116 años junto a cada tresarroyense

ST 13. 1°
Lluvia ligera

La Ciudad

Instituto de Hidrología de Llanuras de Azul

Avances en los estudios de inundaciones

21|10|18 11:03 hs.

El Instituto de Hidrología de Llanuras de Azul logró realizar nuevos estudios de inundaciones que pueden ser aplicados para orientar el desarrollo urbano y atenuar las consecuencias del avance del agua, mediante la puesta en práctica de sistemas de alerta. 


Fueron presentados en el Congreso Latinoamericano de Hidráulica por Guillermo Collazos, doctor en Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente, e Ignacio Villanueva, un experto español en modelación numérica. El Congreso se llevó a cabo entre el 18 y el 21 de septiembre en la ciudad de Buenos Aires. “Surgió porque yo estuve viviendo en España y coincidimos en un trabajo”, recordó Collazos. 

Desde hace cinco años se desempeña en el Instituto de Hidrología de Llanuras de Azul, en el área de hidrología superficial y gestión integral de recursos hídricos. Se contactó con Villanueva y lo invitó a venir al país para profundizar la investigación en estos temas; “amablemente se prestó a capacitarnos. Todos los programas que nos enseña a usar son libres, lo cual para un país como el nuestro, de escasos recursos, es importante”, destacó.


Instituto de Hidrología de Llanuras de Azul


Un aspecto novedoso es la utilización de un modelo bidimensional, que simula el movimiento del agua con mucha mayor precisión. Para poder concretar este trabajo necesitaron mediciones y datos. En este sentido, fue clave contar con información de mucho tiempo sobre la cuenca del Azul que el Instituto viene obteniendo en forma sistemática.

“Se hicieron mediciones del terreno –explicó-. Hacía falta ver bien la forma del cauce del arroyo, los caudales durante un episodio, la rugosidad de la superficie, una serie de indicadores para alimentar el modelo. Los enviamos a Zaragoza, Ignacio (Villanueva) hizo los cálculos, volvieron, hubo una interacción hasta llegar al trabajo que presentamos en Buenos Aires. Quedó aceptablemente bien”. 

Utilizaron este modelo para reproducir un caso real: las inundaciones que se registraron en Azul en mayo de 2012. Los resultados se expusieron también en un encuentro que contó con la participación de autoridades del mencionado distrito. “Los funcionarios de planeamiento urbano nos pidieron los estudios”, comentó Collazos.

Para la capacitación, se organizaron cursos y “los alumnos se engancharon mucho, porque no es lo mismo que un caso que viene empaquetado desde Australia. Les contamos todo el proceso de toma de datos y ajustes. Vinieron seis personas de Tucumán, no encontraban otro lugar en Argentina donde ofrecieran estos cursos; vino gente de Viedma, de la ciudad de Buenos Aires, Bahía Blanca”.

Reiteró que al tratarse de un software gratuito y de acceso libre, “son herramientas que están disponibles si uno tiene el tiempo y la capacidad para aprender a usarlas, ejercitarse”.

Alcances
Ignacio Villanueva señaló que “lo que hemos hecho con el episodio de mayo de 2012 fue calibrarlo. Esta tecnología, mediante la cual uno ensaya en el ordenador con datos del mundo real, durante todo el siglo XXI se va a aplicar en diversos campos. Por eso hay mucha gente joven con ganas de aprender”. 

La finalidad es también “que pueda ser un modelo predictivo. Deriva además en los sistemas de alerta en tiempo real. Tienes que recoger datos, en este caso las precipitaciones, los niveles, e introducirlos como condiciones de contorno al modelo. Es una tecnología que se aplica mucho en medio ambiente, sobre los cursos de agua, pero también se puede hacer con gases o cualquier tipo de fluidos”. 

En este sentido, subrayó que “hay como dos salidas. Una es la educativa-formativa para la gente joven. La otra de catalizador, para que la sociedad se entere de esta capacidad predictiva”.

Los logros son consecuencia de una amplia tarea científica. “Hay muchas tesis doctorales para elaborar estos códigos –afirmó-. Es difícil seguir matemáticamente la dinámica del avance del agua sobre un terreno seco. Este desafío se resolvió en los años 90, pero ahora con esos ordenadores tan potentes lo podemos ejecutar en una PC de sobremesa en cuatro o cinco horas”. 

Como parte de su actividad profesional, desde 1994 preparó tesis matemáticas y fue convocado en el ámbito universitario, en consultorías y también desde otros países.   


Una de las muchas imágenes que forman parte del trabajo, que tomó el caso de las inundaciones que ocurrieron en mayo de 2012 en Azul


Pruebas 
Ante proyectos de urbanización, con estos nuevos estudios hay en Azul posibilidad de contar con conocimientos valiosos. Collazos mencionó como ejemplo que “si el sector izquierdo de la ciudad tiene mayor densidad poblacional, se va a inundar más. Lo podés cuantificar, saber el posible nivel del agua. Hacen las casas elevadas o no se puede construir ahí. Sirve para ordenar el desarrollo, guiarlo, y hacer una especie de alerta o soporte a Defensa Civil en un momento de emergencia”. 

Calificó a estos elementos como “imprescindibles” y argumentó: “Cuando no se han hecho bien los deberes previamente, la ocupación anárquica del territorio lleva a que cuando hay una catástrofe, todos se agarren la cabeza, y digan ahora que hacemos. Lo ideal es prevenir y planificar”. 

En el cierre de la entrevista, puso de manifiesto que “son avances que nos interesa destacar porque el Instituto de Hidrología es financiado por la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia; por la Universidad del Centro; y Conicet. Los que somos investigadores a veces nos quedamos muy encerrados en nuestras oficinas. Si bien hay muchos problemas por atacar, se hacen cosas y se están dando pasos positivos”. 

Animación
“El modelo hidrodinámico bidimensional de inundación urbana de la ciudad de Azul” permite mediante una animación apreciar “a medida que va subiendo el caudal del arroyo en mayo de 2012, como va entrando el agua en las calles”. 

Guillermo Collazos indicó, sobre las características del trabajo científico, que “cuanto más azul, es más profundo el nivel del agua. Se puede predecir en forma bastante aproximada, en cada calle que altura y que velocidad de agua va a haber para determinado caudal que viene por el arroyo. La combinación de altura y de velocidad es la peligrosidad de arrastre para las personas, un dato muy importante para evitar riesgos”.