La Ciudad

En la sesión del Concejo

Las políticas turísticas y de salud municipales, en el ojo de las críticas

05|10|18 10:20 hs.

El modo en que el gobierno municipal propuso resolver los problemas generados con la concesión del ex Samoa y el camping municipal Martín Reta, se sumó a las críticas que anoche se le sucedieron a la salud pública municipal que demora hasta cuatro meses en dar un turno ginecológico. 


El silencio con que el Movimiento Vecinal afrontó el tratamiento de los dos temas que en materia turística dejaron expuestas sus debilidades en el área, pareció dar total crédito a los errores cometidos desde la administración de su mismo gobierno municipal.

Y antes que se aprobaran –por mayoría- la nueva licitación del ex Samoa por 15 años, y la prórroga de la concesión para el camping municipal de Reta, y en paralelo el llamado a licitación, sobrevinieron una serie de duras objeciones a las formas en que el oficialismo local aplica su política de turismo.

“Había tiempo” 
El concejal de Unidad Ciudadana/PJ, Martín Garrido, que no aprobó la prórroga para el camping de Reta, pero sí el llamado en paralelo para su próxima licitación, dijo no entender “por qué no se mide con la misma vara” las licitaciones para el camping de Reta y el parador de Claromecó. 

“La política del Ejecutivo, en licitaciones, está dejando bastante que desear. Había tiempo para llamar a licitación, como sí se va a hacer en el punto siguiente de Claromecó”, dijo Garrido mientras anticipaba lo que finalmente sucedería con el ex Samoa. 

Agregó en este mismo sentido que “para Claromecó tenemos tiempo, pero para Reta no”. Aseguró que el tema del camping municipal se manejó mal desde el principio, y advirtió que hasta hubo “declaraciones encontradas en el oficialismo, y que el director de Turismo (Juan Moizzi) tuvo acciones poco claras”. 

Además –para ratificar que desde el municipio se utilizó un doble estándar para ambos temas- subrayó que “mucho se habló del ex Samoa, pero no se sabe cómo está el camping de Reta”. 

Por el ex Samoa, Roberto Fabiano, propuso que quien resulte ser adjudicatario demuestre la disponibilidad de fondos o presente una póliza de caución por si a la hora de las inversiones no está la plata.

   
“Una mala praxis” 
Posteriormente Roberto Fabiano, de Cambiemos, dijo coincidir “en varios aspectos” con Garrido, pero “con la vara al revés”. Afirmó entender que “esto comienza con una comunicación que reciben los ex concesionarios (del camping Martín Reta), que se acercaron a los bloques con una orden de desalojo firmada por el director de Turismo”, en la que además se explicó que el sitio sería reubicado. 

Según Fabiano, con esa medida el vecinalismo “resolvía que este año no había camping”, y agregó que “Turismo ratificó que era una decisión tomada y que en el futuro se pensaba hacer un complejo de campings en El Pinar. “Hablé con Orfanó que desconocía que se había enviado esa nota e intercambiamos opiniones”, apuntó. 

Al momento de justificar por qué decidieron acompañar la prórroga propuesta desde el oficialismo, el legislador de Cambiemos indicó que es por “la fecha en la que estamos, la semana que viene hay gente que se aloja por la Fiesta del Mate y la Torta Frita”. 

De todas maneras sostuvo que “una vez más con estas idas y vueltas a esta altura del año se va a perjudicar” al destino por las consultas hechas que hasta el momento no han tenido respuestas. 

El también arquitecto afirmó que “al menos hubo un mal manejo de los tiempos y una mala praxis en las comunicaciones”, considerando que “desde el año pasado venían hablando los concesionarios en Reta, “y llegamos al 4 de octubre aprobando una prórroga”, tiró. 

El problema es el control
También sumó su opinión en el tema la concejala del Frente para la Victoria/PJ, Mercedes Morerno, quien coincidió en las contradicciones del gobierno municipal por los dos casos que se trataban en la sesión. “El problema no es pliego, ni la licitación, sino el control que viene después. Como hemos dicho varias veces, es la falta de controles y de inspección. El verdadero problema está ahí”, afirmó. 

