116 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 5°
Despejado

Policiales

Secuelas

Sumario en Asuntos Internos por la denuncia de la mujer policía

31|10|18 09:55 hs.

La oficial inspector Paola Mauro denunció a su jefe, el subcomisario Martín Barragán, porque le pidió a cambio de un favor que comprara un whisky -según consta en los mensajes de Whatsapp entregados a LA VOZ DEL PUEBLO por la mujer- y por hostigamiento laboral, algo que ocurrió, supuestamente, después de que la policía se negara. 


Ante la consulta de este diario, fuentes oficiales de la Agencia General de Asuntos Internos informaron que se inició un sumario en esa institución, que tiene el número ISA 1050-42413/1018 y tramita en la Auditoría N° 4. 

Asimismo, manifestaron que el acto administrativo se abrió con la nota periodística publicada este último domingo en LA VOZ DEL PUEBLO, en la que Paola Mauro reveló detalles de los hechos que presentó en la Fiscalía y con la copia de la denuncia que -según un conste que figura en el sumario- el director de la AGAI, Guillermo Berra, incorporó al sumario.

Sin comunicación 
Las fuentes de la AGAI también confirmaron que no hubo comunicación de la Departamental de Tres Arroyos ni tampoco de la UFI N° 6 a cargo del doctor José Bianconi, por lo que el sumario se inició desde el organismo provincial. La oficial inspector Paola Mauro ya fue notificada del sumario iniciado en Asuntos Internos y, según informó la denunciante a este diario, también ratificó sus dichos ante una asesora de la Auditoría.

El sumario se abrió para investigar la denuncia formulada por Mauro y por el supuesto hostigamiento al que fue sometida la oficial inspector, algo desestimado por la Fiscalía que dirige Bianconi. Además, se investiga a la Departamental por no comunicar la situación mencionada por la mujer policía. 

Desde la AGAI explicaron que “cuando un policía genera una denuncia que directamente presenta en la UFI, ésta o los juzgados, por la Ley de la Creación de la Auditoría, tienen la obligación de comunicar esos hechos o notificarlos para que esté al tanto la AGAI“. 

Sin embargo, esto no lo hizo la UFI y “por esa misma razón desestimó la denuncia“. En relación a la similar conducta adoptada por la Jefatura Departamental de Tres Arroyos desde la Auditoría General explicaron que “seguramente consideraron que era una falta menor -algo que no siempre tiene igual consideración en AGAI- pero ante el tenor de la situación, se decidió armar el sumario”, finalizó la fuente consultada.  

El caso 
Una policía que hasta agosto cumplió funciones en Claromecó como jefe de turno, a cargo también de los sumarios administrativos, denunció en la Fiscalía a su superior por intentar obligarla a comprar una botella de whisky a miembros de la Jefatura Departamental que le habrían facilitado un trámite. 

Se trata de la oficial inspector Paula Mauro, quien en la actualidad se encuentra de licencia, tras haber denunciado a su jefe, el oficial Martín Barragán, por obligarla a pagar con dinero de su bolsillo el supuesto compromiso de una botella de whisky a cambio de la postergación de una sanción administrativa sobre un efectivo que, en caso de cumplir su castigo, dejaba a San Francisco de Bellocq sin personal de seguridad. 

El caso fue denunciado en julio por la mujer policía ante el fiscal José Bianconi, quien la desestimó por considerar que no estaba configurado ningún delito en la acusación, aunque la mujer se queja porque asegura que no fueron investigados los teléfonos de los que supuestamente fueron emitidos mensajes que constituyen un caso de hostigamiento laboral, y ahora aguarda una determinación de la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

Tal como se lo explicó la propia oficial Mauro a LA VOZ DEL PUEBLO, en ese mismo mes ingresó en su órbita una sanción del Ministerio de Seguridad para un oficial de policía que, según se indicaba, debía cumplirse en forma inmediata. El efectivo, en ese momento, cubría las vacaciones del encargado del destacamento de San Francisco de Bellocq. 

La presencia de este sumario obligaba a cubrir nuevamente el cargo que el efectivo estaba supliendo en ese lugar o solicitar por nota a la Departamental una prórroga para la elevación de la sanción una vez finalizada la suplencia en el destacamento de Bellocq. 

Ante esta situación la oficial inspector Mauro notificó a su jefe, el subcomisario Martín Barragán -a cargo de la Comisaría de Claromecó- que había que cumplir con la sanción emanada del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. 

Fue cuando él dijo: “Vamos a ver, lo voy a consultar”. Más tarde Barragán le informó a Mauro que había solucionado el tema telefónicamente con el secretario de la Departamental -Walter Fernández-. “Cuando elevamos el sumario, el jefe me dijo que le habían avisado desde la Departamental que el sumario había ido solo”, entonces preguntó: “¿Con qué tenía que ir?” y es ahí que Barragán agregó, “había que comprar un whisky”, el cual debía pagarlo ella. 

La demanda de ese presente a cambio de un favor detonó en un intercambio de mensajes y conversaciones entre la oficial inspector Mauro y su jefe. Toda la prueba escrita consta en la denuncia realizada en Fiscalía N° 6 a cargo del doctor José Bianconi que fue en lo que culminó la situación descripta.