La Ciudad

Consul español en la demarcación Bahía Blanca

"Cada uno trajo un trocito a esta parte del mundo"

28|10|18 11:39 hs.

Luego de los actos protocolares por los 130 años de la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Tres Arroyos, La Voz del Pueblo dialogó con Diego Santiago Rivero, cónsul general de España de la Demarcación Bahía Blanca y Sur argentino.


Es joven, ya que cuenta con sólo 34 años: Llegó a nuestro país proveniente de Bruselas, su destino anterior. Dijo que la edad es una característica que comparte con otros diplomáticos españoles.

“Nos iniciamos en esto de muy jóvenes. La mayoría de los diplomáticos españoles en la actualidad lo son. Es como que te preparas para un servicio público vital y que te acompañará toda la vida. Estar en un lugar así, es la prueba de que como elección de vida esta es la opción", afirmó.

Aprendizaje 
La relación con nuestro país y esta zona "es desde hace dos meses y días, llegué el 6 de agosto. Vengo de Bruselas, era mi lugar anterior y los destinos son estables, de aproximadamente 3 a 4 años. En estos dos meses estoy en período de aprendizaje, conociendo el sitio. Yo estudié bastante, si bien mi tarea era la vinculación con América Latina. Pero uno llega con lo necesario, sabe cuál es la ciudad de su Demarcación, las colectividades españolas”. 

En este contexto, manifestó que “ahora llega el período de que ya instalado veo las necesidades, debo empezar con la parte creativa. Mi venida a Tres arroyos, el conocer las colectividades, me sirve para saber lo que puedo aportar desde mi proyecto".

Las raíces 
Hizo referencia a la situación de los inmigrantes o de descendientes de españoles en Argentina. Obtener la nacionalidad española es volver a las raíces. “Sigue siendo el proyecto más importante. Tenemos una colectividad muy numerosa. Argentina es muy peculiar en esto, es la mayor colectividad de españoles en el mundo. Esto lo sabía, me lo habían dicho pero lo empiezo a descubrir, es una presencia muy fuerte y viva en la población local”. 

En este sentido, puntualizó: “Hay sociedades españolas de muy diferente cuño, algunas más recientes y otras de mucho tiempo, como la de Tres Arroyos que es una de las más antiguas de la demarcación, y todas ellas siempre están muy comprometidas para que siga habiendo clases de baile españoles, que la gente continúe viéndolo como un lugar de participación. Lo vemos igualmente en la labor consular administrativa”.

Diego Santiago Rivero expresó que “la demanda de ciudadanía se mantiene presente, se sigue gestionando. Tuvimos una ley de memoria histórica aprobada en 2007 que llevó a unos cambios legales que también hicieron que aumentara la demanda. Esto de la vinculación por la parte social, mantener viva nuestra presencia y la de otras colectividades, en Tres Arroyos se ve aún más. En muchos lugares se fundó la ciudad y poco después las sociedades españolas. El portar las tradiciones y mantenerlas a través del tiempo justifica y de sobra nuestra presencia acá”.


El cónsul Diego Santiago Rivero junto a Carlos Cantisano


Apoyo 
En su análisis, le otorgó relevancia a la posibilidad de “ motivar, apoyar, buscarle soluciones a las diferentes problemáticas de los inmigrantes o ciudadanos españoles en la demarcación". En cuanto a las normativas para establecer o gestionar la ciudadanía española, dijo que "se basan en el Código Civil de 1889, que ha sufrido modificaciones a lo largo del tiempo. Establece quien es ciudadano español y cómo se gestiona la tramitación de la nacionalidad".

Marcas que perduran 
La presencia de la comunidad hispana en ciudades como Tres Arroyos a través de instituciones como la Sociedad Española y su Clínica Hispano Argentina, el Club Español, las fiestas tradicionales como la Feria de Abril o la Fiesta de la Virgen del Pilar, son manifestaciones de España "que marcan la presencia de inmigrantes de diferentes regiones. Y como mantuvieron cada uno aportando a la colectividad española las costumbres de allá”. 

Señaló que “por ejemplo, en esta parte de Argentina hay una figura de los maragatos. En la ciudad de Carmen de Patagones se establecieron una mayoría de inmigrantes de Castilla y León que se denominaban así y eso está presente en esta zona de la provincia”.

Con énfasis, destacó finalmente que “mantener las tradiciones en conjunto es bellísimo, ver un baile gallego, bailar flamenco, recitar un poeta de Castilla-León, otras personas se dedican a producir sidra con la receta que trajeron de Asturias, el aceite de oliva, con lo cual cada uno trajo un trocito a esta parte del mundo y eso es muy bonito”.