La Ciudad

Masiva marcha

Con críticas a la empresa, empleados de la ex Laso pidieron por su fuente laboral

01|11|18 10:16 hs.

Seguramente fueron lágrimas de angustia contenida. Esa misma angustia que muchos de sus compañeros tienen por la delicada situación laboral que viven por la incertidumbre ante el incierto futuro de la ex Laso y, sobre todo, el de sus empleados. El llanto mencionado con anterioridad se pudo ver en uno de los operarios “más veteranos” de la empresa. 


Fue ayer, segundos antes de que la multitud que marchó en apoyo a los trabajadores finalice de entonar las estrofas del himno argentino. Ese llanto se replicó en más de uno. Fue en una tarde soleada que por momentos se tornó fría y gris, tan gris como el delicado panorama que atraviesan las 140 familias que giran alrededor de los empleados que hace 60 días están envueltos en una total incertidumbre. 

Bajo ese marco, los operarios hicieron sentir su reclamo en la jornada de ayer. Todo comenzó pasado el mediodía, cuando un nutrido grupo de trabajadores de la firma se manifestaron con bombos en la Plaza San Martín, donde además acudieron a la realización de una olla popular.



Ruido a bombo
“Acabo de recibir una llamada del intendente. Está muy molesto por el ruido de los bombos que tiene en la puerta de la Municipalidad. Dice que nosotros se lo traemos a propósito para hacerle algo a él, pero no es así. Son 140 familias que se están manifestando. Tienen el derecho de hacerse escuchar. Y no es para que el intendente lo tome de esa manera y nos diga que por este ruido nos corte los servicios que nos está prestando. Los muchachos tomaron bastante mal las palabras del intendente”.

Así se lo mencionó Juan D’Annunzio a este diario. Fue ayer al mediodía, cuando el referente local del sindicato de Alimentos, se refirió a la comunicación telefónica en la que Carlos Sánchez le hizo saber su malestar por el acampe que los trabajadores de la ex Laso concretaron en la Plaza San Martín.   

Contundente apoyo 
Durante la tarde, la Plaza San Martín se llenó de banderas y el ruido a bombos se hizo sentir. Fue en el marco de una marcha pacífica que fue encabezada por operarios de la firma, quienes no estuvieron solos en su pedido por la normalización de la fuente laboral de 140 personas. 

Además de familiares y allegados de los trabajadores, gremios de la Mesa Sindical y de la CGT Regional, como así también organizaciones sociales y referentes políticos -entre ellos, el diputado Pablo Garate y concejales del interbloque peronista- se unieron para adherir a la causa. Todos y mostrar un contundente apoyo a los empleados de la ex Laso. El reclamo se sintió en todo el radio céntrico. 

Es que la columna, que llegó a cubrir más de 150 metros, partió desde la Plaza San Martín y recorrió calle Colón hasta Lavalle, para luego ir por avenida Moreno y culminar en el monumento al prócer.  

Con nombre y apellido 
A la hora de los discursos, directamente se responsabilizó a los dueños de la empresa por la situación que viven los operarios de la firma 3 Arroyos S.A. “Fernando Sansuste es el único responsable de esta situación”, disparó con vehemencia Juan Pablo Moreno, delegado regional del sindicato de Alimentos, quien a través de la lectura de un documento le pidió al intendente y a referentes políticos de la ciudad que “no le tengan miedo a la lucha que se está llevando adelante”.

En esa línea, el dirigente gremial le envió un claro mensaje al arco político local. “Estamos seguros de contar con su apoyo y acompañamiento en este tan difícil momento. A través de su intermediación, requerimos que no cesen de prestar conformidad y aval político para iniciar las acciones técnico legislativa para que se agilice toda gestión posible con el fin de destrabar el presente conflicto”, indicó. 

Silbidos a Sánchez 
D’Annunzio, en tanto, tomó el micrófono y dijo los trabajadores de la empresa apostaron por la continuidad laboral. “Es lo que buscamos día a día. Tenemos la esperanza de poder conseguirlo”, señaló. En sintonía con Moreno, responsabilizó al propietario de 3 Arroyos S.A por la realidad que atraviesa el sector productivo de la firma. “Él se tendría que hacer cargo pero no hay leyes que lo condenen en su patrimonio personal para que los trabajadores no pasen por esta difícil situación”, expresó. 

El dirigente, en su discurso, no dejó pasar el cruce que en la mañana de ayer protagonizó con el intendente Carlos Sánchez. “Tuvo un exabrupto hacia los trabajadores cuando dijo que iba a cortar toda ayuda del municipio por el ruido de los bombos en la plaza”, afirmó D’Annunzio, tras lo cual una gran parte los presentes entonaron una fuerte silbatina hacia la supuesta actitud del jefe comunal. 

Sin embargo, el dirigente gremial le puso paños fríos al entredicho cuando dijo: “Sé que -Carlos Sánchez- está trabajando positivamente para dar ayuda a todos los trabajadores de la ex Laso, quienes, en definitiva señor intendente, son vecinos de la ciudad”. 

Finalmente, y como vocera de la Mesa Sindical, Marcela Molina, referente del SUTEBA, cuestionó la actitud del jefe comunal y luego responsabilizó al gobierno de Cambiemos por sus políticas en detrimento del sector trabajador. “Los políticos se tienen que poner los pantalones largos y cambiar las políticas de ajustar tanto a los trabajadores y realmente hacer lo que tienen que hacer. Para eso fueron elegidos”, concluyó.