La Región

Orense

Los que hicieron que todo suceda en el Jardín de Infantes 904

22|10|18 17:22 hs.

La directora del Jardín de Infantes 904 de Orense, Nancy Gundesen, resumió en una frase el espíritu del establecimiento educativo. “Algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con que pasará, otras hacen que suceda”. 


De este modo se refirió al comienzo de la historia del Jardín 904 en la que un grupo de personas que tenía sueños y proyectos apostaron a concretar su anhelo. “Comenzamos a funcionar un 30 de agosto de 1968 en un ala de la Escuela N° 17, cedido por la Dirección de Educación Primaria a la Rama Inicial. 

En octubre de 1994, el Jardín obtuvo el terreno para la construcción de su propio edificio. Luego de arduas gestiones, en septiembre de 1996 salió a licitación pública la construcción del edificio. En 1997 comenzó la construcción de la institución y el 15 de julio del mismo año empezó a funcionar el Jardín en su casa”, reseñó la directora. 

Asimismo, manifestó que “ya han pasado 50 largos y hermosos años donde directivos, docentes, auxiliares, alumnos, familias y cooperadores hicieron que el Jardín creciera llenándolo de vida, sonrisas de niños, juegos, música y alegría”. 


Tres generaciones. Un momento muy emotivo se vivió cuando se reconoció a María Angélica Milito, su hija Ana y sus nietas Ingrid y Carolina. Las cuatro pasaron por el Nivel Inicial del Jardín


Durante los actos por el aniversario, Nancy Gundesen dijo: “Desde su creación en 1968, diría que hay cuestiones fundantes que siguen manteniéndose intactas: el Jardín sigue siendo un lugar convocante para las familias y sus niños, funcionando de verdadera red de relaciones sociales, como lo fue en sus comienzos la escuela pública; y pensando en el Jardín como espacio educativo, sigue siendo un lugar con una mirada integral de los niños, ofreciendo siempre numerosas y diversas propuestas creativas e innovadoras”.

Los festejos 
El Jardín cumplió 50 años y generó en la comunidad orensana alegría y emoción, además de miles de recuerdos y anécdotas. Muchos de estos sentimientos los vivieron en un sector especialmente diseñado en el Jardín como “El living de los recuerdos”. 

Allí, los visitantes pudieron observar un banner gigante con las fotos de los 50 grupos de egresados que pasaron por la institución y el álbum de fotos organizado por años. Muchas de estas imágenes eran inéditas para todos, ya que corresponden a actividades realizadas en el Jardín.


El living de los recuerdos, un espacio pensado para refrescar viejos momentos


“Fue maravilloso descubrir a alumnos, docentes y que se descubrían allí”, expresó Nancy. Este año se llevaron a cabo diversas actividades para celebrar tan importante acontecimiento. 

Entre ellas, la elaboración de murales, garitas intervenidas y muestra de ciencia en la que se investigó sobre diferentes contextos del Jardín de ayer y de hoy. Además se concretaron capacitaciones y recreaciones. También se entregaron reconocimientos a personal docente y auxiliar actual y jubilado. 

A su vez, se otorgó una mención especial a Ana María Aguirregabiría, quien estuvo al frente de la institución y ha sido -y sigue siendo- una guía para la entidad. La Cooperadora actual ofreció recordatorios a aquellos ex miembros que desde sus inicios dejaron un legado de trabajo incansable por laiInstitución. 

También se vivió un momento muy emotivo cuando se reconoció a María Angélica Milito, su hija Ana y sus nietas Ingrid y Carolina que realizaron toda su trayectoria de Nivel Inicial en este Jardín. Tres generaciones que pasaron por la institución. Los egresados 2018 entregaron presentes a los primeros egresados del Jardín 904. 

“Ya han pasado 50 largos y hermosos años donde directivos, docentes, auxiliares, alumnos, familias y cooperadores hicieron que el Jardín creciera llenándolo de vida”


Todo el festejo estuvo acompañado por la Banda Municipal de Necochea, que de manera impecable, tanto en la parte protocolar, como luego al momento del lunch, deleitó a los presentes con su música. Todo se vivió en un clima alegre y divertido, con espectáculos para la familia a cargo de Marbelita; y más tarde con el acompañamiento de Holocausto para cerrar la noche 

La directora Nancy concluyó su discurso por el aniversario expresando: “Como dice el libro de Roberto Fulghum, lo verdaderamente importante lo aprendí en el Jardín. Por eso, miren, descubran, recuerden, charlen, abracen. ¡Disfruten! El 904 está de fiesta, ¡Qué bueno que estén acá para festejarlo!”, le dijo a los presentes que se acercaron para compartir esta celebración de los primeros 50 años.