116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 0°
Despejado

Opinión

Escribe Oscar Rossi

Nuestro ajedrez, agradecido

07|10|18 01:48 hs.

Por Oscar Rossi


Qué duda cabe que si alguien está agradecido con la decisión de los Restuccia de venirse para estos lados, es el ajedrez tresarroyense. 

Es que desde su llegada, Francisco multiplicó rápidamente las acciones del CRECE, a tal punto que fue factor primordial a la hora de convertir al centro de estudios en un club con personería jurídica. Además, logró que la dispersa masa de amantes del juego ciencia tuvieran una sede donde regularmente concurrir para confrontar sobre un tablero. 

Pero la cosa no quedó allí, es que con su reconocida generosidad, robándole horas a su descanso, se ofreció para inculcarle su sapiencia y experiencia a quienes lo necesitaran, máxime en el caso de los más jóvenes. Esto, como es lógico, redundó en una notable mejoría del nivel y como asimismo encabezó la movida para insertar al ajedrez local en el marco de la FADA (Federación Argentina de Ajedrez), promovió la participación de figuras locales en torneos a nivel nacional, con el lógico mejoramiento interno, a lo que también ayudó la visita de valores de primerísimo nivel sumados a “nuestro” Facundo Quiroga, como el actual Nº 1 de Argentina, Sandro Mareco y Antonio Orsini, heptacampeón de La Plata, que incluso jugó varias veces el Playas de Necochea integrando el equipo del CRECE, ambos amigos de Restuccia e invitados por él. 

Su figura relevante presente en distintos certámenes, le devolvió a Tres Arroyos un lugar en el consenso provincial que supo tener en otras épocas. Porque a su influjo aparecieron nuevos nombres y se movilizaron otros, que ante los nuevos incentivos renovaron su deseo de participar y superarse. La última prueba de esto tuvo lugar en Coronel Pringles, en un jerarquizado certamen internacional, donde el hombre radicado en Orense fue segundo, resultando el mejor argentino clasificado. Allí representó a nuestra ciudad, acompañado por otros seis tresarroyenses. 

El entusiasmo recuperado del ajedrez lugareño puede verse en evidencia por la concurrencia a las instalaciones del CRECE, ya sea durante los distintos certámenes, como en los días en que se varios aficionados se juntan para “despuntar el vicio”, entre nuevas figuras y algunas “de antes”, que han comenzado a acercarse nuevamente a su pasión. Por eso, no hay dudas que el juego de los trebejos y escaques local tiene mucho para agradecerle a este porteño, que un día encontró en la paz de nuestra playa su lugar en el mundo.