Sociales

Miguel Rep en la Feria del Libro

“Es uno de los placeres de la vida”

01|10|18 10:01 hs.

Antes de la cita, ayer temprano en la tarde, la puerta entreabierta de la Biblioteca Sarmiento era en cierta manera un anticipo de lo que iba a suceder. En el salón principal, sobre el escenario, Miguel Rep pintaba un dibujo de generosas dimensiones, acompañado por su hermano Jorge Repiso, quien es periodista. 


Minutos antes de las 17, la puerta se abriría para dar la bienvenida a todos los interesados en asistir a la jornada de apertura de la 26ª Feria del Libro. Que afortunadamente fueron muchos. Una propuesta valiosa merece contar con una buena convocatoria, tal como sucedió ayer.

“Me renueva” 
Minutos antes de la presentación ante el público, recordó que en 1994 estuvo también en la Biblioteca Sarmiento. “Me había olvidado, pero hay un dibujo que dejé”, señaló. En consecuencia, es la segunda vez que forma parte de esta iniciativa cultural, aunque ha pasado muchas veces por Tres Arroyos. 

Comentó que “soy muy de venir a Azul, todos los años, por las Jornadas Cervantinas, de las que soy una especie de padrino. También he venido a Benito Juárez, a Bahía Blanca. Hay muchos viajes por año”. 

Rep dijo que la posibilidad de estar en distintas ciudades del país “me renueva” y destacó que “siempre está la posibilidad de que uno la pase muy bien, así como la incertidumbre también de que no sea como esperaba. Pero la mayoría de las 
veces me voy nutrido”.  

No más recopilaciones 
Integró el staff de la revista Humor Registrado y forma parte del diario Página/12 desde el primer día, hace más de tres décadas. Además, entre muchas otras actividades, es autor de 37 libros. “El libro ya a esta altura es como mi tercer apellido. Es uno de los placeres que me trae la vida”, sostuvo. 

En este sentido, manifestó que “veo los libros y siento que son amigos, a pesar de que no todos los libros son amigos, muchos son nada amigos. Como genérico es lindo, porque aparte suena a libre. Es verdad que hay muchos libros y uno tiene que hacer una decantación porque la vida no te alcanza; tengo una biblioteca inmensa, me llegan libros de todas las editoriales, no sé cuando voy a terminar de leerlos, es tremenda la cantidad que se edita. Pero es mejor que se edite y que en todo caso, uno no alcance a leerlos”. 

Su último libro es la edición ilustrada de “Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes. “Son 400 ilustraciones, es muy voluminoso”, explicó. En la Feria del Libro, se pudo apreciar su trabajo bibliográfico “Vino. Tinta y tinto sobre blanco”. Lo realizó por un pedido del Fondo Vitivinícola de Cuyo, por lo cual tuvo que “aprender sobre el mundo del vino, cosa que no viene nada mal. Hice todo un paseo por las bodegas, por los sommeliers. Conocí bastante. Son todos dibujos inéditos”. 

Acerca de la mencionada característica, expresó que “los dibujantes, la mayoría de las veces que sacamos libros son recopilaciones. A partir del libro del vino, no voy a hacer más recopilaciones, trabajaré directamente para cada publicación y no como un recorte o resumen de lo que he publicado en el diario o en las revistas. Ahora estoy haciendo uno para el año que viene, que en consecuencia será inédito”. 

El mural 
Como un testimonio de su presencia en la 26ª Feria del Libro, dibujó y pintó un mural. “Nunca pienso lo que voy a hacer hasta que no llego al lugar. Cada ciudad merece una obra distinta, tiene que ver con donde uno la emplaza, las luces, el ambiente, el motivo –argumentó-. Lo que me impregnó el viaje hacia Tres Arroyos fue la noche totalmente estrellada, límpida, que tienen ustedes y que nosotros, los de capital, no podemos vislumbrar jamás”. 

Es un motivo central de su dibujo, “más el mundo del libro y el fogón, como espacio de narración. Quiero que quede acá en la biblioteca”, concluyó.