Sociales

Personajes locales

Estar en el lugar y momento justo

16|09|18 11:15 hs.

A veces los golpes de suerte o el estar en el lugar y momento justos marcan el camino. Algo de esto fue lo que le pasó a Milagros Ferrari con la posibilidad de lograr una beca en la Fundación Julio Bocca. Por esto es que nos contactamos con ella en capital federal donde está cursando la carrera de actuación en el Instituto Universitario Nacional de Arte. 


Todo surge para Mili así, porque “una amiga que me da el dato de esto y una página para consultar. La busco y me fijo que había que anotarse online, lo hago y allí mismo te decía que luego ellos te contactarían. A los días recibo un mail en el que me citaban para realizar una entrevista. Concurrí a esta y ahí me preguntaron cómo era mi actividad, ya que yo estudio actuación en la IUNA, mis condiciones económicas, de dónde venía, un poco que les cuente de mi. Luego de esto terminó la entrevista y la próxima instancia sería una audición, la que se realizó en la Usina del Arte porteña”. 

Aquí surge la inquietud de preguntarle a Mili si había hecho danzas en algún lugar a lo que responde que “nunca hice danzas ni canto. Sólo teatro con Cristian Lagrecca, yo no tenía ninguna experiencia de canto ni baile”. 


La Fundación Julio Bocca, el lugar de estudio


Una semana después “asisto a la audición esta, en la Usina del Arte. En la que había becas para teatro musical y danzas. Primeramente nos separan los que son para danzas y los de teatro, nos reciben con un desayuno antes de entrar al aula donde nos iban a audicionar. Nosotros no sabíamos nada previo de qué manera nos teníamos que mostrar. Allí cada uno tenía que presentarse, contar un poco de donde venía, cantar un pedacito de una canción por vos elegida y bailar una especie de minicoreo como cierre de tu presentación y de tu momento. Después de esto, si quedabas, te decían el tipo de beca otorgada y te avisaban por mail, imagínate que para cada una de las dos opciones éramos casi 500 anotados”, dice entre risas por la cantidad.


Foto Guadalupe Izurieta


Sorpresa 
Pero la mayor de sus sorpresas fue cuando la confirmaron ya que “a mí la notificación de que había sido aceptada me llegó casi una semana después. En el mail me decían que me habían otorgado la beca, que debía presentarme en la escuela a firmar la aceptación y acordar con ellos la manera. Entonces voy a la escuela, firmo todo lo que tenía que firmar y empecé con esto. De lo cual había tres tipos de beca: del 25 por ciento, del 50 y del 100 por ciento. A mí me otorgaron la beca del 100 por ciento y la cantidad de becados fueron entre 55 a 60 personas de las casi 1000 que se habían presentado tanto para danza como para teatro musical”. 

Surge el saber cómo fue la reacción ante esta noticia tan inesperada y para Mili “primeramente fue muy sorpresiva ya que no tengo formación en danza e imagínate la manera que me sentía por ser en una escuela tan prestigiosa como la de Julio Bocca. Para mí esta es una oportunidad muy buena por el lugar que representa esto y ahora sí estoy empezando con danza y canto porque bueno la escuela me lo permite por tener ahí profesoras de esto. Desde lo personal, primero la experiencia única que no podía desaprovechar a pesar de tener mis obligaciones de la facultad, porque mi miedo era este: la superposición de los horarios”.   


Mili feliz con la remera identificatoria del día de su audición en la escuela de Julio Bocca


-¿Qué estás estudiando en este momento? 
-Licenciatura en actuación en el IUNA (Instituto Universitario Nacional de las Artes), estoy en el primer año de la carrera porque en 2017 hice el ingreso. Entonces cuando me llegó esta propuesta y los horarios me coincidían estoy haciendo las dos cosas. Yo curso de lunes a viernes en la mañana en la universidad y los de la escuela son de tarde a partir de las 16 en adelante. 

Para Milagros el estudiar esta carrera viene “desde siempre; a mi me gustó la actuación pero el miedo grande era el venirme tan lejos, a una ciudad tan grande y segundo yo quería hacer teatro pero no tenía en claro si era como hobbie o como profesión. En realidad yo decidí estudiar teatro cuando empecé con Cristian y esto me hizo reafirmar más aún que era lo que quería para mi vida”. 

Presente 
Para ella esto de haber comenzado a transitar un nuevo camino tiene en ella perseverancia. Porque como Mili lo cuenta “lo del canto y la danza siempre me gustó pero nunca lo pude ejercer por no tener los recursos y también las posibilidades. Imaginate que no es lo mismo el estar en Tres Arroyos que en Buenos Aires; acá el costo de los traslados y la manera de vivir es diferente. Si bien esto es complicado cuando me llegó el mail aceptándome con una beca ni lo pensé y me mandé de una. Ahora o nunca esta es mi oportunidad, primero por la emoción cuando leí el mail y segundo no puedo desaprovechar esta oportunidad, no puedo decir que no”, dice entre sonrisas. 

Y continúa contando su presente ya que “acá no tenía ni a mis padres pero sí a mi hermana que me acompaña en todo, al menos cuando sus horarios lo permiten. El año pasado hice un par de cortos de cine en los que me acompañó ella. El estar juntas acá hace todo más llevadero y además del apoyo que significa el tenerla cerca. Mi hermana estudia diseño de indumentaria textil. Para mí el instalarme en la facultad fue diferente por darme la posibilidad de la relación interpersonal sin tanto prejuicio, de conocer a la gente de verdad, algo que para mí visto desde Tres Arroyos me parecía difícil, algo que la facultad me dio como posibilidad. El año pasado todo era muy distinto porque el ingreso es más relajado, ahora las obligaciones son diferentes y más exigentes”.  

-Esto de haber tenido esta oportunidad ¿qué es lo que te cambió en la vida? 
-Más allá de la sorpresa es el cambio de la rutina diaria, esto es como que me abrió nuevos caminos. Me abrió la mirada hacia lo que estoy haciendo de decir esto es lo que yo quiero, el porqué estoy acá. En la facultad yo tengo por ahora mucho de la teoría que en la Escuela de Julio Bocca la aplico porque ahí cuando se cierra la puerta del aula te metés de lleno. Estoy supercontenta porque son dos ámbitos diferentes pero que tienen un punto en común: el escenario”, señala Milagros feliz no sólo por este nuevo sueño en camino sino por no bajar los brazos en pos de seguir creciendo tras una nueva ilusión.