cedida por la vecina planta de cereales. 

Los servidores que debieron ser trasladados al hospital Pirovano fueron Mauricio Crosato, quien se torció cuando se estaba dirigiendo al siniestro e insistió en trabajar, hasta que un hueso de su pie derecho dijo “basta” y acusó una quebradura. 

En tanto, Diego Márquez habría manipulado agua mezclada con agroquímicos y, la evaporación del líquido producida por el calor, lo hizo inhalar aire intoxicado y sufrió una descompensación. Pasadas las 18, ambos ya se habían reunido con sus colegas en el Cuartel de las calles Sargento Cabral y Quintana, donde esperaban el arribo de las últimas dos autobombas que habían acudido a controlar los últimos intentos del fuego por mantenerse vivo.

Fotos Germán Russi


Razones y temores
Al cierre de nuestra edición no se habían determinado las causales del siniestro, aunque no se descarta que hayan sido producto del contacto de alguna chispa con material inflamable durante la realización de distintas tareas de desarme en el área del taller. 

Así lo dejó trascender el propio empresario Oscar Bianchi, dueño de la firma, quien prefirió no hacer comentarios a LA VOZ DEL PUEBLO mientras los bomberos trataban de apagar el fuego en gran parte del predio que funciona como depósito de autopartes usadas y vehículos desguazados con destino de desarme. 

Entre las 17 y pasadas las 20, seis dotaciones de bomberos a las órdenes de Nazareno Pereyra desfilaron entre el cuartel y el depósito de la calle José Ingenieros 110, donde a pocos metros, el personal de Gendarmería y el Destacamento de Seguridad Vial, ordenaban el tránsito sobre la ruta 3, a los efectos de prevenir algún accidente ocasionado por la escasa visibilidad que ofrecía la intensa humareda en ese sector del barrio Santa Teresita. 

Cuando el fuego había sido considerado “controlado” por los bomberos, Nicolás Marconi, uno de los servidores que trabajó en el servicio de ayer, le comentó a LA VOZ DEL PUEBLO que, al cierre de nuestra edición, el principal objetivo de las tareas estaban orientadas a impedir que el fuego avance hacia el depósito principal, como así también hacia la parte trasera del predio, donde había numerosos elementos que podrían haber intensificado el siniestro, “el principal temor que tuvimos durante las tareas, era que el fuego se propague hacia el depósito del frente, como así también que no siga hacia atrás, donde había autos y cubiertas”, explicó el bombero en el cierre.