116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 8°
Cielo cubierto

Policiales

UNA MANIOBRA DELICTIVA QUE ALCANZÓ AL MENOS A OTRAS DOS

Adquirió la franquicia de un correo y lo estafaron en 120.000 pesos

26|09|18 02:22 hs.

Rubén Novillo y su hermano invirtieron en un negocio para generarse un extra y sólo consiguieron un dolor de cabeza. Ambos fueron víctimas de una estafa que les costó 120.000 pesos de ahorros y, además, uno de ellos asegura que no son las únicas víctimas. 


Según informó Rubén Novillo a LA VOZ DEL PUEBLO, el mecanismo delictivo consistía en la publicación de un aviso en este diario, donde se decía que vendían franquicias de un correo privado que exigía una inversión previa y a través de cuya explotación se podían adquirir ganancias de alrededor de 35.000 pesos. 

Ante la oportunidad, Novillo, que se desempeña como despachante de combustible en una estación de servicio local, y su hermano, dedicado a la compra y venta de autos, decidieron que era una buena alternativa para generarse un ingreso extra. 

El negocio consistía en hacerse cargo de la recepción y distribución de correspondencia en Tres Arroyos bajo la marca “Base Logística” y, a su vez, la posibilidad de colocar cuatro urnas en comercios para que los usuarios depositen cartas o encomiendas en todo el país. 

Según recordó Novillo, la recepción funcionó en las tres bocas donde las colocó y nunca tuvo quejas. Sin embargo, lo que dejaba dinero era la distribución de correspondencia en la ciudad, aunque esas cartas nunca llegarían. 

Por un lado, él recibiría correspondencia en Tres Arroyos para ser distribuida en la ciudad y, por otro, enviaba a una terminal de recepción en Retiro lo que la gente despachaba desde nuestra ciudad. “Yo mandé desde acá, pero lo que nunca llegó acá fueron las 4000/4500 cartas que nos prometieron y por las que nos quedaban alrededor de 35.000 pesos libres por mes”, señaló. 

Después de contactarse con el responsable de la oferta, Novillo se dirigió al Banco Credicoop, donde debió realizar el depósito, no sin antes constatar que la cuenta era real a nombre de la esposa del denunciado, “hice el depósito el 3 de marzo y, el 7 de marzo, él vino a firmar el contrato. Llamó de Luján y eligió la escribanía. Ahí le entregué parte de la plata contra entrega del contrato y quedamos que en 15 días me empezaba a dar el material para la correspondencia”, sostuvo. 

“Lo que más te llamaba la atención para invertir era que había un reparto grande para Tres Arroyos. Pero desde marzo hasta la fecha, nunca llegaron”, recordó y dijo que aún continúa recibiendo mensajes del responsable de la firma, aunque en la actualidad, por consejo de su abogada, ya no responde. 

No fue el único 
Cuando la estafa ya era un hecho, Novillo comenzó a buscar asesoramiento legal y fue en ese camino donde se encontró con otras dos víctimas del mismo accionar delictivo. 

“Buscando abogado, me comentan que había otras dos personas que habían pasado por lo mismo. Uno era Sebastián Ureta, a quien le hicieron depositar 20.000 pesos a modo de seña, pero alguien le advirtió la maniobra y zafó de perder más. La otra es una mujer que quería ayudar su hijo que se había quedado sin trabajo. A esta mujer le hicieron perder 140.000 pesos”, dijo antes de asegurar que esas no serían las únicas víctimas, “esos fueron los que yo me enteré. Tranquilamente puede haber más”. 

Más adelante, el damnificado se refirió a las razones que lo impulsaron a embarcarse en esta inversión, “fue una idea que surgió a partir de un aviso en el diario con el objetivo de tener un extra a nuestros sueldos. Parecía un buena inversión”, y posteriormente a los factores que le inspiraron confianza, “estaba todo muy bien hecho. El contrato lo hicimos en una escribanía, había una cuenta corriente de por medio, la gente parecía confiable. Era una cosa muy creíble, esta persona nunca me generó dudas de nada. Incluso me ofreció más franquicias en la zona”. 

Y ya en el cierre, Novillo remarcó la finalidad de divulgar los detalles de su triste experiencia, “yo quería que esto se conozca para que no haya más víctimas”. 

Por el momento, se radicó una denuncia por “estafa” en la Fiscalía y en las próximas horas se conocería la UFI que estaría a cargo de la respectiva investigación.