116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 0°
Despejado

Desde la Redacción

.

Claromecó, apremiado por una política turística ineficaz

24|09|18 01:57 hs.

Desde el mes de febrero el delegado, Carlos Avila, reclama y sugiere herramientas para lograr cambios para un destino turístico que los necesita, sobre todo porque está por comenzar octubre. Para muestra basta con el estado de los paradores Ex Samoa y Borneo

Abierto y abandonado luce el ex Samoa, el parador más céntrico que aún no fue concesionado


Sobre el final de la última temporada de verano y en declaraciones a LA VOZ DEL PUEBLO, el director del organismo descentralizado, Carlos Avila, dejó abierta la posibilidad de dejar su cargo si es que la política turística de su propio gobierno no acompaña su gestión. El triste panorama que muestran las playas con los paradores céntricos como el ex Samoa, aún sin concesionar y de Borneo sin que se avance en las obras de mejoras, no contribuyen, pensando en la próxima temporada que se encuentra a poco más de tres meses.

Acompañar el crecimiento 
 En enero de 2018 el delegado del Ente Descentralizado Servicios Turísticos Claromecó, Carlos Avila, manifestó con datos concretos el fenómeno de expansión que se está dando en la localidad. "Desde enero hasta los primeros días de noviembre se construyeron 120 casas, y se comenzaron muchas más después de noviembre. Puede ser entonces que rondemos las 150 construcciones", reveló hace nueve meses el funcionario. 

Y al tener en cuenta el escenario planteado manifestó que "el pueblo se va agrandando tremendamente. Esa es una realidad. Todos los años se hacen apertura de calles. Lo que te parece que puede llegar a funcionar, al poco tiempo te das cuenta que te quedaste corto por el crecimiento que está teniendo la localidad", destacó. 

Ante esta situación, el funcionario consideró que la expansión que manifiesta el principal centro turístico del distrito obliga a que la localidad evolucione en materia de infraestructura.


Carlos Avila, director del Ente Descentralizado Claromecó Servicios Turísticos


Fin de temporada 
 En febrero de 2018, el delegado de Claromecó no ocultó su bronca e hizo declaraciones con respecto a la forma en la que tuvo que trabajar y solucionar diferentes problemáticas para que los turistas tuvieran una buena estadía en la villa. 

Ávila enumeró, en una nota que concedió a LA VOZ DEL PUEBLO, las dificultades que durante la temporada se dieron en cuanto a la atención en el Hospitalito, la seguridad y el tránsito, algo que lo llevó a calificar a la temporada –educadamente- como “desprolija”. 

Otro reclamo del delegado fue con respecto a la nocturnidad, hizo referencia a la realización de convocantes eventos al aire libre. "Fiestas como la Cacho Fest llegaron para quedarse. Son nuevas modalidades de diversión. No soy partidario de las prohibiciones. Habrá que buscar un lugar para que ese tipo de espectáculos no moleste al vecino. Algo se debería hacer", dijo a principios de año. Su preocupación hizo que buscara ordenanzas en otros distritos en los que se reguló esta nueva forma de divertimento y la acercó a los concejales. Sin embargo en la Comisión de Turismo no se trató el tema que nuevamente este fin de año tiene todos los condimentos para repetirse. 

Después del verano 
 El funcionario además pidió que una vez pasado el verano, sean analizados los temas que preocuparon por falta de legislación, o de control. En aquel momento solicitaba que “en agosto se tendría que tener un panorama tentativo sobre lo que será la temporada, ya sea en torno a la venta ambulante y fiestas al aire libre, entre muchos otros temas". 

A pesar de haber solicitado trabajo conjunto entre el Ejecutivo y el Legislativo para que en esta nueva temporada, y en las que vendrán, “no se repitan las irregularidades que se dieron en el actual período estival”, no consiguió respuesta alguna. 

Incluso consideró que faltaba mucho por hacer y es por eso que apeló a la gestión de concejales y funcionarios. “Nos tenemos que poner a trabajar con firmeza para ofrecer la mejor alternativa", manifestaba Ávila en febrero. 

Tanta fue su preocupación que llegó a decir que si las cosas seguían igual no iba a ser delegado de Claromecó en la temporada que se aproxima. 

Después de tres veranos en la conducción del organismo descentralizado y con alta aprobación del vecino que vive todo el año en la localidad, y de los turistas, Ávila no logró que lo escucharan los referentes en turismo de su propio gobierno, tanto el director municipal del área, Juan Moizzi, como el presidente de la Comisión de Turismo, y concejal del vecinalismo, Santiago Orfanó.  

Inquietudes 
 El responsable del organismo descentralizado cumplió en acercar las inquietudes a los legisladores para que con vistas a la temporada que viene no haya desprolijidades. También conversó sobre los problemas que durante el último verano se dieron en cuanto a la atención en el Hospitalito. 

Insistió con que en Claromecó deben resolverse numerosas cuestiones que se presentaron en la temporada anterior y había llegado a decir en el inicio del año que "en marzo, con lo que he conversado junto a concejales de todos los bloques, nos tenemos que reunir para tener un pantallazo de lo que dejó el verano en todos los balnearios". 

Nombró también la venta ambulante, los foodtracks –temas que aún esperan- y en este sentido llevó para su tratamiento informes de cómo se trabaja en importantes centros turísticos -a todos los bloques- para poder resolver la falta de normativa en alguno de los aspectos mencionados. “Quiero hacer que todo sea más prolijo", advirtió durante declaraciones hechas durante el mes de febrero de este año.