Sociales

Candela Mohr presentó su libro en La Estación

La voz de los sin voz

27|10|18 12:27 hs.

Mucha gente. El lugar se vio colmado de personas que querían ver, conocer, y escuchar la palabra de Candela Mohr, su experiencia de vida con las mascotas abandonadas, su postura solidaria, que quedó muy en claro, tendrá a lo largo de la vida de esta joven estudiante de derecho, continuidad. En la sala de teatro de Ituzaingó al 300, curiosamente un espacio también rescatado del olvido y el abandono, Candela Mohr comenzó a contar, en forma sencilla y clara, su labor como rescatista de perros y gatos que habían sufrido el maltrato y el abandono. 


Habló del “Diario de una rescatista”, su libro, en el que se compilan muchas de esas experiencias de vida que iniciara cuando aún no había cumplido sus 14 años. Aportó también la autora en su obra una serie de consejos útiles para quienes desean pasar a la acción y ayudar. “Salvar a un animal para que otra persona lo adopte, es algo que puede cambiarte la vida. El amor que las mascotas son capaces de dar vale cualquier esfuerzo", dice, repite e insiste Candela, a manera de resumen de la actividad que ha desarrollado hasta el presente con los animales. Cuando ella tenía 14 años trascendió en las redes sociales que había rescatado a una perrita que tenía un problema especial para andar. 


Ana Julia Fernández Pérez, integrante del staff de LA VOZ DEL PUEBLO, rememora el reportaje que le hiciera a Candela y que difundiera en la página web del matutino: la rescatista tenía 14 años


Ana Julia Fernández Pérez era encargada de la página y las redes de LA VOZ DEL PUEBLO y llegó un día con una notificación: “Conozco a la chica; fue alumna mía en Geografía, en segundo año de la Escuela N° 1”, anunció. “Me contacté para que me ampliara la historia”, completó. Así, le hizo una nota que oportunamente integró la edición digital del matutino. “La di a conocer porque es necesario difundir las buenas noticias”, precisó Fernández Pérez, al hablar en el acto de anoche, especialmente invitada por Candela, a partir de aquel primer contacto de años atrás. “Cuando uno habla peyorativamente de los adolescentes se olvida de que muchos chicos anónimos trabajan solidariamente”, precisó la docente ante el auditorio, al considerar que la actitud de Candela aparecía a todas luces como “un faro de esperanza, porque mostraba otra faceta de los adolescentes. Y por otro lado –continuó-, en esas generalizaciones también se hablaba de las redes sociales, pero sin embargo son las redes sociales las que permiten la difusión de estos gestos”, completó.



“Quién dijo que todo está perdido”, se titulaba la nota que durante dos días fue la más leída en la página web del diario y por ello llegó al papel en 2014, rememoró.

Y anoche, con un power point Candela habló de las historias que eligió para el libro, y llegó de tal forma a de un gato que no tuvo final feliz. En ese punto se emocionó, al igual que todos los presentes. El animalito tenía una enfermedad incurable y había sido muy maltratado pero Candela se sentía bien por haberle dado cuatro meses de buena vida…. Candela siente que es la voz de los sin voz. 



Contó que para su propia sorpresa la noticia de su labor llegó un día hasta TN, lo que generó que la entrevistara la modelo Jujuy, quien le hizo un reportaje en Tres Arroyos. Y también habló de cómo le ofrecieron hacer el libro, y afirmó que si bien actualmente estudia abogacía en Bahía Blanca continúa con esa solidaria actividad, convencida de que será rescatista durante toda su vida. 

Fotos Rosana Greco y Horacio Arbasetti


En un lunch que a manera de cierre de las actividades de la víspera había realizado por su familia, se destacaba la simpática presencia de muffins con caritas de gatitos y perritos y huesitos con los nombres de los animales qu ella rescató. También estaban los ejemplares del libro para la venta, que en muchos casos firmó y que contaban con un señalador, también de diseño, con la carita de una mascota… Puede que hagan hacen falta más voces como la de Candela Mohr…