La Ciudad

DURO PRONUNCIAMIENTO DEL COLEGIO DE ARQUITECTOS

Loteos en Reta: Advierten sobre “fines meramente especulativos inmobiliarios”

12|09|18 03:06 hs.

Por medio de una nota el Colegio de Arquitectos Distrito X, de Tres Arroyos expresó una firme oposición ante un eventual loteo en la localidad de Reta, tal como lo dejó trascender el mismo gobierno municipal días atrás, tema sobre la cual habría decidido dar marcha atrás. 


Se trata de una fracción de terreno mayor a los 397 mil metros cuadrados de superficie, ubicada en el casco urbano de Reta cuyos datos catastrales son Circ XII; Secc C, Frac I. 

Protegida 
Aclaran que ante una posible reestructuración del casco urbano de la localidad balnearia de Reta, ubicada sobre la franja marítima de la provincia, la fracción de tierra se encuentra incluida en el decreto provincial 3202/06 sancionado con el fin de proteger los valores ambientales paisajísticos y acuíferas de las urbanizaciones costeras, y a lo cual adhirió la municipalidad por ordenanza 5695/07 de manera enfática, según explicita el comunicado. 

Asimismo destaca que ese mismo decreto ordena que toda nueva ampliación del casco urbano, obliga a contar con provisión de agua potable y desagües cloacales por red pública, con planta de tratamiento y arrojo de líquidos tratados a un receptor seguro. 

Verde y público 
Advierten además que para realizar un nuevo loteo o reestructuración urbana se establece un cálculo obligatorio para que las parcelas ubicadas en las zonas -o distritos adyacentes a la solicitud- se encuentren en un 70 por ciento edificadas. 

También observan que en la escritura original de donación se establece una restricción de usos a los que se puede afectar dicha parcela, siendo su utilidad exclusivamente como espacio verde de uso público para esparcimiento y recreación. 

Criterio avanzado 
 Los matriculados incluso le reconocen al donante de las tierras, Martín Reta, la aplicación de “un criterio urbanístico avanzado para su época”. Explican en la nota que “se anticipó al decreto 3202/06 que resguarda la cadena medanosa de la explotación inmobiliaria especulativa resguardándola como reserva natural ambiental, paisajística y acuífera”. 

Pero en este punto incluso resaltan que de acuerdo al código de planeamiento urbano del distrito, la fracción en cuestión está catalogada como distrito UP, Urbanización Parque, “espacio verde de uso público para esparcimiento y recreación, sin indicadores urbanísticos de densidad y subdivisión mínima lo que pone de manifiesto que no se puede lotear y menos ocuparlo con población residencial permanente o temporal”.  

Muchos lotes, poco servicio 
 En el detalle que el Colegio de Arquitectos entregó al municipio, destacan que la localidad dispone de 9700 partidas inmobiliarias que aportan a las arcas públicas, de las cuales 1345 tienen servicio eléctrico domiciliario. De allí se desprende que solo el 14 por ciento de la superficie urbana loteada tiene edificación fehaciente. 

A partir de aplicar el indicador urbanístico de densidad, obtuvieron como dato que la localidad tiene un potencial poblacional de 82.500 habitantes. 

Pero de acuerdo al censo de 2010, Reta tiene 500 habitantes estables, y al estimar que durante el verano se calculan 4 personas por cada medidor eléctrico la población asciende a 5.900 cifra que sólo representa el 7 por ciento de la densidad poblacional permitida. 

En tanto señalan que “su área pública -propiedad del Estado- destinado al verde público para esparcimiento y recreación debe ser de 495.000 metros cuadrados”. 

Lo “patrocina” el Estado 
 Finalmente desde la institución concluyen que “la pretendida intención de lotear la fracción mencionada, reestructurando el casco urbano de la localidad de Reta, produciría la pérdida total de toda área verde público destinado a esparcimiento, recreación; y se seguirá agrandando el casco urbano, cuando solo el 14 por ciento de sus lotes se hallan edificados”. 

 Pero sobre todo afirman que “lo más grave es que se patrocina desde el Estado municipal, sin sustento legal, urbanístico, ambiental, y paisajístico, con fines meramente especulativos inmobiliarios, en detrimento de la toda la comunidad”.