Deportes

Darío Godoy, delantero de ACDC

ACDC, con dolor pero con vida

30|10|18 11:15 hs.

Con la impotencia y el dolor de saber que no alcanzó con poner todo para ganarle a Garmense y creyendo que la Liguilla ya no era posible para la ACDC, Darío Godoy aceptó la propuesta y dialogó con LA VOZ DEL PUEBLO pese a tal frustración. 


Extenuado después del gran desgaste realizado en el 1 a 1, el delantero de los Cristianos reconoció que “se sabía que iba a ser un partido trabado, que iba a ser muy peleado y quien fuese más efectivo se iba a quedar con el partido. Una lástima (no haber podido mantener la ventaja parcial) porque no nos habían llegado mucho; pero ya está, empatamos”… dijo con voz entrecortada por el saber que ya no podrán. 

ACDC había aprovechado la primera situación que se le había presentado para ponerse en ventaja; después fueron un poco más claros y ordenados hasta el empate. “Ese gol nos mató psicológicamente, no supimos entender el partido; después fue todo muy trabado y nos ganó la presión de saber que si no ganábamos nos quedábamos afuera de la Liguilla” reconoció, aunque los resultados de la fecha le dieron una vida más a la ACDC. 

Pese a ser su cancha, es difícil jugar en el campo de la ACDC un partido donde se presiona y se corre tanto. “El torneo de Segunda en sí es más trabado, más de meter, difícil. Los chicos llegan con 16-17 años y se corren todo, ya no es fácil tocar, jugar, pensar”, destacó el delantero. 

No obstante, su equipo nunca se resignó, siempre fue a buscar, intento por las vías posibles, el arquero rival Fernández tuvo un par de atajadas interesante, algún tiro en el palo le negaron el gol. “Sabíamos que teníamos dos finales, esta y la de Alumni; nos habíamos propuesto ganar hoy para ir a una definición ante los orensanos. Pero lamentablemente no pudimos” acotó, aún si descifrar que si el domingo le ganan al Rojo, Central pierde y Cascallares es campeón del Clausura, la Liguilla será una realidad para su equipo.

El dolor se posó en su persona pero la dignidad deportiva fue más fuerte. “Nos habíamos juramentado que si no se nos daba teníamos que dejar todo para poder salir con la cabeza en alto. No ganamos pero nos vamos tranquilos porque dejamos todo; quiero mandarle un saludo a mis compañeros, armamos un gran grupo, la luchamos, metimos, nos sobrepusimos a muchas cosas malas y tratamos de salir adelante entregando todo lo que teníamos”, dijo con orgullo Godoy, un líder en esa faceta.