La Ciudad

La pochoclera, sobre la venta ambulante

“Así como piensan la ordenanza yo no podría trabajar más”

01|11|18 10:02 hs.

Claudia Chanquía más conocida como “la pochoclera” habló con LA VOZ DEL PUEBLO sobre el proyecto de ordenanza que pretende regular la venta ambulante en las playas del distrito. La mujer le dijo a LA VOZ DEL PUEBLO que nadie se comunicó con ella para hablar del tema. “Nadie me llamó, si lo hubieran hecho les diría que así como quieren decretar la ordenanza yo no podría trabajar más”. 


Ante la posibilidad de la sanción de una ordenanza que le impida transitar por la playa vendiendo pochoclos o garrapiñadas afirmó: “Es mi fuente de trabajo. Gracias a Claromecó y al turismo alimenté a mis hijas, me sacan la fuente de trabajo y ¿qué hago? No podría sobrevivir, y más en este año que estamos desesperados para que empiece la temporada”. 

Claudia le contó a este diario que se enteró de la novedad escuchando la RCC (97,9). “Como me nombraron empecé a prestar atención de lo que pasaba, me desayuné esta mañana de lo que estaba sucediendo”, afirmó.


Claudia Chandía, la pochoclera de Claromecó


Fuera de tiempo
La mujer también se refirió a la falta de previsión a la que anteriormente hiciera mención el director del Ente Descentralizado, Carlos Ávila, en declaraciones públicas. “Si esto hubiera sido en junio o al final de la temporada anterior, si se hubiera planteado, aunque lo mío fuera imposible, ya lo tendríamos hablado”. 

En este sentido agregó “cuando empecé a trabajar en Dunamar no había nadie, la única vendedora ambulante era yo. Hoy el balneario se desbordó y es perfecto, se incrementó la venta ambulante de todo pero yo no compito con nadie del pueblo, porque nadie más vende pochoclos”. 

La “pochoclera” insistió con que “son tiempos muy finitos y se está tratando a las apuradas, no hay tiempo, la gente ya está empezando a venir. Estamos sobre el límite para poder organizar algo tan de apurada”, criticó. Consideró además que la venta ambulante debería solucionarse, pensando en la gente que mantiene todo el año su comercio y paga todo el año.  

Trayectoria en la playa
Claudia destacó que llegó de Rosario hace más de 26 años y que siempre se dedicó a vender su producto en la playa con el “buggy”, por lo que dijo que “le resultaba insólita la medida y las declaraciones de los concejales porque desde el año 1992 trabaja con el mismo sistema”.

Consultada por este diario manifestó que no fue a ver al delegado Carlos Ávila, “no quiero molestarlo con esto, pero si sigue la idea le tendré que plantear que de otra manera no puedo trabajar por lo que peligra la fuente de ingreso de mi familia”. 


El vecinalismo propuso que su caso puede exceptuarse. Desde la oposición se sugirió “legislar para todos”


La propuesta de Fabiano 
La mujer expresó que “en mi caso es ilógico lo que me piden -preparar los pochoclos en un punto fijo y salir a venderlos caminando- porque tengo que fabricar mi producto en la playa, tiene que estar limpio, sin arena, sin estar manoseado. La gente me conoce hace 26 años y ven cómo lo hago, incluso hace dos años implementé productos para celíacos”. 

Claudia se preguntó cómo podían llegar a solucionar el problema y con respecto a las declaraciones de Fabiano dijo que en su caso “es inviable”. El uso del vehículo en la playa –algo que en teoría no está permitido aunque existe la tradición de hacerlo- es parte de la venta ambulante que realiza Claudia. 

“En 26 años nunca tuvimos accidentes, hay que tener muchísima precaución. Cuando trabajo voy parando y teniendo la máxima precaución y nunca tuve ningún problema”. En cuanto a la posibilidad de participar en una licitación explicó que “bajo ningún punto de vista se me ocurriría licitar el servicio”. 

Mercado persa 
Planteó también que “es una lástima que a la gente de Claromecó no se le dé la posibilidad de tener ventajas. Que comercios locales puedan bajar a vender sus productos a la playa, no ser tan desleal con la gente que paga impuestos todo el año –vengan, o no, turistas- que permanecen abiertos y que en el momento en el que se puede hacer diferencia no se logre”. 

En el cierre, definió a la temporada anterior en la playa como “un mercado persa, este año hasta ropa interior vendían, sin embargo el pochoclo sólo se vende en la playa, no compito con ningún comercio de la planta urbana de Claromecó”, expresó.