La Ciudad

Comisión de Turismo

Hay acuerdo con food trucks, no con venta ambulante y las excepciones

31|10|18 10:00 hs.

La comisión de Turismo resolvió ayer aprobar en la sesión de mañana del Concejo Deliberante la ordenanza que regula la actividad de los food trucks en Claromecó. De esta manera se suma a la aprobación por el llamado a licitación por el mismo servicio que obtuvo el visto bueno en la última sesión legislativa. 


De todas maneras quedaron abiertos dos temas. Por un lado la venta ambulante, después que ayer no alcanzaran a resolver sobre qué sector se habilitará la actividad comercial que viene funcionando sin estar regulada. 

Pero también resta que se acuerde qué hacer con dos casos que desde el vecinalismo plantearon como una excepción –por el pochoclero y el “‘camioncito” que vende gaseosas y helados- que en principio es resistida por el resto de las fuerzas.

“Reducir el conflicto” 
Si bien con algunas modificaciones será aprobado el proyecto original que pondrá en regla la actividad de los food trucks en las playas y el Vivero claromequense, las mayores discusiones -en el encuentro de ayer- se la llevaron los temas restantes. 

El vecinalismo sugirió generar “un huequito” en las normas para permitirles a dos prestadores de servicios sostener su actividad a partir de trabajar con un “monoproducto”.


La discusión osciló permanentemente, sin que haya acuerdo, sobre los márgenes a tener en cuenta para que los vendedores ambulantes trabajen sin invadir a las concesiones de los paradores. En este tironeo, el concejal Martín Garrido de Unidad Ciudadana/PJ, planteó “reducir al mínimo el conflicto” que pueda darse entre vendedores ambulantes y concesionarios. 

Pero no dejaron de anteponerse las opiniones entre quienes propusieron que la venta ambulante se haga a cinco metros de la lengua del agua, y los que llegaron indicar que la medida debiera tomarse desde una determinada cercanía respecto a las carpas de los balnearios.   

“Excepciones” 
La falta de acuerdo generó que el presidente de la comisión de Turismo, el vecinalista Santiago Orfanó, ensaye una propuesta que posteriormente deberán revisar los bloques restantes. El mismo concejal del oficialismo local propuso luego considerar dos excepciones a las ordenanzas discutidas, refiriéndose al reconocido pochoclero que vende su producto en un arenero, sobre la playa, y a un comerciante que en otro vehículo vende helados y gaseosas. 

Según explicó Orfanó, el secretario del Concejo Deliberante y presidente del Movimiento Vecinal, Pablo Abraham, sugirió generar “un huequito” en las normas para permitirles a los prestadores de servicios sostener su actividad a partir de trabajar con un monoproducto.  

“Legislar para todos” 
“Hay una postura de crear la ordenanza con alguna excepción, y otros que por ahí decimos que hay que hacer una ordenanza. Por más que lleven años funcionando, sin una licitación pertinente, se tienen que adecuar a la norma. Sino empezamos a hacer excepciones y van a venir otros a preguntar por qué unos sí y otros no”, planteó el concejal de Cambiemos Roberto Fabiano en declaraciones a LA VOZ DEL PUEBLO. 

“Si todos los vendedores ambulantes van a andar con un vehículo, podrías tener 20 circulando por la playa y vendiendo. Hay que legislar para todos, no para Juan o para Pedro”, concluyó Fabiano


Explicó al respecto que “el vecinalismo proponía generar un esquema de excepción para esos casos pero en la charla surgió que el camioncito tendría que adaptarse a food trucks y quedarse fijo”. Pero contó que en el caso del pochoclero “es más complicado porque recorre todo el tiempo. Nos genera la duda si es legal habilitar formalmente la circulación de vehículos por la playa, es un área donde no deberían circular”, apuntó. 

Dijo en este sentido que “una cosa es que circulen por una cuestión tradicional o de costumbre –como pasa- y otra que vos dispongas que lo hagan en un lugar como la playa que no es un lugar habilitado, y donde no hay cobertura de seguros”. 

En tanto, Fabiano, en el caso del pochoclero opinó que puede ser habilitado “como vendedor ambulante -en el concepto general- y dejar su vehículo quieto. Elaborar el pochoclo en el vehículo y después caminar y vender a modo ambulante como el resto”. 

Es por eso que consideró que para evitar las excepciones planteadas por el oficialismo “podría eventualmente bajar y reunir las condiciones de ambulante, pero no en el vehículo. Porque si todos los vendedores ambulantes van a andar con un vehículo, podrías tener 20 circulando por la playa y vendiendo. Hay que legislar para todos, no para Juan o para Pedro”, concluyó.