116 años junto a cada tresarroyense

ST 8. 8°
Nubes aisladas

Sociales

Andrés Lazcano García y su primer libro de poesía

La poesía de un náufrago

14|10|18 16:16 hs.

Texto y fotos: Jorge Enrique Mendiberri  


Una lesión. Un inesperado problema de salud puede ser el naufragio de una vida activa normal. En el caso del tresarroyense Andrés Lazcano García, fue el canal de conexión con la literatura. 

Hoy, a los 49 años, hace seis que empezó a escribir, como parte de una terapia elegida para hacer más llevadera la convalescencia de un mal en su espalda que lo dejó limitado en su movilidad hasta que termine su recuperación definitiva. 

En el camino hacia ese objetivo, Andrés encontró en la poesía la herramienta para comunicar lo que no hallaba en el lenguaje ordinario y así nació “Versiones del Naufragio”, su primer libro de poesías, editado en España. Esa obra fue la primera conexión con el papel, después de un participación muy grande en las redes sociales, donde no deja de compartir su expresiones poéticas y la definición misma del género literario elegido para ser escritor: “Para mí la poesía no es autorreferencial, el desamor, la muerte, la melancolía son disparadores, la poesía no es el momento que atraviesa el poeta sino la suma de todos los momentos. Cuando el poeta y el lector se enfrentan, el que escribe debe tener el cuchillo bien afilado para atravesar la carne y que duela, si no duele no trasciende, si no trasciende no sangra, la poesía que sangra después es polvo que ni siquiera el viento puede llevarse”. 


“Versiones del Naufragio”. El libro de Andrés Lazcano García publicado por la editorial española Alvi Books


“La poesía no evoluciona, el que evoluciona es el poeta que va cambiando de lugares para que se escuchen sus gritos, a veces hay que hablarle a la lluvia para que la tierra nos responda, otras, discutir con la muerte para que no nos responda nadie. 

Para la poesía el amor no es el tiempo de los nombres, es el de las palabras que buscan salir ilesas del fuego, cuando se atraviesan estos puentes de irrealidad es cada vez más ajeno el tiempo y cada vez más nuestro el calor de las entrañas. Si dijera que estoy vivo ahora, tendría que demostrarlo porque hoy digo sólo todos los silencios que puedo para que el mundo me oiga”. 

En esa línea, "gritar", es como si el esfuerzo al emitir ese sonido o la atención extra que éste pueda demandar, le dieran forma a la exteriorización de muchas sensaciones que, de otro modo, no saldrían a la luz, "a veces uno escribe en silencio palabras tan fuertes que parecen más un grito que una poesía. Poder hacerlo, a mí me ayudó mucho a conectarme con cosas a las que no estaba conectado". 

Historia y poesía 
A Andrés le gusta la historia antigua. Investigar sobre los antepasados fue una actividad que acompañó su desarrollo como escritor, "la historia para mí siempre fue un puntal. La literatura también fue importante, aunque yo siento que no le dí el espacio necesario". 

En esa línea, hoy se identifica con una poesía cercana al lado humano de las cosas, aunque en ella la historia y el arte encuentran un lugar visible, "mi poesía es bastante humana, pero como yo escribí mucha poesía clásica, como sonetos y romances, hice muchos ejercicios y, en ellos hablé mucho de historia, como cuando me refiero a la Fontana Di Trevi en Italia, los sumerios y las civilizaciones antiguas, las termino aplicando después". 


Andrés Lazcano García recitando una poesía de "Versiones del naufragio"


En ese escalón, Tres Arroyos puede encontrar un lugar en la referencia al pasado de los inmigrantes, "no lo refiere directamente, pero podría llegar a encuadrarse en su contenido", asegura. 

Antes de la poesía, que hoy tiene su punto consagrado con un libro, tuvo un momento con la prosa y la redacción de algún cuento corto, un género al que no descarta sumarse algún día, "podría escribir novelas, pero por ahora me gustaría terminar de llenarme con la poesía, que es en lo que estoy enfocado ahora. Es muy difícil salir del género de la poesía, porque te atrapa. Pero más adelante, seguramente, haré algún otro camino en la literatura porque me interesa". 

El hecho de haber empezado a escribir a las 43 años, le permitió capitalizar la experiencia de vida y transformarla en literatura, "(la experiencia de vida) es fundamental, porque nos vamos haciendo a los golpes y, de todos esos golpes, van saliendo cosas para volcarlas en el papel. De todos modos, hay poetas jóvenes que escriben cosas muy interesantes, que yo no habría podido lo que ellos hacen. Muchas veces me pregunto de dónde sacaron todo ese bagaje para escribir, que únicamente se adquiere con los años", se preguntó, antes de compartir su gusto por Hugo Mujica, su autor preferido, y un ejemplo que también empezó a escribir a su edad, "escribe una poesía filosófica cortita y dice tanto en esos versos que usa. Me parece uno de los referentes de la poesía argentina". 

El libro 
La editorial española Alvi Books fue la que tomó el primer trabajo de Andrés y lo puso en el mercado, aunque lejos de nuestro país. El libro salió a la venta el 28 de agosto en Amazon y se está vendiendo en España y Estados Unidos para el público latino. Tiene 80 páginas y 70 poemas.

"Cuando mis seguidores en las redes me empezaron a pedir libros, publicaciones, y yo no tenía nada, me empecé a preguntar cómo hacerlo. Hablando con gente de la literatura en general, me recomendaron buscar una posibilidad fuera del país, porque en Argentina los autores nóveles se encontraban con editoriales bastante celosas con ese tema. Entonces probé mandando esto a España y salió la posibilidad de publicar allá". 

Poco después, la noticia de que había sido aceptado alegró su vida y, finalmente, el libro vio la luz el pasado 28 de agosto. “Fue una noticia muy linda porque el escritor quiere verse en un libro, sobre todo, sabiendo que cuando una editorial decide publicar así, por algo será, y entonces también es una satisfacción para uno estar en esa pequeña lista privilegiados". 

No obstante, vender un libro hecho en Europa y su precio en euros dificulta las intenciones argentinas de hacerse de un ejemplar en papel, no así en el formato de ebook, "era algo que estaba previsto. Lamentablemente la situación económica de nuestro país nos deja un poco afuera del mercado internacional. Su precio no lo hace accesible y traerlo de Europa para venderlo acá tampoco es barato", comentó, antes de anticipar que también tiene listo el contenido de lo que será su segundo libro, en 2019. 


Andrés Lazcano García. “La poesìa no evoluciona, el que evoluciona es el poeta”


Contenido y redes 
Vincularse con gente de la literatura en las redes sociales le fue abriendo a Andrés el camino que se hacía escribiendo en grupos privados de internet y con gente de ese ámbito, como escritores y profesores de literatura, "me dio la posibilidad de ir aprendiendo de sus consejos y ganando experiencia en métrica y rima. Ahí fue donde gané esa musicalidad que te da la rima, pero que hoy ya no uso y considero una etapa cerrada". 

En materia de redes, Facebook es la más usada y ahora sumó Instagram, donde no se lee mucho, pero sirve para promocionar el libro. 

Cuando se refiere a las razones de por qué el título “Versiones del Naufragio”, Andrés apela a la característica más relevante de la poesía: la metáfora: "está relacionado con la actividad que tiene uno para escribir, donde para hacerlo, andás y buceas en las profundidades. El que naufraga es el que viene de una caída", dice antes de aplicar a la metáfora a su situación personal, "yo creo que en mi lesión hay algo de eso" y agregó, “la metáfora es lo más inherente a la poesía. Los escritores prácticamente vivimos en modo metáfora", subrayó en el cierre.