Opinión

116 años de La Voz del Pueblo

Los años pasan, los principios quedan

14|09|18 19:35 hs.

Asistimos todos los diarios a un escenario severamente amenazado porque estamos obligados a buscar una transformación, pero nos está costando encontrar el rumbo ya que somos empresas dotadas de una costosa estructura abocada a la producción de contenidos periodísticos. Entonces, el futuro es incierto y difícil. 


En este contexto quiero que todos pensemos si es lo mismo una comunidad con diarios que sin ellos y si aún somos imprescindibles como sustento de los valores democráticos, motivo fundamental por el que los diarios fuimos fundados. Creemos fervientemente que nuestro aporte y valor está más vigente que nunca y por eso vamos a seguir apostando a los cambios. Ahora es lo digital y mañana quién sabe qué cambio vendrá. 

También creemos que tenemos garantía de éxito porque LA VOZ DEL PUEBLO es la voz de la gente de Tres Arroyos y de la región, que nos ha depositado su confianza a lo largo de 116 años. Esto nos demuestra que nuestra credibilidad está intacta a pesar de los años transcurridos y de los embates políticos.

Ayer y hoy 
Con motivo de este nuevo aniversario, cierro los ojos y trato de imaginarme a sus fundadores aquel 14 de setiembre de 1902. Betolaza y Fernández, con rostros que trascendieron el tiempo en imágenes amarillentas, con una pose dura y estudiada, común para las fotos de esa época; fundamentalmente movidos por la convicción de un país mejor y una sociedad más justa, plena de libertades, sorteando escollos y haciendo frente a los agravios que en algunos casos le costaron la vida a muchos, inclusive al mismo Betolaza. 

Eran épocas de revoluciones, de pasiones encontradas, de historias turbulentas, y contiendas políticas y ellos no sé si lograron cuantificar el valor inmenso que nos trajo hasta acá: el apoyo de la gente, del pueblo de Tres Arroyos, que bregaba por la difusión de sus ideas y la concreción de sus ideales. 

Después vino el doctor Antonio Maciel, y luego sus hijos Alberto y Antonio, y 84 años de historia familiar continuando un legado, siempre el mismo rumbo y con el mismo objetivo: informar de modo que la fórmula Verdad - Derecho - Justicia fuesen la base de todo comentario editorial. Y se defendieran hasta las últimas consecuencias los principios democráticos y republicanos sin cuya vigencia no puede subsistir la libertad. 

Los tiempos cambiaron, los avances tecnológicos eran impensados 116 años atrás, cuando el diario se imprimía en una Minerva movida a pedal. El Mundo es otro y la historia continua pero los principios no cambian. 

Allá fuimos y allá vamos. 

Hoy podemos decir que la tarea está cumplida. El sueño está cumplido, pero... Vamos a seguir por más, porque es imposible bajarse de la historia. Y porque ya a esta altura LA VOZ DEL PUEBLO tiene vida propia, trasciende a los hombres y sus historias y vive en cada uno de sus hacedores para seguir acompañando los destinos de nuestro querido Tres Arroyos y convertirse definitivamente en parte de ella.