La Ciudad

.

“Hay panaderías clandestinas que trabajan fuera de todo convenio”

25|09|18 01:20 hs.

Con el objetivo de darle pelea a la competencia desleal en el sector y con la preocupación latente por el incremento en los costos de producción, el Centro de Panaderos de Tres Arroyos comenzó a transitar una nueva etapa. Es que ayer quedó aprobada la lista con la conformación de la nómina, la cual es encabezada por Eduardo Ridino, quien, junto a sus colegas que integran la entidad, se mostró abierto a recibir propuestas que ayuden a mejorar la actividad. 


En diálogo con este diario, el referente, de largo recorrido como trabajador del sector, indicó que la agrupación resurgió tras poco más de una década sin presencia. “Nos juntamos un grupo de panaderos para reafirmar la idea de volver con el Centro de Panaderos, que hace unos cuantos años estaba sin efecto”, indicó. 

Ridino contó los pasos que se dieron para que la entidad haya retomado con su funcionamiento. “Estuvimos en otras ciudades para interiorizarnos de quién dependíamos y demás. Luego, en la Cámara Económica, se concretó una reunión en la que planteamos la problemática de los panaderos”, expresó el titular de Panadería La Favorita. 

En sus apreciaciones, se mostró satisfecho por la convocatoria y aceptación que la idea tuvo en sus colegas. Y además, no ocultó sus expectativas para que el Centro en cuestión sume más titulares de panaderías. “Sabemos que hay gente que no confía porque en otros momentos el Centro no anduvo. Pero ahora buscamos juntarnos entre todos para solucionar los problemas que hay”, dijo.

Competencia desleal 
Ridino se detuvo en hacer referencia a la competencia desleal que observa en el sector. Sobre ese tema puntual, consideró que dicho escenario ganó terreno cuando el Centro de Panaderos brillaba por su ausencia. Ahora, la idea es revertir lo planteado, según expresó. “La idea es buscar una alternativa entre todos para solucionar los problemas que hay. Uno de ellos es la competencia desleal”, destacó. 

Al respecto, profundizó acerca de la mencionada preocupación. “Hay panaderías clandestinas que trabajan fuera de todo convenio, con empleados en ‘negro’ y prácticamente sin pagar impuestos. La mayoría de los panaderos pagamos lo que hay que pagar y estamos en regla. Por eso, no podemos competir nunca con aquellos que están fuera del marco legal”, explicó. 

“Nuestro trabajo es muy sacrificado y cuesta mucho. Y vemos que hay panaderías que no cumplen con ciertas cuestiones, entre ellas, bromatológicas. No hay ningún tipo de control”, señaló Ridino, quien agregó: “No son muchas las panaderías clandestinas, pero de todos modos abarcan un volumen grande de ventas y se han hecho bastante fuertes”. 

Desde el Centro de Panaderos no hay ningún tipo de ánimo en que esas panaderías que no cumplen con las normativas bajen sus persianas. “Nosotros no queremos que cierre nadie. Sólo que pretendemos que se adecuen a las reglas ya establecidas y que de esa forma la competencia sea igual para todos”, puntualizó. 

“No buscamos que haya pérdida de fuentes de trabajo, ni que tampoco se deje de generar empleo. Sólo pedimos que la actividad sea equitativa para todos”, remarcó Ridino. Y agregó: “Buscamos que se acerquen a quienes son parte del sector. Tenemos las puertas abiertas para todos y aceptamos las propuestas que nos aporten ideas”.

Costos 
Entre otras de las preocupaciones que giran alrededor del sector figura el alto costo de insumo de producción. Sin embargo, y más allá de ese contexto mencionado, desde la entidad bregarán para que “a nadie le falte el pan”. 

 “Cuando hay momentos de crisis, los panaderos tratamos de ayudar a la gente. Vamos a buscar la mejor alternativa posible para que en estos tiempos no pague los platos rotos la gente. El pan es un producto que tiene que estar en todas las casas y de nuestra parte se lo va a negar a nadie”, expresó. 

Posteriormente, dijo: “Hoy, los insumos aumentan mucho, al igual que las tarifas y las cargas sociales. Todo eso hace que se haga cada vez más difícil mantener los precios. De todas maneras, siempre le vamos a buscar la forma para que el traslado al pan sea el menos posible”. 

En tanto, expresó que el precio del pan en Tres Arroyos “es bastante más económico” que en el resto de la provincia. “Acá está, en promedio, en 55 ó 60 pesos. En Buenos Aires está a 80 ó 100 pesos, por ejemplo”. 

Mano de obra 
Entre las ideas a poner en práctica, no dejó de mencionar la posibilidad de crear una escuela de panaderos. “El tema de la falta de mano de obra también es algo que preocupa. Es un rubro muy sacrificado por los horarios. Sabemos que hay gente que quiere trabajar. Sólo hay que buscarla y enseñarle”, puntualizó. 

“El oficio de panadero se fue perdiendo con el paso del tiempo”, sostuvo Ridino, quien sobre el cierre de la entrevista calificó como “muy importante” el hecho de que el Centro de Panaderos de Tres Arroyos haya comenzado a transitar una nueva etapa. “Queremos lograr la unidad de los panaderos para que se vayan solucionando los problemas”, cerró.