Seguidamente, Sebastián Suhit, aportó como dato que la concesión del camping “venció en 2013, y que recién en agosto de 2018 los concesionarios fueron notificados que tenían que dejar el lugar”. Además observó que llamó mucho la atención la versión que sugería que el espacio estaba “subalquilado”. 

“Una póliza de caución” 
En cuanto al tratamiento para aprobar la concesión del ex Samoa, que fue acompañado por Cambiemos, el concejal de esta fuerza, Roberto Fabiano, propuso que quien resulte ser adjudicatario deba “demostrar la disponibilidad de fondos –o presentar una póliza de caución porque a la hora de las inversiones no está la plata, en perjuicio del municipio y del turista”. 

La sugerencia, en vez de quedar incluida en el proyecto tratado, se convirtió en una recomendación para que sea tomada por el Poder Ejecutivo. Instantes después pidió la palabra el concejal del Frente Renovador/PJ, Julio Federico, quien en un reproche a la política turística del Movimiento Vecinal afirmó que “esto ha sido muy desprolijo”, y que sólo aprobó el llamado a licitación para apoyar al delegado de Claromecó, Carlos Avila. 

Al respecto dijo también que “después que autoricemos el llamado a licitación, será el Ejecutivo el que deberá controlar y garantizar que todo se cumpla”. 

 Y a propósito insistió con el estado en el que se encuentra Borneo, cuya concesión pertenece al ex director de Turismo, Diego Fernández. “No está dando respuestas, no se ha puesto un clavo. Le decimos al director de Turismo (Juan Moizzi), a Orfanó y al Ejecutivo que deben hacer cumplir las cosas y estar cerca de los temas”.  

Cuatro meses por un turno 
Minutos después se generaría un intercambio de opiniones, a partir de un proyecto del Frente Renovador para que el municipio solucione la demora en los turnos de ginecología, que llegan hasta los cuatro meses, de acuerdo a lo que expuso la concejala de esa misma bancada, Andrea Montenegro. 

La legisladora incluso en medio de su exposición sugirió una serie de “ideas propositivas” mientras renegó que desde el vecinalismo señalan a su espacio “por criticar”. Desde Unidad Ciudadana/PJ, Martín Garrido, se sumó al tratamiento de la salud pública municipal, sobre la cual afirmó que existe “un déficit histórico mayor a 23 años” del cual hizo responsable al gobierno que lleva adelante desde entonces el Movimiento Vecinal, “por todos los temas que no pueden resolver”. 

“Cuatro meses para un turno de ginecología y otros tantos para un diagnóstico por imágenes”, dijo el legislador. Y agregó: “me imagino el peregrinar de las personas, son temas que recibimos a diario”. 

Desde Cambiemos se sumó el concejal Horacio Espeluse, al afirmar que “con las pocas horas que los profesionales atienden en el hospital es difícil responder a la demanda”. Igualmente ligó las mejoras que se esperan en el servicio público de salud el municipio a una necesaria reforma de la Carrera Profesional Hospitalaria, tema en el que coincidió desde el interbloque del PJ, Andrea Montenegro.

A su turno, Tatiana Lescano de Unidad Ciudadana/PJ, le observó al gobierno municipal que económicamente “no ha sabido capitalizar los años” previos a la actual administración nacional. Afirmó la legisladora que tanto el turismo como la salud, son “patas flacas” en la administración municipal. 

“Quién es el responsable”
Desde el vecinalismo, el concejal Guillermo Salim, dijo que llevará a las autoridades municipales las sugerencias hechas por Montenegro. Pero también le respondió al concejal Espeluse, de quien dijo que su intervención “excede los límites de razonabilidad”. 

Explicó el legislador del partido gobernante en Tres Arroyos que uno de los profesionales que ya no brinda servicios pertenece a un programa que el gobierno provincial recortó. Y sobre el cierre dejó abierto –pero en suspenso- un debate por “quién es el responsable de la salud pública”.