La Ciudad

Grupo Construyendo

Fortalezas contra la violencia

21|10|18 10:28 hs.

El grupo Construyendo de Tres Arroyos realiza una tarea interdisciplinaria en violencia de género. La atención del equipo es personalizada en acompañamiento psicológico, abordaje social de la problemática, asesoramiento legal, charlas y capacitaciones y talleres preventivos. Forman parte de su equipo, que funciona en Estrada 283, la doctora Graciela Mirmi, pediatra; Verónica Perticarari, abogada; Verónica Urbieta, Vanesa Paliavicini y Marcela Pascucci, psicólogas; Rocío Liébana, abogada; y Ketty Buldain, administrativa. 


Atienden en su sede a víctimas de violencia por semana y lo hacen los martes de 8 a 11, miércoles de 13 a 16 y jueves de 15 a 20. Además reciben consultas para turnos, urgencias y cualquier necesidad que surja de la población durante las 24 horas al 2983-15555583. 

Los martes y los miércoles la atención la brindan abogadas y psicólogas, los jueves hay psicólogas y médicas, día en el que también se hacen las admisiones que están a cargo de la doctora Mirmi. 

De todos modos, ante la urgencia, se admite y se atiende en el momento que se necesite, aunque sea fuera de los días establecidos. El equipo concreta viernes por medio reunión de equipo, que ajusta “minuto a minuto” y de manera constante, a través de los contactos que mantienen por Whatsapp.

Acercarse 
El equipo realiza una primera entrevista, que siempre que sea posible se lleva a cabo los jueves, aunque ante la necesidad lo hacen también en otros días, porque nunca se deja de atender a nadie. 

En general se solicita a las personas interesadas que llamen y pidan un turno para efectuar la entrevista inicial, en la que se toman todos los datos, se resuelve si la violencia que está sufriendo la víctima es acorde con la temática que trabaja Construyendo, si necesita la atención conjunta o sólo de abogado o psicólogo. 

Una vez que se realiza este contacto se la deriva a la profesional que corresponde. Si bien hay turnos y horarios establecidos, se respeta el de la persona que solicita la atención y se organiza para que pueda asistir en los tiempos convenientes para ella.   

Ejes de trabajo
Construyendo aborda casos de víctimas de violencia de género -hombres o mujeres- que sean adultos. El trabajo se realiza en red con Atreverse, que se ocupa de víctimas de violencia y abuso infantojuvenil, con la Fiscalía, con el Centro de Asistencia a la Víctima -que realiza un seguimiento muy importante- y también con la Comisaría de la Mujer, Casa de la Mujer, Juzgado de Familia, Servicio Local, con las salas de los barrios y sus trabajadores sociales. 

La atención de las víctimas es personalizada y privada, tampoco se obliga a hacer la denuncia o a tomar otras decisiones. Salvo que el equipo vea que hay un riesgo para la persona, se respetan sus tiempos. El abordaje siempre es individual y de permanente seguimiento. Hay tres ejes de trabajo: el abordaje individual, los talleres preventivos que se realizan en las salas, escuelas, o en cualquier lugar que se solicite; y las capacitaciones. 

Todos los martes hay talleres de costura, abiertos a la comunidad, sin importar edad y sexo. En este grupo pueden aprender a coser y a arreglar la ropa que necesiten. Hay muchos factores que influyen en la generación de violencia, pero el económico es uno de los más importantes, que no sólo lo es en cuanto a las dominaciones o discusiones o el conflicto de pareja, sino también ante la necesidad de tomar la decisión de dejar el hogar o comenzar una vida o actividad independiente.

“Antes teníamos otro sistema armado, mediante el que se podía contar con subsidios para comprar recursos para determinada actividad, como la adquisición de telas si cosían, o el pago de alquileres para aquellas personas que necesitaban dejar su hogar, o para alimentos. Hoy en día está todo cortado, o se da de manera muy excepcional, por eso el rol de la trabajadora social ha quedado estancado por no haber ayuda o para emprendimientos, o para resolver la cuestión habitacional. Si dependen económicamente del agresor, estas situaciones retrasan la toma de decisiones, y si bien se cuenta con el Refugio, es una solución temporal, no una salida plena”, explicó la doctora Perticarari. 

El equipo ayuda a fortalecer a las víctimas, acompaña para que se deje de naturalizar y se reconozca que hay algo que no está bien, pero lo hacen respetando los tiempos y las determinaciones de cada persona.  

Lo legal 
Generalmente, Construyendo inicia el trabajo con la víctima a través de las psicólogas y luego se la deriva a las asesoras legales. “No es fácil tomar decisiones legales que comienzan con una restricción de acercamiento, pero cuando hay chicos luego se trabaja sobre la cuota alimentaria, por eso también hay que insistir en este fortalecimiento. No hacemos patrocinio, sólo asesoramiento, mantenemos los contactos y el seguimiento de expedientes o realización de informes”, detalló Perticarari. 

“Las instituciones no estamos las 24 horas, por eso buscamos siempre fortalecer a la víctima y al grupo de contención que pueda tener, ante situaciones extremas contar con alguien que ayude, para que no siga instalado el ‘no te metas’”, explicó. 

No hay clases sociales para sufrir o ser víctima de violencia, sólo grupos que se acercan más fácilmente a Construyendo porque forman parte de realidades más intervenidas por otras instituciones. La violencia física, psicológica, económica está en todas partes. 

También se acercan familiares o amigos que solicitan asesoramiento para poder ayudar a quienes están en peligro. En Construyendo, señalaron que “hay casos en los que no se logró intervenir a tiempo y otros en los que las instituciones no nos enteramos. A pesar de estar todas trabajando en red, siguen en la sociedad y no se conocen”. 

Finalmente, subrayaron: “Pedimos a los familiares, amigos, vecinos que se acerquen a las instituciones que los vamos a ayudar a contener también a las víctimas o los asesoraremos para saber cómo actuar, porque cada abordaje es singular”. 

 Grupo de apoyo 
Construyendo cuenta con un grupo de apoyo que “tiene muy buena onda y empuje”, se hace cargo de los eventos más grandes para colaborar constantemente en todo con la labor del mismo. Para solventar los gastos, el grupo de apoyo organiza eventos sociales, la cena baile anual, la carrera anual, venta de pastas y postres. 

Además cuentan con un bono cuya venta circula por la ciudad a través de personas autorizadas para ello, como Matilde Barraza y su empresa, es una contribución por $100 que cuenta con premios por $15.000. 

Entretelas
El grupo Entretelas realiza con materiales donados una manta artesanal y un pie de cama en telar. Es un espacio abierto a todos los que quieran aprender a hacer arreglos o confeccionar prendas, libre y gratuito. Funciona en Estrada 283 o los interesados pueden llamar también al 15458820. 

“Todas las personas que quieran participar de alguna de las actividades que propone Construyendo son bienvenidas. Agradecemos los aportes recibidos porque todo vale e invitamos a los que deseen sumarse a colaborar, porque entre todos será posible continuar trabajando en la lucha contra la violencia”, le dijo Ketty Buldain a este diario.