Sociales

Yamila Chedrese

“Con la pintura siento que vuelvo a ser yo”

04|11|18 09:55 hs.

Yamila Chedrese siempre ha sido una "marca" en danza árabe, pero ahora ha tomado nuevos destinos en el arte. Ella está dispuesta a contar sobre su vida y este cambio realmente se nota en su "color". Junto a sus obras y en una sala de La Estación, dijo a LA VOZ DEL PUEBLO que entre la bailarina árabe y la mujer actualmente volcada a la pintura no hay diferencias. 


Porque "yo soy la misma. Esto del dibujo siempre me gustó, viene de familia, mi abuelo era dibujante y mi mamá profesora de plástica. Dio clases durante 15 años en el colegio y yo mamé esto del dibujo y la pintura, porque era lo natural. Siempre iba a clases de dibujo en Claromecó, participaba en los Bonaerenses, para el primer Vía Crucis Viviente dos amigos y yo realizamos todas las estaciones”. 

En este sentido, explicó que “siempre estuve con esto pero en ese momento me interesaba más la danza. Hace un año que estoy de firme con la pintura y estoy presentando mi primera muestra abierta. Está toda relacionada con el mar y la danza, obviamente porque soy de Claromecó y el mar y la naturaleza me atraen. En todos los lienzos están presentes las dos cosas más importantes de mi vida y que hoy por hoy me faltan: la danza y el mar, ambas las extraño mucho. El mar por vivir en Tres Arroyos”. 

“Extraño el escenario, pero en la pintura encontré algo que puedo hacer con mi familia”


La exposición se llama “Plasmando sensaciones”. Su sentido de pertenencia con Claromecó es más que evidente, el azul está siempre presente por el mar y el cielo. 

“En marzo comencé dibujo con Agustina Ortiz porque es una materia pendiente. Yo siento que lo del color es lo mío, pero en el dibujo me falta. Para esta muestra primeramente estaba poco decidida pues me daba algo de vergüenza. Pero Nacho Elizari me convenció, había visto mis trabajos en Facebook e Instagram y le gustó mucho y acá estoy", indicó orgullosa mirando sus cuadros expuestos en el andén de La Estación.

Preferidos 
El acrílico como material base, sobre lienzo y papel es su forma de manifestarse, y ayudada por la espátula que da trazos y marcas atrevidas en algunos casos y en otros puntos infinitos de fuga. Comentó que actualmente "estoy experimentando el dibujo con Agustina en lápiz y acuarela, aunque algunos días la he visto hacerlo a ella en tinta china y he quedado fascinada… Eso quiero. Igual me sigue gustando la espátula con el acrílico y el lienzo. No sé, me suelto más, es lo mío, el armar colores y crear en el momento. Me gustan mucho los colores pero tengo la preponderancia de los azules. Arranco pintando con todos los colores, pero siempre termino en azul, esto me di cuenta en esta muestra por tener una especie de retrospectiva de trabajos".   


Yamila Chedrese


Observadora 
Realizar una muestra implica vencer sus propios miedos. “Yo en el árabe me sentía segura, era lo mío. En esto no, recién arranco, el qué dirá la gente, la opinión de artistas plásticos. Que van a decir de lo mío, porque no soy profesional; en casa mi mamá me corrigió muchas veces, pero es mamá”. 

Implicó dar un paso importante animarse a “que la gente lo mire, te critique, le guste o no, porque para tu familia siempre es lindo y tus amigos también. Obviamente que yo tenía miedo del ojo crítico, pero afortunadamente pasé la prueba desde sus opiniones. A Hugo Costanzo le gustó mucho la forma en que manejo el mar y su definición en el color. El siente que cuando lo pinto saco lo mejor de mí".  

Dualidad 
La dualidad de la mujer bailarina y la actual que se dedica a la pintura para Yamila es difícil definir. Piensa que "el árabe viene en la sangre, es familiar. En mi casa no puedo dejar de escuchar música árabe, yo extraño el escenario pero en la pintura encontré algo que puedo hacer con mi familia. El árabe lo tuve que dejar primero porque quedé embarazada, la danza requiere dedicación pero tengo nenes muy chiquitos, un marido y yo los priorizo. Primero está eso y después estoy yo en segundo plano. Entonces el dibujo y la pintura que me fascina ahí sí lo puedo insertar. Yo cuando hice danza anduve por todo pueblo que se te ocurra dando clases, llegaba a casa a cualquier hora, tomaba micros... algo que hoy no podría hacer. Esto sí, porque lo puedo realizar en casa, en horarios donde quiero o puedo". 

Un rumbo distinto, una nueva etapa. “Desde que dejé la danza árabe hasta ahora estuve buscando algo que pudiera suplirla. Con la pintura siento que vuelvo a ser yo. Con ella puedo canalizar todo eso que tenía guardado dentro y que los embarazos, la casa y la vida no me permitieron por un tiempo sacar. No es que cambiando pañales o cuidando los chicos no haya disfrutado, pero esta soy yo, esta es la Yamila que yo quiero. Siento que renací, haber hecho esta muestra, volver a los medios, volver a los que antes fui me marca”. 

Sin ocultar la emoción, ni su felicidad por volver, subrayó finalmente con una sonrisa que “esta muestra es la que más voy a recordar".