116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 5°
Despejado

La Región

.

Polémica por la aparición de un cartel de calles de Dunamar en un campo de Merlo

14|10|18 01:48 hs.

Una situación paradójica se produjo en las últimas horas con la aparición de un cartel indicador de una esquina de Dunamar que había sido robado. La señalética en cuestión fue vista en la estancia La Sombreada de la localidad de Agustín Ferrari, partido de Merlo, en las afueras del Gran Buenos Aires. 


Todo comenzó el fin de semana pasado cuando una persona que conoce Dunamar fue hasta la estancia, que se dedica al turismo de fin de semana y también funciona como recepción de fiestas y eventos, a comer un típico asado criollo. En el parque existente en el lugar reconoció un cartel de señalización de calles del Barrio Parque Dunamar, concretamente el que indica Belgrano del 200 al 300, intersección con Avenida La Pampa del 100 al 200. Le llamó la atención ver dicho cartel de madera, muy bien cuidado por cierto, en ese lugar. 

Luego llegó a comunicarse con Orlando Saggión, quien era presidente de la Sociedad de Fomento dunamarense en la época en que se instalaron dichas señales. Cabe recordar que la señalética se confeccionó merced a un esfuerzo de los propios integrantes de la Sociedad de Fomento, quienes en forma personal se encargaron de colocarlos en todas las esquinas. En aquel momento también fue cuando se le dio mano única a las calles del barrio, previo al verano 2013. 

La indignación 
Al conocer la noticia y ver las fotos, Saggión quedó asombrado. Efectivamente, era un cartel que había sido robado de las calles de Dunamar. De hecho varios carteles faltaron desde su colocación hasta el momento. Además de la leyenda con el nombre y altura de las calles, se puede leer muy claramente la sigla SFD, es decir, Sociedad de Fomento de Dunamar. No había ninguna duda entonces, se trataba de un cartel robado del barrio. 

Saggión se comunicó entonces con Radio Comunidad Claromecó, envió las fotos demostrativas, y el mencionado medio publicó una nota en su sitio web dando a conocer la noticia. Esto fue el pasado viernes. La noticia se viralizó en muy poco tiempo en las redes sociales. La gente, indignada por el hecho, encontró el Facebook de Estancia La Sombreada y comenzó a dejar mensajes con improperios hacia los propietarios. En dicha publicación Saggión manifestó su indignación ante la situación, expresando que “me gustaría solicitarle a la persona que hizo esto, que tenga un mínimo de decoro y dignidad. Es tan miserable la actitud de esta gente que no se merece que gastemos unos pesos en una carta documento, que lo devuelvan y listo”. 

La aclaración 
Hasta ahí la primera parte de la historia, si se quiere, pintoresca y llamativa. Pero el hecho en realidad no terminó. Más tarde se comunicó la señora Tatiana Iglesias, una de las propietarias de Estancia La Sombrada. Aclaró que el cartel lo había encontrado su madre que vive en Reta, a la orilla del mar, después de una marejada. Como no sabían dónde devolverlo, lo llevaron hasta la estancia y fue colocado a la vista de todo el mundo, es más, lo barnizaron para protegerlo. 

En su testimonio Iglesias comenzó indicando que “yo recién me entero de todo el lío que pasó, gente de Claromecó me ha escrito barbaridades, y una de esas personas me envió un link con una nota contando lo que sucedió. La persona que denuncia todo esto, que vino el domingo a la estancia, antes de retirarse me pregunta dónde lo habíamos mandado a hacer”. 

Prosiguió la propietaria de La Sombreada señalando que “mi respuesta fue la verdad, porque no tenemos nada que ocultar, pero se ve que no fue lo que contó, o contó una parte. Yo tengo familia en Reta desde hace muchos años, y dos días después de un temporal de hace un poco más de un año, el cartel apareció en la playa, donde desemboca el arroyo (El Gaucho)”. 

Según Iglesias “yo no puedo decir que el cartel alguien lo robó y lo tiró ahí, porque por ahí lo tiraron en otro lado y apareció en la playa de Reta. Cuando mi mamá saca a pasear los perros todas las mañanas, camina por el borde del arroyo, se encontró con este cartel muy lindo y lo llevó. Un tiempo después yo viajo a Reta, me lo muestra. El cartel tiene una sigla que hoy me enteré que es Sociedad de Fomento de Dunamar. Si el cartel hubiese dicho Claromecó, Dunamar, Tres Arroyos o Municipalidad, uno sabe dónde ir a devolverlo. Nos pareció por la sigla que era de algún privado, no teníamos cómo devolverlo. Entonces lo colocamos en la estancia como un atractivo, no lo volvimos a tallar, no lo escribimos ni nada, incluso para que se mantenga lo barnizamos y le pusimos mata bichos. Si lo hubiéramos robado de una esquina, no lo tendríamos a la vista de todo el mundo o le hubiésemos hecho algún cambio. Nunca pensamos que era robado”. 

Tatiana Iglesias comentó además que no conoce Claromecó y al no saber de dónde era lo llevó. Enfatizó que “somos gente de bien, jamás robaríamos nada y menos un cartel en una equina y venir y ponerlo en un lugar público. Lo que más nos indigna es que esta persona que denunció vino a preguntarme dónde lo había mandado a hacer, seguramente esperando que yo le mintiera, y mi respuesta fue la verdad. Y de hecho estaba mi mamá presente, y le contó toda la historia de cómo lo encontró. Todo esto nos tomó por sorpresa, no lo podemos creer”. 

El compromiso 
Más tarde, Iglesias se comunicó con Saggión, y le contó esto mismo que se publica. Incluso comprometió su presencia en Claromecó para devolver el cartel y colocarlo en la esquina que corresponde. Orlando Saggión expresó luego de todo esto que “me llamó la señora Tatiana, me explicó como encontraron el cartel, se la escuchaba muy compungida y afectada por el hecho. Yo le dije que en ningún momento la acusé de nada, pero es una realidad que apareció en su estancia. Le comenté que lo único que debía hacer era devolverlo y se terminó el tema, no hay denuncia, el tema ni siquiera pasó por la comisión de la Sociedad de Fomento. Pidió disculpas, y se comprometió para dentro de un par de meses viajar a Claromecó y poner el cartel donde estaba. Valoro la actitud, se lo agradecí y le dije que habla muy bien de ella. Tema cerrado”.